Que se vayan toditicos

Hay sectores de la oposición que creen que este pueblo es pendejo. Ahora andan con la cantaleta de que el Presidente Chávez “no puede firmar documentos en Cuba como jefe de Estado”, además dicen los sesudos analistas de la derecha que “es una perdida de soberanía”, “una afrenta a la Constitución”. Pretenden con estas argucias tratar de engañar a un pueblo que vio por décadas como se diseñó y se consumaron los principales proyectos de la nación desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Para nada les luce esa pose de patriotismo artificial. Lejos están ustedes incluso de parecerse a la oligarquía colombiana, peruana, chilena o brasileña; muy, pero muy distantes están de separarse de la lumpen burguesía cuartorepublicana que pregonó el libre mercado, el neoliberalismo bajo la conchupancia del Estado sin ser consecuentes con su propio discurso de lograr ser competitivos, diversificados y económicamente eficientes dentro de la lógica capitalista. El desespero de estos descerebrados no tiene reparo; muy temprano en la mañana preñados de “buenas intenciones” se les ve y escucha por los medios de difusión tratando de ocultar el sol con un dedo. Hablan de eficiencia, de calidad, de compromiso con el desarrollo y se empachan de términos gerenciales que no son capaces de aplicar ni en sus propias casas. Son teóricos del desamparo, del acecho, de la inmundicia y son parte de un sector de la derecha venezolana que no es ni empresaria, ni oligarca, ni mucho menos original; son la nada. Razón tiene André Gunder Frank (1929-2005) al calificarlos de lumpen burguesía. Nadie niega que este proceso tenga sus imprecisiones, sus atascos, sus bemoles; mucho menos podemos ocultar los contratiempos que, por la corrupción y la inconsistencia ideológica existentes, ha hecho que muchas ideas planteadas por el Presidente Chávez queden en el mero espacio de la retórica sin consumarse para el beneficio de las mayorías; no obstante, no son estos patiquines mediáticos los que nos van a decir dónde se deben o no firmar los documentos oficiales del jefe de Estado. Pareciera que sus diminutivas reservas morales –si es que aún las tienen- no les permiten recordar que Carlos Andrés Pérez, antes del sacudón del Caracazo, regresaba de Davos, Suiza, de una cumbre económica donde se regodeó con los más rancios asesores del neoliberalismo ¿O es nos vamos a comer el cuento de que El VIII Plan de la Nación fue ideado y firmado en la Caracas de Bolívar? ¿O es que vamos a creer el cuento de que Moisés Naín ideó el paquetazo de Pérez comiéndose una reina pepiada en Chacaito? Pues no.



La derecha venezolana nunca ha pensado con cabeza propia ni ha firmado en nuestro país nada que sea estratégico para los intereses de la República. Desde esa simulación de la llamada “nacionalización del petróleo” hasta el espejismo de los acuerdos de la apertura petrolera en la era de Luís Guisti, se concibieron en Venezuela. A lo sumo, dándoles el beneficio de la duda, podemos pensar que lo único venezolano serían sus vetustez cuerpos apoliyados de tanto jalar mecate en la Casa Blanca para que les avalaran sus programas de gobierno. El Presidente Chávez está facultado para firmar cualquier documento en el exterior. Incluso, algo que nunca había ocurrido, no sólo los firma ante la nación por la señal de los medios del Estado, sino además los explica, ofrece detalles, pregunta y repregunta sobre el curso de los mismos y escucha de sus ministros las observaciones que nacen en su ejecución. Nada parecido ocurría aquí antes donde los jefes de Estado pactaban en “cuarto oscuro” de las oficinotas del FM y el BM el destino de los y las venezolanas. Esa vieja práctica donde para validar un documento había que ir antes al Congreso de los Estados Unidos o la OEA se acabó. Los que nos les guste que el Presidente –por su convalecencia- firme y de instrucciones desde Cuba pues los invito a que ejerzan su plena libertad de expresión y movilización de tomar un vuelo sin retorno a los United Estate. Por mí que se vayan para el carajo. No tienen moral de hablar de protocolo internacional o de diplomacia, quienes nunca ejercieron por su actitud lacaya una verdadera política internacional donde los Presidentes de Venezuela pudieran caminar con pies propios y no domesticados por las sugestiones impuestas desde la Embajada de los Estados Unidos en nuestro país. Cuando un Jefe de Estado en la IV República salía de gira por el mundo lo hacía gustosamente con el rabo entre las piernas, con las manos amordazadas y con un discurso circunscrito al protocolo de las oligarquías en el mundo.



marianoali73@gmail.com

@aliperiodista





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1621 veces.



Mariano Ali

Periodista Venezolano-Palestino.

 marianoali73@gmail.com      @aliperiodista

Visite el perfil de Mariano Alí para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariano Alí

Mariano Alí

Más artículos de este autor