Ya ahora estamos experimentando el cuarto intento de un golpe de Estado yanqui en Venezuela

El 29 de diciembre de 2005, en un comentario en Vheadline.com que trata de estrategias para Irán y Venezuela de protegerse de posibles intervenciones militares estadounideses, escribí:

“En las diferentes fases del desarrollo humano y planetario hacen falta acciones y palabras específicas. Una especie humana recién nacida tiene tareas y necesidades específicas; es cuando llega a su cenit que muestra su plena esencia, su madurez y su excelencia; pero ya en su nadir, hoy por hoy, la batalla por la sobrevivencia requiere todas las facultades creativas para una victoriosa salida hacia la emancipación trascendental. Así que, aunque relacionados entre sí, es decir, estando en contradicción, sosteniéndose y fomentándose mutuamente, la evolución humana, la revolución social y la transvolución histórica son diferentes estados y realidades.”

http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=47534

Además, teniendo en cuenta a otro reciente comentario en Vheadline elaborado por Stephen Lendman, ¿Los EE.UU. utilizarán armas de uranio empobrecido en su cuarto intento de tumbar a Chávez? (http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=47629) y el titular de Vheadline, Fuentes de inteligencia advierten a Chávez: cuidado con los idos de enero! (http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=47640) es imperativo comentar un poco más detallado tales desarrollos mundiales realmente perturbadores.

Para todos aquellos que ya tenemos nietos y que nos preocupamos por su futuro, si no queremos que los convierten brutalmente en bolas de fuego radioactivas, llegó el tiempo de reflexionar y de pensar seriamente sobre muchas cosas, por ejemplo, sobre nuestro verdadero e inmediato ¿quo vadis? no sólo aquí en Venezuela.

En Venezuela, enfrentando al Big Brother, ¿qué es lo que todavía podemos hacer, pensar y superar? Es ahora o nunca y se trata de nuestro gnothi seauton, nuestro ‘conócete a ti mismo’. Se trata de conocer al ‘hombre’, de conocer su ser humano, su verdadera existencia y sus verdaderas facultades.

En este contexto y dejando al lado la fantasía, las quimeras y fantasmagorías religiosas añejas, Stephen Lendman y Noam Chomsky nos informan sobre nuestro ‘tiempo final’, sobre los límites y la ya retrasada extinción de la especie homo sapiens sapiens. Como especie ya somos tan viejos como Matusalén. Hasta los bebés recién nacidos ya andan con bastón.

“En su libro publicado en 2003, La Hegemonía de la Sobrevivencia, Noam Chomsky cita las reflexiones del eminente biólogo Ernst Mayr. Mayr observó que otras especies eran más aptas para sobrevivir que los humanos y que la duración promedia de una especie son aproximadamente cien mil años.”

Transhistóricamente, desde hace milenios, el ‘hombre’ tenía todas las condiciones y posibilidades objetivas, sujetivas y ‘transjetivas’ como para convertir la Tierra en un lugar realmente humano, en un paraíso, un hogar para la realización de nuestros sueños utópicos de volvernos dioses, de disfrutar el néctar y el maná celestiales, incluso de alcanzar la ‘vida eterna’. Sin embargo, por haber convertido el planeta entero en un moloch corporativo ardiendo en guerras nucleares, lleno de bombas radioactivas de uranio empobrecido, de sequías, inundaciones, tsunamis, pestes, pandemias y endemias, el espacio de vida para la humanidad se aproxima rápidamente a su nadir apocalíptico, a su extremo límite y a su inexorable fin.

Estamos diciendo esto por ser realistas y por nuestro optimismo militante; de ninguna manera nos conformamos en gritar solamente ‘lobo, lobo...’ o como lo suelen hacer algunas sectas religiosas, rugiendo los ‘tiempos finales’.

Actualmente son Irán y Venezuela para quienes se programa un posible tratamiento de ‘chocar e intimidar’, un golpe preventivo y una intervención militar. Porque se acerca a su fin generando un Armagedón global, la Norteamérica corporativa se ha vuelto loca y aniquila las últimas pocas chispas que todavía podrían emancipar a la humanidad en esta hora cero.

Stephen Lendman continua: “Generalmente se cree que la especie humana casi ha llegado a este límite y se acerca a su extinción. Si esto es el caso y juzgando en vista de nuestra más reciente conducta, puede ser, como dice Chomsky, que nos convertimos en la única especie que se destruye a sí misma junto a todo alrededor de nosotros”.

http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=47629

Son muy pocas las personas que realmente están enteradas de lo que pasa actualmente a escala mundial, que saben de los peligros apocalípticos que nos amenazan todos los meses, todos los años de aquí en adelante. Muchos ni siquiera sabemos quienes y qué realmente somos. Muchos no tenemos ni la más mínima noción de lo que se trata con la religión, la ideología, la práctica, la revolución, el capitalismo y el socialismo.

Todos afirmamos que somos ‘seres humanos’ y algunos sentimos que somos ‘hijos de dios’; otros insistimos que somos parte de una ‘raza mayor’, de un herrenvolk, y otros se sienten bendecidos como ‘raza de esclavos’ o ‘pueblo escogido’; unos se llaman ‘paganos’, otros ‘cristianos’, unos se clasifican como ‘negros’, otros como ‘ojos chinos’, etc. Ya todo esto requiere un serio estudio de la realidad humana.

Venezolanos, Bolivarianos, Latinoamericanos, Revolucionarios, ¿quienes somos realmente y por qué en esta hora tarde y oscura seguimos insistiendo en hacer una revolución?

Hoy por hoy se habla mucho de lo ‘nuevo’, de un ‘hombre nuevo’ e incluso de un ‘nuevo socialismo’. De manera seria tenemos que preguntarnos todos, formular una pregunta muy antigua: ¿Qué y quién es el hombre?

¿Por qué un ‘hombre nuevo’? ¿Será que éste ya tiene barba similar a la del Papa Noel vendiendo Coca Cola? ¿Jamás teníamos algo como un ‘hombre’? ¿Jamás nació?

William Shakespeare, a través de Hamlet, le atribuyó al ‘hombre’ los sonoros epítetos usuales de ser ‘noble en su razón’, ‘infinito en sus facultades’, ‘expreso y admirable en su acción’, de ser ‘un ángel en aprehensión’, ‘como un dios’, ‘la belleza del mundo’ y el ‘parangón de los animales’; sin embargo, esta ‘quintaesencia del polvo’ arrogante y alabándose a sí misma no le encantó a Hamlet en absoluto (de Hamlet, II, ii, 115-117).

En su Leviatán (1651) Thomas Hobbes explicó que el ‘hombre’ es un ‘hedonista por naturaleza’ y que sus motivos humanos desenfrenados ciertamente iban a traer consecuencias nefastas. Hobbes estaba prediciendo la vida actual bajo el fascismo mundial: sería ‘solitario, pobre, nauseabundo, bruto y bajo’ una ‘guerra de todo hombre contra todo hombre’.

De hecho, al igual que George Orwell y Thomas Huxley, en la cima del petróleo, de la crisis energética, de la hegemonía mundial y del poder globofascista, Hobbes nos explicó de qué la clase dominante, Big Brother, el Yanqui fuesen capaces de hacerle a los desvalidos, a los no humanos, los no europeos y los no estadounidenses.

Según Hobbes conceptos provenientes de los voceros de los amos como lo son la moral, la libertad, la democracia, la justicia, la paz o la propiedad, no tienen significado real, natural, intrínseca o eterno. En realidad sólo son inventos sociales, ideológicos y religiosos. Se generan y se imponen al servicio de los intereses de la clase dominante, por capricho, por voluntad divina del Leviatán todopoderoso, por el Estado fascista. Como sabemos, en el globofascismo contemporáneo esto se alcanza a través de la educación autoritaria y la socialización alienadora, a través de las mentiras y los engaños premeditados, a través de los contratos sociales, las patriot laws, ejércitos agresivos desplegados en todo el planeta, celdas de tortura, campos de concentración y a través de la presión belicosa de las armas de destrucción masiva.

Además este holocausto mental y físico contra millones de trabajadores zánganos lo nutren los medios masivos internacionales y las instituciones capitalistas e imperialistas que imprudentemente diseminan mentiras, engaños y vandalismo globalmente organizados y distribuidos, los cuales cultivan y generalizan la tortura humana, el horror intelectual y el terror físico; son los órganos ‘democráticos’ como la Corte Suprema Internacional, el servicio secreto británico, el FBI, la CIA, las Naciones Unidas, la OEA, las fundaciones, USAID, Opus Dei, las Nuevas Tribus y varios ONG.

Así que, en lo que a las venideras intervenciones violentas en Irán, Venezuela o Siria se refiere, los EE.UU. corroboran a diario su actual ley internacional de la selva, de Leviatán. Para la Norteamérica orweliana la justicia capitalista e imperialista es cualquier cosa que le dicta la ley corporativa o la administración Bush. El fascismo, el nazismo y el Apartheid siempre dejaron claro esto, trátese del terrorismo, del sabotaje o de la democracia.



Por lo tanto, si la ‘justicia’ estadounidense considera a Chávez un peligroso ‘tirano’ o ‘dictador’, entonces el mundo entero tiene que estar convencido de esto. Amén.

Volviendo a la quintaesencia del ‘hombre’, ya desde el nacimiento del capitalismo en Miletus, Grecia Antigua hace casi tres milenios, el ‘hombre’ moderno nunca fue la arrogante ‘corona de la creación’ la cual pretende ser y mucho menos fue el ‘noble salvaje’. Tampoco es ni sapient ni racional, más bien es un animal de clase social, disfrutando o sufriendo una existencia terrenal de tipo amo-esclavo.

Debido a una relación unilateral y perversa entre naturaleza y sociedad, debido a la alienación, al trabajo y al trabajo de esclavos la especie humana se dividió en ‘humanos’, es decir en amos parásitos, explotadores, dominadores y discriminadores de una clase minoritaria y en ‘no humanos’, es decir, en esclavos, ‘chusma’ o ‘recoge-latas’ miserables, explotados y oprimidos de una clase mayoritaria.

Según Lenin el Estado, es decir la democracia burgués-capitalista es exactamente la dictadura de la minoría sobre la mayoría. No hay nada más fácil en el mundo que verificar científicamente esta simple y clara realidad histórica. Y aún muchos todavía amamos a la democracia y al capitalismo, y seguimos esperando algo humano, algo humanitario y humanista del capitalismo y del imperialismo.

Es la antigua, única y verdadera democracia que dirige las actuales relaciones internacionales entre los EE.UU. y Venezuela, que pone encima de nuestras cabezas la Espada de Damocles y que es un producto histórico de la práctica burgués-revolucionaria. Las revoluciones Francesa e Industrial no fueron hechos para que salgan victoriosos los trabajadores del mundo, para el socialismo y el comunismo o para la liberación de Sudamérica. Fueron hechos para el capitalismo y el imperialismo, para las clases dominantes, para la globalización y para que la ‘plaga’ (Simón Bolívar) nos explote y nos destruya.

La democracia representativa y los poderes del Estado no pretenden que los trabajadores algún día tomen el poder o decidieran su propio destino. La democracia burguesa nunca permitirá que la democracia participativa se extendiese a escala mundial.

De hecho, ¿en qué país del mundo jamás existió una democracia de, por y para el pueblo, para la mayoría? ¿Quienes son los que siempre dirigen el Estado capitalista? ¿Los trabajadores?

Camaradas, no se equivoquen, la democracia no es la emancipación, sino la expresión política de la histórica victoria legalizada y legitimada del herrenvolk sobre el feudalismo, sobre el clero y la nobleza, sobre todos los trabajadores del mundo. Si no hubiésemos parado la ‘democracia’ gringa, la dictadura yanqui de ‘Pedro el breve’ en abril del 2002, entonces más tardar ahora, todos ya nos encontraríamos en nuestras tumbas ‘democráticas’.

Precisamente debido a la democracia mundial ni siquiera fuimos permitidos de castigar a los traidores, saboteadores y asesinos del golpe de Estado. Así que, ¡cuidado otra vez! Por el lado contrario a los amos, a los EE.UU. y a la CIA no les importa la ‘democracia’, no tienen insomnio por su aplicación; de la manera como fue enseñada a los ‘nativos’, de todos modos funciona para Washington día y noche. La democracia es el arma de destrucción masiva secreta estadounidense; es el eterno pretexto para cometer genocidios en cualquier parte del planeta.

Así que la llamada democracia se puede convertir en la soga en nuestros cuellos socialistas. No hay que olvidar que las invasiones de Bush a Afganistán e Irak eran para establecer allí la ‘democracia occidental’. Lo mismo le espera a Irán y a Venezuela. Amenazando a millones con guerras atómicas de baja intensidad y con bombas de uranio empobrecido, son Bush y sus asociados, es decir la hegemonía mundial capitalista y el poder militar imperialista quienes deciden lo que es la democracia y lo que es la conducta internacional democráticamente correcta.

Para el capitalismo mundial, a menos que lo aniquilemos primero, resulta irrelevante lo que nosotros pensamos que debe ser la democracia. Enseñando a nuestro pueblo nuestra propia democracia, esto es excelente; pero en otras partes del mundo metropolitano la democracia es simplemente un instrumento de dominación, es un arma de Thanatos, es parte intrínseca del impulso mortal de Sócrates, de un modo de destrucción del mundo, del imperialismo en agonía que se ha vuelto más salvaje que nunca.

Tenemos que estar concientes que es necesario un adorno democrático para nuestra sobrevivencia y como escudo de defensa, pero esto no lo deberíamos confundir con emancipación.

¿Qué significa ser conciente, auto-conciente, tener una conciencia de clase, pensar y adquirir pensamientos emancipatorios? ¿Convertirse en ‘Hombre Nuevo’?

Significa vivir, sobrevivir, cultivar el impulso de Eros, dar a luz, crecer, florecer, ser madre. Es saber que la teoría activa es un arma humana de la auto-defensa que no identifica o define cualquier cosa a través de la confusión semántica, a través del caos ideológico o mezclando opuestos.

El hecho de llamar casi cualquier cosa ‘práctica’ y de confundir los conceptos ‘práxis’ y ‘práctica’ se ha convertido en una flojedad intelectual de la ‘Izquierda’ e incluso de nuestros ‘Siete Sabios’. Científicamente no es posible identificar algo con atributos ajenos a sí mismo que lo oponen de manera directa, o identificarlo con lo que no es, con su negación total. Hay que identificar cualquier cosa con su ‘ti esti?’, con su ‘qué es?’ (Sócrates). La identificación y la diferenciación son dos herramientas de lenguaje y armas de auto-defensa completamente diferentes. Erase una vez que el ‘lenguaje de los esclavos’ sabía cómo aplicar con precisión este arma intelectual en empeños emancipatorios.

Ejemplos de identificación sin sentido son:

¿Qué es el tiempo? No es espacio.

¿Qué es el espacio? No es tiempo.

¿Qué es la luz? Es algo que brilla.

¿Quién es Chávez? No es un demócrata.

¿Quién no es demócrata? Chávez. Tiene otra connotación de la democracia que nosotros.

En este estilo, escuchando a Fox News o a CNN, ¿sabemos ahora quien es Chávez? y ¿tenemos algún conocimiento sobre Venezuela?

Para verificar confusiones ideológicas tales como ésta, sólo hay que revisar los diccionarios oficiales, incluso aquellos de la filosofía. No es un asunto de palabras que sólo son herramientas ineficientes para nuestro pensar, sino se trata de los contenidos contrarrevolucionarios que se nos implantaron ideológicamente en nuestras mentes. Son conceptos o nombres como Chávez, el ‘ser humano’, democracia, socialismo, comunismo o marxismo, los que se diabolizaron a propósito. Una versión extrema de tal ‘crimen del pensar’, ‘pensar doble’ o incluso newspeak orweliano era el concepto hitleriano del socialismo nacional alias el nazismo.

Otro ejemplo es que para un firme cristiano, por definición sagrada, no es posible que exista un diablo santo o un dios diabólico. De manera similar para un revolucionario, debido a la dialéctica científica, no es posible que exista una ‘mala práxis’ o incluso una ‘ideología revolucionaria proletaria’ y parece que hasta Lenin mismo cayó en esta trampa ideológica.

Todo lo anteriormente expuesto lo verifican a diario y en todas partes los EE.UU. Esto se demuestra a plenitud a través de las bombas napalm, los agent orange, los proyectos HAARP, las bombas de uranio empobrecido en Fallujah, los bunker buster y también a través de las celdas de tortura y los campos de concentración estadounidenses alrededor del globo. Son los países metropolitanos altamente industrializados que participan en esta masacre global ‘democráticamente’ planificada para aniquilar a miles de millones de trabajadores manuales obsoletos. Son ellos que participan en la nueva conquista y en el saqueo de los últimos recursos naturales en el planeta Tierra. Este vandalismo ya alcanzó el cielo: el imperialismo ya declara los asteroides como propiedad privada corporativa galáctica.

Para todos aquellos quienes todavía no hemos realizado lo que es una mentira, un engaño y quienes todavía no hemos entendido las maquinaciones de una realidad fascista en la cual vivimos, recordamos lo que es el gobierno de los EE.UU. de, por y para el pueblo.

El gobierno de los EE.UU. organizó y participó en el asesinato a sangre fría de un millón de lo que él denominó ‘comunistas’ en Indonesia. Lanzó bombas atómicas encima de Hiroshima y Nagasaki. Actualmente pretende emplear bombas de uranio empobrecido en Irán y Venezuela. Otras yacijas coloniales, capitalistas e imperialistas, especialmente aquellas en Europa, pero también sus retoños en África, Asia y América Latina tienen su conciencia manchada con la sangre de millones de personas masacradas.

En Tanzania existen problemas revolucionarios y semánticos similares, sin embargo, a su ‘democracia’ le dieron una connotación original, autóctona e indígena africana, la llaman ujamaa. En Tanzania también se abstuvieron de utilizar palabras tan vacías como ‘práctica’ o la construcción platónica, timocrática, esclavista y feudalista idea más logos = ‘ideología’.

En África, exagerando un poco, incluso considerábamos de abolir la revolución misma, por ser un invento burgués. Queríamos sustituir con nuestros propios conceptos hasta la práxis y la teoría. Sin embargo, de esto no se trata. Se trata de la auto-determinación, la purificación, la conciencia de clases, la profundización de la revolución dentro de la revolución misma, superando la revolución hacia lo Nuevo, hacia la Creatividad Humana, hacia la Creación Emancipatoria.

Finalmente y en este espíritu revolucionario, en esta actual fase transicional de la reconstrucción revolucionaria venezolana, un nuevo hombre no sólo necesita urgentemente una nueva ciencia y filosofía, una nueva educación y cultura, sino también un nuevo lenguaje, nuevas expresiones, nuevas palabras, nuevas acciones, nuevos pensamientos, una nueva práxis y teoría.

Si esto es el nuevo socialismo que el Presidente Chávez quiere crear en Venezuela y en el resto del mundo, entonces Venezuela actualmente es la verdadera vanguardia de la revolución mundial y de la emancipación humana.

Lo anterior expuesto es la actual ‘naturaleza’ del ‘hombre’ planetario que se encuentra en descomposición social, en decaída cultural y en una ‘civilización’ moribunda.

Un gato siempre cae sobre sus cuatro patas, pero aquellos que conspiran contra un empeño humano tan maravilloso y trascendental como lo tenemos aquí en Venezuela, contra un esfuerzo que trata de salvar a la especie humana de la extinción total, esos traidores caerán en el ‘más de lo mismo’, caerán en el hueco negro de ayer.

!Cuidado con la religión colonial, con el cristianismo feudal y con los jerárcos católicos neocoloniales, todos de origen europeo o estadounidense! Ellos han tumbado nuestros ancestros, han apaciguado muchos esfuerzos socialistas y revolucionarios.

Es pura ideología pensar y soñar que la religión y el socialismo son compatibles. Por el contrario, el uno es estrichnina para el otro. 150 años de la lucha socialista mundial permanente contra el capitalismo mundial han verificado este hecho miles de veces. No hay duda que Europa ha utilizado el cristianismo para acelerar la acumulación del capital, y en todas partes del mundo la religión misma principalmente ha servido a los intereses de las clase dominantes.

¿Cuándo notaremos que después de la CIA la misma Iglesia globalizada todopoderosa es el archi-enemigo numero 2 de la Revolución Bolivariana?

No será la primera vez en la historia venezolana que la iglesia no se encontrará al lado de los "miserables" y "condenados", sino firmará otra vez documentos golpistas que intentan sepulcrar al gobierno legítimo del pueblo venezolano.

Ya ahora estamos experimentando el cuarto intento de un golpe de Estado yanqui en Venezuela.

Original en Inglés: ”The United States of America and its CIA don't care about Venezuela's democracy”
URL: http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=47643


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3452 veces.



Franz J. T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franz J. T. Lee

Franz J. T. Lee

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a18951.htmlCd0NV CAC = Y co = US