La debilidad numero 31 de la revolucion bolivariana

Leyendo el artículo de la Abogada Minnori Martínez, es que me animo a escribir.

La revolución arrastra debilidades históricas, aquellas que por no ver la construcción de dónde venimos, nos hacen cometer los mismos errores del pasado posterior a la Independencia.

Lo cierto es que nuestras luchas vienen de atrás, de tiempos remotos, luchas estas que se definieron en posiciones bien antagónicas. Por un lado los ricos, por otro lados los empobrecidos, los que de alguna manera les fueron negados sus derechos a vivir dignamente, bajo un supuesto orden traido de Europa por los invasores, y en esto, todos y todas tenemos que ver sobre todo los y las que tenemos orígenes campesinos o de barriadas humildes. Lo antagónico no se liga con nada.

Por tanto, si las luchas intestinas para desestabilizarnos son por la renta petrolera, por el poder que quieren los que se sienten burgueses, porque se sienten históricamente con derechos consagrados por su madre patria  y sus antepasados los cuales se creyeron con derecho a usurpar la tierra descubiertas por sus conquistas, colonizada y cultivadas por sus antepasados, de tener los beneficios que dan los cargos y la descendencia de su sangre y repartirselos entre ellos y con ello arrastrar a  parte de la clase mas empobrecida, que dicho sea de paso son cosas manipulables o le venden el alma al diablo por necesidad, entonces vale la pena delimitar y deslindarse para dar un paso mas en la profundización de nuestro proceso histórico añejo porque simplemente los intereses son distintos y diametralmente opuestos.

Para ello, sabemos lo que no queremos, el asunto es ver como llegamos a lograr lo que queremos, y en eso, tendremos que ir asumiendo seriamente lo que significa ser partido, qué tipo de partido, qué tipo de organización, cuales los referentes que vamos a construir desde una voz propia y del sur, cuáles las posibilidades de hacer escuela desde la praxis partidista...estas cosas aún estan muy lejos pues lo inmediato tapa lo esencial de la vida, por tanto no se conversa ni se estila, la gente, el común, los de a pie, sabemos que partido No queremos.

Harto se ha dicho, que los comienzos de nuestra revolución fueron tiempos de movilización desde el corazón, la voluntad y hasta con la convicción de luchar por los espacios en todos los sentidos, no en uno solo y por tanto de una sola forma, como aburridamente se ha querido imponer.

Si nos vamos al plano educativo, sabemos la Educación que No queremos.  Aun no se ve, en que se está revirtiendo la lógica del capital y el rentísmo petrolero. Aun se ve que el modelo educativo para este proceso sigue los mismos visos de la escuela burguesa. Si hablamos de superar el rentísmo, entonces lo mas lógico es volcar la cultura escolar hacia la producción en todos sus sentidos, enseñar a consumir lo que producimos, eso es un acto de dignidad en todo proceso revolucionario. Todas las revoluciones lo han hecho y lo han logrado, producir para consumir, y mas aun, recuerdo al comandante Chávez, decir una vez que era necesario que las escuelas tuvieran sus parcelas agrícolas en las zonas urbanas, peri urbanas y rurales. Ese pensamiento voló hacia la  nada y todavía siguen nuestros estudiantes sentados en los pupitres tragando parejo conocimientos inertes.

De igual modo la producción del conocimiento científicamente utilizable para nuestras comunidades, en nuestras escuelas se consume y reproduce el conocimiento escolástico, para nada se plantean retos a los mas desfavorecidos, la pedagogía entró en un didactismo terrible que raya en el paso 1, paso 2 y paso 3, para nada se discuten cuál el mpetodo pedagógico mas idóneo para fortalecer la curiosidad y las ganas de hace rde los estudiantes. Todo raya en el aburrimiento y en el deseo de los estudiantes por ganar y ser alguien en la vida...eso si, bien lejos de su comunidad con tamaño desarraigo no llegaremos a la sociedad deseada.

Propuestas educativas desde el año 1999 hay muchas, todas han sido sepultadas por los distintos ministros que se montan en los cargos, y esto hace que tengamos el pasticho pedagógico en cada escuela, cada una con sus niveles altos o bajos dependiendo de la intensidad con que impulsó el deseo o capricho del funcionario de turno.

Y vuelven las consultas y vuelven las propuestas salidas de los pisos ministeriales, sale todo empaquetado y las construcciones que se da el pueblo, las eliminan o simplemente no están en los anillos cercanos al poder y los cánones de las políticas públicas y por tanto no entran, dicho sea de paso, los funcionarios de turno se olvidan que afuera está quien observa y quien se desesperanza.

Yo pienso, y así lo asumo que el debate educativo pasa por ver esa historia de opresión, de amargura y de subordinación al imperio que ha implicado la política educativa, y la tímida ruptura que se ha hecho de los centros del poder.

Los maestros, el magisterio venezolano le ha echado un camión de ovarios y pelotas para pensar en un proceso educativo transformador de mediano aliento, pero cada retroceso pone lejos el avance de la conciencia colectiva desde las aulas, y por ende a nuestra revolución.

Yo sueño con un proceso donde cada ciudadano de este país sea un ser humano que consciente de su papel histórico asuma las tareas revolucionaria que el tiempo impone, y que todos y todas seamos absolutamente necesarios para la reconstrucción del país de manera organizada y desde donde corresponda.

Desde el reconocimiento, el respeto, la reciprocidad, valores estos que poco se palpa en los espacios tanto comunitarios como institucionales. ¿Quién de nosotros o nosotras ha fortalecido el egoísmo, la egolatría, el egreimiento, la ambición, el mojón mental? ¿Desde dónde se enseñó o se sigue enseñando esa clase?

Así la lógica del capital nunca saldrá de nuestro espíritu.

Mas capitalismo

Menos vida.

Nuestro Comandante Chávez bastante lengua que nos dió para enderezar ese pensamiento destructor de lo colectivo. Asi que desde su legado volvamos a las riendas del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

Los medios y las relaciones de producción desde el pueblo, por el pueblo y para el pueblo!

Escuela Social para la reconstrucción de la Patria.

Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3628 veces.



Mirna Sojo

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: