En blanco y negro: Autodestrucción (III)

"El calentamiento en el sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado", afirmó, el Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU, tras dar cuenta de que "la influencia humana en el sistema climático es clara", indica el informe del IPCC. En otras palabras, el hombre está detrás del calentamiento global.

El IPCC, que ya alerta de los fenómenos extremos que el mundo está sufriendo por el cambio climático, avisa de que la temperatura a final de siglo habrá aumentado entre 3,7 y 4,8 grados si no se adoptan medidas de control. Y, para evitar unas consecuencias desastrosas, los científicos han fijado en 2 grados el aumento máximo que el planeta se puede permitir en 2100. Para ello, se necesita recortar las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 40% y un 70% en 2050 y llegar a un nivel cero a final de este siglo. "Es verdad que hay otros factores (como el vulcanismo, las variaciones de la órbita y del eje de la Tierra o el ciclo solar), pero numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (anhídrido carbónico, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana", apuntó el informe del IPCC.

Por su parte, el Papa Francisco, señaló al cambio climático como uno de los principales retos de la humanidad. Y precisó los efectos adversos que se están detectando ya, como "catástrofes naturales regionales" y "crisis sociales o incluso financieras".

Sobre el socialismo como única alternativa para salvar la especie humana, el Che advirtió que con las armas melladas del capitalismo, "se puede llegar a un callejón sin salida". "Socialismo o barbarie", he allí la disyuntiva de nuestra época. Los parches no tienen como objetivo una democracia socialista, sino reformas para favorecer el capitalismo, no busca la supresión del sistema de trabajo explotador y humillante, sino la disminución de los males de los trabajadores. En definitiva, no busca la liquidación del capitalismo, sino la atenuación de sus crímenes, siempre bajo la premisa de la "legitimación democrática".

Es el capitalismo salvaje quien condensa el cambio climático y la autodestrucción de toda forma de vida. El acuerdo de París incluyó a todos los países del mundo. No solo a economías desarrolladas como ocurrió con Kioto. Continuaremos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1128 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: