¿Es Obama el enemigo?

Muchos fueron los que se creyeron el cuento de que con la llegada de Obama al “poder” en 2008 cambiaría significativamente la política interior y exterior estadounidense.

“¡Ha llegado un afrodescendiente a la Casa Blanca!”, aclamaron muchos.

Pero el resultado ha sido el mismo, porque tanto los demócratas como los republicanos son controlados por el dictatorial sistema de mercado que domina el poder político en Washington, aun y cuando se encuentra en decadencia.

En ese sentido pudiera decirse que Obama es el Presidente, pero no es él quien efectivamente gobierna a EEUU. A lo que valdría la pena preguntarse entonces, ¿es Obama el enemigo?

Ya en otras oportunidades lo hemos dicho, nuestros enemigos reales son el mercado mundial escondido tras las faldas del Gobierno de turno en EEUU; el narcoparamilitarismo uribista; los grandes medios de comunicación; los capitalistas que controlan el precio del barril de petróleo; el Pentágono, la CIA; es decir, los dueños del comercio mundial, y por supuesto, la cúpula empresarial parasitaria venezolana que actúa en calidad de vasallo para hacerle el lobby a la conspiración internacional.

Ahora, si queremos identificar con mayor precisión quienes son los que tienen sus aguijones puestos sobre nuestra patria y a su vez sobre algunos pueblos de Latinoamérica, basta con revisar cuáles han sido las colosales corporaciones norteamericanas y anglosajonas en general, que han dejado de percibir ingentes cantidades de dinero por las negociaciones pactadas con empresas privadas chinas, rusas o brasileras, por citar algunas.

Entonces, si Latinoamérica unida quiere realmente tener éxito en su respaldo hacia nuestra patria en contra de la agresión norteamericana en la venidera Cumbre de las Américas, debe empezar por presionar a las grandes transnacionales que aún siguen saqueando los recursos de los pueblos hermanos en suelo Nuestroamericano.

Quizás los enemigos no sean solamente los soldados norteamericanos. Posiblemente el enemigo ya está aquí en nuestro territorio conviviendo con nosotros. Si somos conscientes debemos reconocer que la política migratoria venezolana ha tenido muchísimas fallas, por lo cual debe con mucho rigor revisarse, rectificarse y reimpulsarse.

Pero a fin de cuenta los dueños de los mayores oligopolios del mundo no cesarán sus ataques hasta tanto no vean recuperado su “espacio vital”, es decir, Latinoamérica. Por eso debemos seguir preparándonos; pero al mismo tiempo, batallando en todos los escenarios donde dé la cara el verdadero enemigo.

hectorabache@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1152 veces.



Héctor Abache

Escritor. Trabajador socio-comunitario.

 hectorabache@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Abache para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: