Ruralidades

Los muertos de Natera

En anteriores artículos dijimos que si el gobierno nacional y el poder popular, como es justo y de justicia, accediera a la administración de los dineros que aportan obreros y empleados para hospitalización, cirugía y maternidad (HCM) y del chorro de bolívares fuertes que pagan petroleros y otras empresas del Estado a las aseguradoras privadas, en este momento de transición al socialismo, no estaríamos sufriendo por la muerte de tantos seres queridos y depreciados por la clase social que Natera representa.

    Dijimos que si el gobierno socialista de Hugo Chávez Frías, en ejercicio de la verdad que nos legó Jesús Obrero, el hombre, no el tergiversado por la monserga, le pusiera la mano a la llave de la “bendita clave” de los agiotistas aseguradores, muchas serían las vidas que se salvarían de morir de mengua y muchos los desesperados familiares que estabilizarían sus corazones.

    Pero es que no sólo la llave de la “bendita clave” la tienen en sus manos los curruñas de Natera. Este maneja también la del chantaje, para que muchos médicos humanistas, que los hay en la Federación que dirige el enemigo de Chávez no puedan ejercer su influencia, ganada a pulso, de manera que convenzan a los de buena voluntad para que rechacen ese método criminal de “por quítame estas pajas” una huelga sin importarle el sufrimiento de los más pobres. De quienes se les agota el seguro en manos de particulares. Y cómo ellos, los enemigos de Chávez, son los que mandan en los hospitales públicos, desde cuando Carlos Andrés y los adecos romuleros, no le dan respiro ni siquiera al Seguro Social.

    Tengo que decirlo en primera persona, aunque no soy el único que está sufriendo, al ver que la vida de mi hija se acaba porque “los médicos del Seguro Social están en huelga”. En Margarita “me despedazaron papá” y uno le agrega la otra verdad: cuando los médicos de Natera comprobaron que el seguro de la periodista que todavía respira lo habían agotado por sus intervenciones de carniceros, me la “saborizaron” para que se llevara la esperanza hasta la casa.

    Aquí esta con este altivejez de 87 años, sobreviviente de un ACV. No es necesario rogar. No lo hice antes más allá de la difunta madre de mis hijos. Entonces, aguanta hija mía mientras Natera manda en los hospitales públicos y a los hombres viejos y jóvenes también, se nos aflojan las lágrimas más que de cobardía de impotencia, pues hasta el gremio de los periodistas está en manos de los cómplices de Natera.

   Por último al camarada Hugo Chávez Frías quien sí sabe que “no basta rezar”,  mucho menos rogar, recupere usted Presidente amigo ese chorro de dinero que se esta fugando al exterior en bolsillos “seguros” directo a engrosar los grandes capitales golondrina, “en vuelo directo al país donde reaparecerá el imperialismo que dejó en los Estados Unidos del norte de América y en la Europa, antes capitalista, los trastos de la guerra para aplacar las “peleas de perro” que ellos mismos provocan cómo la pajita en la oreja que desata las guerras de rapiña.

Patria, socialismo o barbarie. Viviremos para vencer. 

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1507 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor