Segundas notas y escritos a propósito del pal carajo a Maduro

1. Dos legados de Chávez

Hay dos legados de Chávez de inmensa importancia, uno muy bueno y otro muy malo. El primero que fue un dirigente que dentro de las tensiones políticas naturales a todo proceso revolucionario y el papel central que obviamente tuvo, supo entender que el proceso se partía hasta disolverse si la respuesta a las circunstancias nacionales e internacionales que le tocó atravesar y conducir no tenían siempre una direccionalidad hacia la izquierda. Impresionante en ese sentido como a quien nunca se le pidió llevar la ruptura con la cuarta república por senderos tan engorrosos como la revolución antimperialista y posteriormente anticapitalista, finalmente se atrevió a asumirlo de lleno, dejando un marco general programático que ha obligado sobretodo después de la conspiración 2001-2004, a dejar marcada una direccionalidad progresiva y rupturista contínua y dentro de las posibilidades, ante todo cúmulo de tensiones que van agudizándose en la medida en que el proceso avanza. Típica maniobra chavista en ese sentido: su respuesta frente a la crisis en Sidor que desde mediados de los años 2000 se fue profundizando bajo la negativa del gobierno a dar el paso de la renacionalización, y finalmente, a la manera de Chávez,  un día despertándose y anunciando al país su mandado al carajo de la empresa argentina que manejaba la empresa, por encima de cualquier trato estratégico previo con una Argentina aliada, reuniéndose con los trabajadores y emitiendo un mensaje a ellos y toda la clase obrera mucho mas radical que el de la propia dirigencia sidorista. Bajo ese reflejo direccional hacia la izquierda, hacia la conciencia liberadora y proletaria mayoritaria que subyace naturalmente dentro de un mundo de opresión y explotación,  se fueron fueron profundizando políticas, mensajes y programas en todos los órdenes que empezaron a darle forma y contenido a una auténtica revolución social que comenzó hacerse referencia en el mundo entero y bajo el apoyo decididamente mayoritario del pueblo venezolano.

El segundo legado, muy malo, es que el presidente Chávez en la medida en que se fueron generando los acontecimientos y su liderazgo se ampliaba dentro y fuera del país, pareciera que no se terminó de dar cuenta en el lío terrible en que se estaba metiendo y la imposibilidad de manejarlo sin tener consigo el acompañamiento de un cuerpo de trabajo estratégico y de gestión muy grande, probo, realmente revolucionario y disciplinado, que no necesariamente tenía que estar formalmente dentro del gobierno (mejor si la mayoría y en forma cada mas numerosa estuviese fuera, así se le planteó en algún momento), pero que le permita decantar estrategias y movimientos, fuera y dentro de la acción formal de gobierno muy complejas. Entendido como un ambiente de iguales que permita el debate, la controversia constructiva, generar pasos y movimientos previamente filtrados por una sabiduría colectiva, siempre mas lúcida y con mayor información que la de cualquier individuo incluido él mismo. Pero el compañero no hizo eso, se tomó para sí la dirección estratégica, se quitó a sí mismo hasta el derecho de escuchar la critica y convivir dentro de una relación de iguales que afronten con criterio colectivo y militante el inmenso reto de la revolución planteada. Convirtió en burócratas y funcionarios a la dirección revolucionaria real.

 Al quitársela él, también le quitó ese derecho a un cuantiosísimo cuerpo militante que no generó dentro de sí ni la cultura de actuar siempre con inteligencia estratégica, depurándola, cualificándola, ni un sentido de la responsabilidad colectiva hacia un proyecto radicalmente transformador que ha de ser obra de todos; se acaba la posibilidad de lo que antes y aún hoy denominan como el partido revolucionario. Por el contrario, hacia abajo el movimiento popular quedó colgado y ciego y con relaciones hasta aberrantes con cualquier cantidad de oportunistas que han llenado el estamento estatal, sin autonomía ni inteligencia propia. Finalmente, quedando solo y entre arañas cosa que seguramente aceleró su enfermedad, trató de utilizar una maquinaria podrida de Estado para impulsar el sueño mas hermoso y radical -un total imposible-, creando una relación de jefe a secretarios al interno de gobierno sin ninguna horizontalidad (él era la revolución y un pueblo que solo lo homenajeaba y oía), generando las bases de una autocracia interna que ha ido volviendo esto una sopa inmanejable de intereses grupales, saboteadores, infiltrados, empezando por los que de manera cada vez mas descarada juegan a favor del sionismo, e imperialistas de toda especie, ni hablar de sus relaciones con todo este capitalismo mafioso que nos ha violentado toda la sociedad.

La culpa no es solo del Chávez-caudillo de lo cual nunca se pudo deslastrar, es fundamentalmente de una inmensa vanguardia colectiva en formación que se mató ella misma prefiriendo acomodarse a esta situación y escalar en ella (incluido este servidor probablemente), generando cualquier cantidad de justificaciones políticas para ello. Mentalidad que se devela por estos días en muchos de estos textos contra el vete para el carajo que por lo general no hacen sino reflejar esa cobardía oportunista tan típica de estos años del que hace de la realidad un hecho tan pesado y riesgoso que es imposible confrontarla. Acusando con cualquier cantidad de necedades fastidiosas y con los mismos argumentos mas viejos que Matusalén el llamado a reafirmar y acrecentar el espíritu original y determinante de rebeldía y irreverencia de esta revolución:  purismo, ultra izquierdismo, voluntarismo, anarquismo, irresponsabilidad, jugadores del juego enemigo, falta de conciencia del contexto que vivimos, saltatalanqueras, infiltrados,desleales, antichavistas escondidos, váyanse con los fascistas que son lo mismo etc, etc, hasta llegar a las nuevas acusaciones de conspiradores de izquierda preparando un golpe por ese lado. Disculpen camaradas pero este es el juego de quien las cosas mas feas del otro porque si es así a ustedes les salen unas terribles: reformistas, revisionistas, y mejor callo, solo recomiendo para la próxima usen adjetivos mas creativos...Y por  lo de conspiradores no, subversivos siempre...

Lo cierto es que la ausencia de este cuerpo colectivo de arriba a abajo, no solo ha generado una cultura política nefasta al interno del chavismo, de verticalidad arrogante, protocolos hasta ridículos de seres con chapas oficiales de toda índole hablándole en monólogos insoportables a la masa obligadamente callada y observada en su mal o buen comportamiento, además de un criterio de lealtad que no puede ser mas reaccionario en su principio (la lealtad a la persona, al hombre siempre del poder y no a la causa colectiva), sino que finalmente creó lo mas peligroso: una burocracia dirigida desde los intereses económicos de nuevos magnates, enriquecidos bajo el silencio de todos y la complicidad de muchos, con vínculos y conexiones de toda especie con centros de negocios y acumulación de capital legales y no legales, que condicionan a estas alturas y de manera evidente la dirección de gobierno, determinantes además en el desfalco económico.

¿Que tenemos entonces dentro de este doble legado?. Un maravilloso proyecto refrendado por la inmensa mayoría,ubicado en un punto de hegemonía y poder suficiente para lo que se necesita (estrategia cívico-militar victoriosa), pero amarrado a lo más antagónico y enemigo del mismo; este es quizás uno de los punto más contradictorios del legado de Chávez. Un problema gigantesco que una desaparecido el salvador, que de todas formas ya estaba igual que todos nosotros igualmente amarrado y desesperado, cuando finalmente lo reconoce, se profundiza aún más. Luego, nos toca ahora sí, como izquierda revolucionaria si aún existe, aclarar sobre que propuesta de Estado, antes de que sea tarde, se va a seguir fraguando este proceso. Este Estado real, corporativo, burocrático, es imposible, sobrevive en su peor versión corrupta, enredando todo el papagayo en un rompecabezas de intereses y cortes de poder totalmente infiltrados que necesitaría un verdadero golpe y no precisamente conspirativo sino revolucionario para zafarnos todos de ello, los que estamos fuera y y la buena sangre patriota que sobrevive dentro del Estado.

2. Del legado al pacto, y de allí al carajo señores

Crisis irremediable insistimos que generó las bases él solito de una insólita crisis económica que ha permitido la reiniciación de la curva de empobrecimiento social y desvalorización del trabajo, con el cual el gobierno mismo se puso él solo contra la pared, tratando inútilmente de venderse como víctima de una guerra económica que él mismo creó y favoreció, muy antes y después de la muerte del presidente Chávez. Además es un Estado creado sobre un contrato social que desapareció de hecho entre el 27F del 89 y el 4F del 92, que aunque se quiera reconstruir con las viejas élites, entre las mesas, cámaras y lujos de Miraflores, es imposible. Y serán los fascistas apegados a un plan estratégico que para nada les interesa esa paz sino el plan estratégico norteamericano para la región de caos, guerra, recomposición a su favor, y la agudización de las resistencias del pueblo en lucha, apegadas al legado revolucionario bolivariano, quien se lo demuestre. Esa determinación de nuevo golpe tiene un título bien situado en sus argumentos que Chávez dejó tirado en su último mensaje: golpe de timón.

¿Mandar al carajo Nicolás Maduro que supone entonces? Un reconocimiento de que un después de...y de acuerdo a lo dicho en el primer artículo petitorio, de que aquí se ha hecho historia, dura y cruda, y nadie por muy presidente que sea y en nombre de nada puede borrar de nuestro horizonte a futuro destrozándola a pedazos por un nuevo pacto de élites que además, para sus fines tácticos, los que así lo ven, no sirve para nada. Ni para la paz, ni para reactivar ningún aparato productivo. No se trata de mandar a nadie pal carajo personalmente (en lo que a mi atañe si por milagro me encontrara con Nicolás en cualquier lado lo saludaría con la misma camaradería de siempre, no se si él a mí). No es una guerra de descalificativos personales, ni de adjetivar al individuo con los improperios que fueron tan recurrentes en la izquierda de la que vienen amigos como Nestor Francia. Se trata de mandar pal carajo una política y un actitud de gobierno que -lo sentimos mucho por el compañero-  en este caso Nicolás Maduro representa y dirige como presidente. ¿Por qué?. Porque de cualquier forma lo que esta haciendo, -y si no es él solo, su gobierno, la telaraña de gusanos que lo rodean- es exactamente el movimiento adverso a los que nos obliga un legado en su luz y su oscuridad.

En momentos tan críticos como este, por un lado, en vez de recurrir a ese sabio y rebelde proceder de Chávez del reflejo a la izquierda, de buscar siempre allí la respuesta, de situar en el sujeto histórico-social de la revolución el camino una verdadera paz transformadora y de justicia; salida por tanto a cualquier crisis, el reflejo es estrictamente el contrario, pulverizando no el Estado burgués sino la línea de construcción y profundización revolucionaria más sabia y en el fondo mas segura al país todo.

En vez de  aprovechar, por la gravedad de los hechos violentos registrados, signados por una geopolítica imperial desesperada por recuperar a toda costa estos confines americanos y sus recursos básicos una vez perdida la posibilidad de comerse el medio oriente y las fronteras de Rusia, de contraatacar con el inmenso caudal de solidaridad hacia dentro y hacia fuera del territorio en una actitud que sea coherente con la línea defensa de todo el pueblo. Aprovechar, frente al desastre económico  de profundizar toda la línea de producción socialista autogobernante y en general de defensa integral, de distribución, de planificación hacia abajo y viceversa, es decir, darle toda la fuerza a la revolución real; hacer un completo borrón y cuenta nueva de los esquemas y personajes desastrosos que la han deteriorado por completo, nada. Se hace todo lo contrario, se busca la respuesta por la derecha, por el sujeto histórico de la opresión, bajo el encanto de fedecámaras y la conseja tan bien acogida por nuestro vicepresidente, de abandonar el horizonte revolucionario: convivencia pacífica lo llaman ahora, remember la URSS?.. siendo el complemento político de diálogo con la oposición, las mesas de paz, etc, solo el postre-espectáculo de este otro pacto llevado en secreto (según Arreaza ya van por 600 puntos acordados, !qué descaro!)...¿Por qué no lo llevan a referéndum, a ver si es tan gustoso a la mayoría?...

Por el otro lado, en su contraparte, lo que tiene que ver con ese legado oscuro de lo que llamamos en algún momento el caudillismo igualitario, la maquinación del Estado corporativo-burocrático, desafortunadamente, una cosa va con la otra, se reafirma pero como era natural dejando líneas de penetración cada vez más abiertas a su manejo interno por parte de agentes al servicio de cualquier cosa menos del proceso de liberación; un verdadero peligro que ya lo estamos viviendo en PDVSA en sus líneas informáticas; que lo expliquen sus trabajadores y digan quienes son los que se están tomando por fuera de cabo a rabo las bases de información de esa empresa... ¡para que se vayan para el carajo!.. Es un desgaste interno irremediable pero que no tiene o por lo menos no hay el menor signo de intención de comenzar su sistemática y compleja pulverización,dejando todas las posibilidades del mundo de que sobre ello se gesten movimientos de desestabilización muy graves ante deterioros institucionales cada vez mas  sin sustitución en otro poder, otra política. En una política que interpreto de llamado desesperado de partidos del Polo Patriótico como el PPT intentan una salida representativa por la izquierda de gobierno de concertación del polo patriótico y más allá, otros se callan y esperan una buena voluntad posterior al respecto. Que tengan suerte hermanos, pero creo que esto no va a ser oído, o al menos no hay el menor indicio al respecto. La línea de derecha esta tirada y el golpe de timón, más necesario que nunca habrá que forjarlo desde otro lugar que el tradicional acuerdo político y entre oficiantes de la política.

Al final, ¿qué es lo que se ha sugerido que se mande para el carajo?. Quitemos la persona de Maduro si ese afecta sensibilidades, y vayamos al centro político:  entonces ¡que se vaya para el carajo toda alternativa que no suponga una profundización de la revolución y la reafirmación del poder popular y constituyente del pueblo!...¡que se vayan para el carajo los regalitos de la paz entre ricos y a beneficio de ellos!...¡que se vaya para el carajo todo cuanto no suponga una línea de dignidad antiimperialista y antifascista que no invite al pueblo a hacerse el verdadero dueño de su destino, su territorio, su nación, su libertad!...¡que se vaya para el carajo toda la carroña de burócratas y corruptos que están matando nuestra historia!...¡que se vaya para el carajo ese pacto miserable!

¿Y después de mandar al carajo lo que hay que mandar qué?. Angustia general hasta en los más dispuestos pero como dicen los dialécticos, no hay posibilidad de reafirmar nada sin una previa negación. Mandar al carajo de una vez por todas, supone una larga lista de ¡mandados para el carajo!, con caras y nombres muy precisos, sin miedos ni vergüenzas, aquí y allá, por razones de toda índole, dándole la palabra al pueblo de la manera más sencilla y legítima, que si ustedes lo quieren podamos abrir un nuevo capítulo de este proceso. Inédito dentro de los procesos revolucionarios donde después de que se acumulan todas las enfermedades que hacen parte del parir la historia en la lucha de clases, en segmento masivo y lúcido de ese pueblo se dispone a curar su propio cuerpo político y hacer renacer su historia. Nicolás Maduro, para convertirnos ahora en maduristas según la línea de Nestor Francia (no sabía que existía eso de madurismo) podría liderizar si le da la gana un movimiento así, nunca es tarde. Pero sus ojos no miran a esa posibilidad, hay un punto de energía libertaria en él ausente, aunque la tenía de papaya como dicen. Multiplicado el punto de negación a propuesta nuestra es fundamental conformar los Consejos Populares Revolucionarios como síntesis del poder popular, y volver a levantar la carta de lucha necesaria desde donde podamos guiar nuestra lo que vendrá, en la forma de una comunidad de iguales que reafirma su derecho tanto a negar como a radicalizar la historia que él mismo ha construido. La movilización parte el primero de Mayo y la asamblea popular en San Cristóbal, por esa carta de lucha, por la solidaridad con el pueblo del Táchira, será el 3 y 4 de Mayo...¡no a la guerra civil!...¡todo el poder para el pueblo!.

Finalizo no con un documento, ni escrito organizado, simplemente con las palabras sentidas de rabia de una compañera, cuyo nombre me guardo por respeto y seguridad, que como siempre dicen mucho mas que cualquier razonamiento político de este militante y servidor:

El pueblo no es pendejo y allí me suscribo, se es leal a la causa, a los ideales, a la acción pero irreverentes en la discusión, no se puede ser leal o incondicional al ser humano xq nos equivocamos constantemente y ese 8/12 el comandante eterno pidió apoyo para una candidatura y darle continuidad al proceso revolucionario más no para distorsionar o desdibujar lo que tanto nos ha costado. Esa mesa del diálogo es una porquería, ahora nos pedirán que nos dejemos meter el dedo en el culo lo cuál el Gobierno aceptará, las políticas económicas son una porquería, la producción nacional está por el suelo, los corruptos cada día son premiados y enaltecidos como héroes y heroínas (llámense gobernadores, alcaldes, ministros, expresidententes de empresas básicas, etc) estamos nadando en el excremento del diablo, parece que la muerte de Chávez aceleró el hambre de las bestias que sólo esperaban el momento para atacar. Al carajo todos los cabrones al servicio de la corrupción y traición al pueblo, apátridas de mierda vestidos de rojo, verde, blanco, amarillo, etc. Fuera los camaleones enquistados en el poder, rechazamos, la escasez, la corrupción, la inflación, la explotación, la tercerizacion, el pacto con la burguesía. Al carajo Nicolás y tus medidas coño e madres y no soy ni guarimbera ni escuálida, ni contra revolucionaria, soy profundamente venezolana militante de izquierda y pata en el suelo, luchadora social. No a la impunidad ideológica, no a la militancia silenciosa, al carajo Nicolás y todos los que joden el proceso y avance que nos dejó el comandante eterno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6076 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a186903.htmlCd0NV CAC = , co = US