Enterrar a Capriles

Capriles quedó enterrado en octubre cuando perdió con el fallecido Presidente Chávez, y se le colocó la lápida en diciembre de 2012, con la elecciones regionales.

Fueron los errores del chavismo que revivieron a un muerto, al confiarse en los supuestos 20 puntos de ventajas en las encuestas y no afrontar con rigor el desabastecimiento y los constantes cortes y apagones eléctricos.

Fue así como en abril de 2013, Capriles emergió con fuerzas desconocidas, con voto castigo incluido, y a punto estuvo de dar la campanada. Sólo 230 mil votos lo separaron de llegar a Miraflores.

No obstante, entre su llamado a la arrechera; motorizar y promover noches de fascismo puro que dejó varios muertos; la corrupción interna en su partido, y los constantes viajes a EEUU, dilapidó ese caudal de votos de venezolanos descontentos con el chavismo y su modo de resolver los conflictos y problemas del país.

El gobernador de Miranda, parece un ánima en pena, habla todos los días, sin eco, sin pegada, sin reverberación, pero que sin embargo, no deja de estar en boca de los altos funcionarios del gobierno de Maduro.

No pasan días sin que en actos oficiales, el Presidente dedique minutos a Borges, a Ismael García, a La Patilla de Ravell, a los medios… y por supuesto, a Capriles.

Con tanto problemas que resolver en los sectores que apoyan de forma incondicional al chavismo, y nuestros gobernantes, dan inusitada importancia a un político tambaleante, que sólo espera que Copei y AD le den la estocada luego de las municipales en diciembre, para echarlo a un lado y repartirse lo que quede en la olla de la MUD.

Cuanto apreciaríamos ver y escuchar al Presidente Maduro sentarse, por ejemplo, con los ministros del área social a hablar exclusivamente de la Gran Misión Hijos de Venezuela, que desde la muerte de Chávez se olvidó, quedando a la deriva miles de mujeres que se registraron en el sistema, fueron visitadas por los cuartetos, y quedaron colgadas en el aire, sin información, sin orientación. Si la memoria no me falla, el último listado fue en mayo, cuatro meses atrás.

Una Misión que nació, al igual que la de Adulto Mayor (que funciona al tiro con Rotondaro), para taladrar el piso de la extrema pobreza, como lo dijo Chávez en su momento. Cuánto nos gustaría saber qué ha pasado entonces, en vez de informar si Capriles viajó o no, si hizo esto u otro. Eso es perder energía en un político que no merece nuestra atención, ni ser ranqueado por el Presidente.

O es que dejarán que vuelva a renacer como en abril.

O es que seguiremos de duelo, recordándolo como cuando se rompe una relación sentimental y a cada rato los pensamientos bambolean en nuestra mente y no somos capaces de bloquearlos para enterrar el pasado y encarar el presente y futuro con nuevas sensaciones.

Capriles lo enterró Chávez, y ahora debe ser devuelto con su lápida al cementerio de políticos fracasados, para que emerjan líderes opositores distintos al antichavismo visceral, capaces de encausar el descontento de una parte de la población hacia otros derroteros.

Capriles es la nada, Presidente Maduro, como lo atinó a decir Chávez en 2012.

Rubén Marcano, periodista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4998 veces.



Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: