Vergonzosa distribución en supermercados ¡Así no ganamos nunca!

¡Qué tal, camarada! Por más que los factores, manejados por la escualidez, nos adversen, por más que Fedecámaras y Consecomercio y sus medios perversos, y la CIA y su combo nos ataquen, lucharemos contra ellos y haremos que nos obedezcan.

Pero nada haremos si solamente son lemas y verborreas. Requerimos acciones dinámicas efectivas, de lo contrario podríamos llegar a perder el poder, el medio poder político que tenemos.

Me baso en mis apreciaciones directas y, por ende, en mis molestias y arrecheras (no dejaré que esta expresión también nos la robe la oposición).

Vivo en una zona rural que desde hace décadas algunos conocedores de urbanismo calificamos con la mejor, o la única zona de expansión de Puerto La Cruz, y parte de Barcelona que si tiene mejores terrenos. Esta visión no ha llegado de pleno a los gobernantes de los distintos niveles y la anarquía, como se ha hecho costumbre, marca su crecimiento.

Bueno, pero este no es el tema, el tema es que me toca hacer las compras de la familia, asunto que hago con mucho gusto ya que me vincula con lo más variado, lo cotidiano desde el pan en las espléndidas súper panaderías (que venden de todo y le ganan a todo y se quejan del costo de un pan popular que ni venden) hasta el queso blanco tarantineado en muchas esquinas.

Antier 2 de octubre, con unos realitos quincenales, tikets, por costumbre, traté de entrar normalmente a un supermercado UNICASA en la avenida Bolívar del Puerto, el acceso normal estaba cerrado con cinta amarilla y pasé por entre las cajas registradoras y observando que la última caja era la que funcionaba y la cola adentro era larga y es que al cancelar podías tomar cuatro rollos de papel toilette.

Este local cada vez que van a vender los elementos que escasean lo acordonan por varias partes, atraviesan carritos, etc.

De paso, es donde he observado, y me han confirmado, y hasta suena lógico, que los que cuentan con la comodidad de agarrar paquetes de lo acaparado son los empleados y uno los ve, uniformados, moviendo bolsas, botellas de aceite, harinas, etc., y además se lo facilitan a familiares y amigos que les llegan dateados.

Cuando preguntas por pollo, harina precocida, papel toilette, aceite de maíz, etc.: “hubo hasta hace poco”, y aun cuando hagas alguna compra buena con los tikets de alimentación, no adquieres esos productos que se han hecho básicos en nuestras casas.

Ante la restricción de pasos, la ausencia de carritos, me marché y quedó la gente en la cola esperando sus cuatro rollos, más pago de lo que levaban en los carritos.

Salgo del estacionamiento y ¡coño! La cola en la acera era larguísima y lo más feo, la reja del entrada peatonal estaba cerrada y las personas agolpadas contra ella esperando la orden de pasar de a poquito. Otras cruzando la avenida en esa dirección, y con el solazo y el calorón que están pegando.

Algunos que otros paraguas (sombrillas), compra obligada por la situación, colorean las aceras y calles, llenas de comentarios contra el gobierno, al igual que adentro.

Me dije: ¡qué buena vaina con el abastecimiento y la distribución! Y por tener carro me es fácil llegar al Bicentenario (anterior Éxito) en la avenida Jorge Rodríguez, casi frente al estadio de fútbol.

En verdad se consiguen verduras y hortalizas frescas, no había cebolla, pero de lo demás nada, bueno, aceite de soya y de ajonjolí del que todos comentamos huele un poco fuerte cuando se usa para freír dentro en las casas.

Compré unas ruedas de carite, pimentones, tomates, ajidulces, y unos yogurts. Realmente no estaba full de insumos como en otras ocasiones. Se llena hasta las metras cuando venden equipos como aires acondicionados tipo Split, neveras, y televisores. Por cierto, que aun cuando son baratos ante costos comparativos, valen sus milloncejos, y las colas son larguísimas con carritos llenos solo de equipos.

Ahí si ves al escuálido parejo, también de los que llamamos “turcos”, etc. que los ves nuevamente comprando al siguiente día, con familiares y amigos ya que es uno por persona. Alguien se está aprovechando por demás y no le llega a toda la gente popular que no puede pagar 5, 7, 9 millones.

Creo conveniente considerar qué se importa y controlar a quiénes se les vende.

Bien. Voy a pagar y busco la caja para los discapacitados, embarazadas y tercera edad y observo un colón y una peleadera entre las personas, y reclamos con alguno de seguridad. Total habían viejitos y viejitas en cola, una señora con un corset ortopédico y bastón con tres apoyos, intercalados con jóvenes y señoras jóvenes peleadoras porque tenían derecho de pagar ahí.

Le dije al de seguridad, identificado por la ropa, que debía poner orden, pero comentamos que se requieren personas mayores de seguridad, que impongan respeto, porque a los jóvenes se los comen vivos.

Y la comentadera de la falta de insumos, del desorden. Y uno, chavista, calándose la descarga: “es que todo lo que agarra el gobierno se despelota” y uno aclara entrecortado, salvándonos con algún ejemplo bueno.

“Esto no era así cuando estaba privado, lo que pasa es que a los empleados del gobierno no les duelen las cosas”, dije: pienso que es cuestión del gerente, “esos son peor, ni les interesa”

Ahh, pero el asunto no es solo la gente Viviana, no, es que de las 25 cajas estaban funcionado 3 o 4, y recordé los reclamos del Maduro en ese sentido.

Y pasa todo el mundo más o menos 1 hora en la cola. La señora del corset y el bastón, le dijo al marido que se iría a sentar al carro y el hombre, justificando, “es que te dije que no vinieras”

Propuestas: los gerentes, subgerentes, supervisores, todos deben estar caminando, observando, corrigiendo. Personalmente nunca he visto alguno (siempre pregunto).

La pregunta va con la propuesta: ¿por qué no habilitan más cajeras y cajeros para que toda fluya sin tantas quejas? Más en las fechas de quincenas.

Me enteré que botaron al gerente del Bicentenario de Plaza Venezuela y a otro en otro en otro estado.

¿Quiénes los escogen? Y a todo el personal, hay unas cajeras entrompadas toda la tarde, ¿será que están recargadas de trabajo y de quejas de los usuarios?

Camarada, si no se mejora la distribución y sigue el despelote estamos fritos, la gente dice que es asunto del socialismo y esa no será la mejor forma de captar simpatizantes.

Algunos dicen que estamos como en Cuba, racionamiento para todo y escasez.

Nadie habla de golpe económico, sino de Maduro y otros, los lights, incluso simpatizantes de la revolución, votantes, pues, dicen que no hubiese pasado estando Chávez.

A ponernos las botas, amarrarnos los pantalones, etc., pero no podemos dejar que esto siga ocurriendo. Menos para las elecciones de diciembre, al que le agregamos huecos y basura en las calles.

Y el problema con los repuestos que afecta a los de menos recursos con catanares.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3027 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor