17 dirigentes del sector público continúan "secuestrados" en el ministerio del Trabajo esperando entregar proyecto de contratación colectiva

Orlando Chirino: "el gobierno, a través del ministro del Trabajo, ampara a ladrones y burócratas en la administración pública"

Orlando Chirino, coordinador de la UNT

Orlando Chirino, coordinador de la UNT

Credito: MAH

Hoy los trabajadores de la administración pública atraviesan por una difícil situación. Después que su contratación colectiva se venció el 31 de diciembre del 2004, han pasado ya casi 3 años de incertidumbre, en la que no se vislumbra solución a su problemática.

Esto se complicó de manera preocupante cuando el pasado miércoles un grupo significativo de dirigentes sindicales de base y de Fentrasep, la federación que agrupa a los servidores públicos, se apersonó en el piso 5 del ministerio del Trabajo para hacer entrega del proyecto de contratación colectiva elaborado por dirigentes sindicales de base y de dicha federación, organizados en la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-CURA). Pero su sorpresa fue mayúscula cuando el titular del despacho, José Ramón Rivero, y los demás viceministros y funcionarios de alto nivel se desaparecieron del ministerio, negándose a recibir el proyecto de contrato colectivo. Desde entonces, el grupo de dirigentes sindicales encabezados por Orlando Chirino, coordinador nacional de la Unión Nacional de Trabajadores y Marcos García, coordinador nacional de Fentrasep, se encuentran apostados en las oficinas del ministerio exigiendo que se les reciba para hacer formal entrega del proyecto de contrato.

Para el momento de escribir esta nota, 17 dirigentes sindicales permanecen en el piso 5 de la torre sur del Centro Simón Bolívar en Caracas, mientras los demás dirigentes, junto a trabajadores y dirigentes sindicales del sector petrolero, de la construcción, del sector público y otras empresas privadas, provenientes de distintas regiones del país, aún se encuentran en la entrada del edificio, así como realizando tareas de difusión del conflicto ante los medios de comunicación.

Para que explique la situación a nuestros lectores, conversamos telefónicamente con Orlando Chirino.

“Para entender la situación actualmente planteada en la sede del ministerio del Trabajo, debemos explicar lo que desde hace casi 3 años vienen padeciendo los trabajadores del sector público. Como no había ocurrido ni siquiera en los oscuros días del “puntofijismo”, los empleados y obreros de la administración pública tienen ya casi 3 años con el contrato colectivo vencido. Esto sucede en un contexto de absoluta violación de los derechos más elementales de dichos trabajadores. La mayoría de los servidores públicos se encuentran contratados, padeciendo una situación de desamparo y precariedad extrema; soportando largas jornadas de trabajo que en muchos casos exceden las 10 y 14 horas diarias. Incluso, en algunos ministerios como el del Trabajo, el contrato tiene 16 años vencido, así como se oye.”

Chirino refirió que se están violando distintas disposiciones establecidas en la ley.

“El que el ministro Rivero se niegue a recibir el proyecto de contratación colectiva es una flagrante violación al artículo 51 de la Constitución. En este artículo se establece la obligatoriedad de los funcionarios de recibir las comunicaciones de los trabajadores y de cualquier persona, y darle oportuna respuesta. Igualmente, se está violando un derecho humano fundamental como lo es la contratación colectiva, derecho de carácter supraconstitucional. Pero el descaro del ministro llegó al colmo ya que ni siquiera han querido recibir a los fiscales del ministerio público ni a los defensores del pueblo, que se presentaron en el ministerio a solicitud nuestra”.

¿Y cuál es la situación actual de los dirigentes que se encuentran en las oficinas del ministerio?

“En este momento hay 17 dirigentes de base del sector público, encabezados por Marcos García, coordinador nacional de Fentrasep, que desde el miércoles se encuentran esperado ser recibidos por el ministro o por algún funcionario para entregar el proyecto de contrato. Prácticamente están secuestrados, ya que el mismo miércoles por orden del Ministro, la sede del ministerio fue cerrada. Ante la solidaridad que se despertó entre los propios empleados del ministerio, el Ministro optó por dejar encerrados a los dirigentes clasistas, a los cuales se les cortó el agua y se les cerraron los baños, afortunadamente ya los baños están disponibles.”

Tenemos entendido que el proyecto de contrato elaborado por el sector de Fentrasep que encabeza Franklin Rondón, sí fue recibido…

“Efectivamente, es así. Pero lo vergonzante de esto es que el gobierno, a través del ministro del Trabajo, ampara a unos burócratas y ladrones como Franklin Rondón y Juan Palencia, los cuales se robaron 4 millardos de bolívares, mediante un descuento de 5000 bolívares que le hicieron a los trabajadores y de los cuales nunca han dado cuenta. Pero como si esto fuera poco, en el proyecto de contrato colectivo que estos burócratas introdujeron en el ministerio con el respaldo del ministro, ahora quieren descontarle a los trabajadores 20.000 bolívares. Pero además de esto, en el día de hoy el vocero del ministerio ante los medios fue un oscuro personaje como Israel Coronil, que fue botado del ministerio de Educación por cogerse unos viáticos. Pero esto no es de extrañar, ya que el ministro José Ramón Rivero desde que, en mala hora, entró al despacho del Trabajo, se ha hecho rodear de un grupo de funcionarios que fueron despedidos por María Cristina Iglesias cuando era ministra, y que se dedicaban a “guisar” los conflictos de los trabajadores con los patronos, negociando quien sabe qué a espaldas de estos.”

¿Cómo ubicas esto en el contexto general de la situación de los trabajadores a nivel nacional?

“Pero lo que está sucediendo con los trabajadores públicos no es un hecho aislado, por el contrario, es parte de una escalada contra los derechos de los trabajadores, que el gobierno nacional, a través de sus ministros y funcionarios de alto nivel, viene desarrollando desde hace bastante tiempo. Es un ataque sostenido contra la autonomía y la libertad sindical, contra el derecho a la contratación colectiva, estigmatizando como “saboteadores”, “escuálidos” o “contrarrevolucionarios”, a todo el que no se cale estas violaciones flagrantes contra los derechos laborales. El gobierno prefiere amparar a ladrones y burócratas repudiados por las bases, como es el caso de Franklin Rondón y Juan Palencia, que a los luchadores honestos y clasistas que no sólo defendieron al proceso revolucionario y al propio Presidente en los días del golpe y del paro-sabotaje petrolero, sino que también están dispuestos a defender los derechos inmediatos de los trabajadores, como parte de la lucha por el socialismo. Lo que está pasando con los dirigentes sindicales que hoy se encuentran secuestrados por el ministro Rivero en el piso 5 del ministerio del Trabajo, es parte de la lucha de los petroleros que también tienen 9 meses con el contrato vencido o la situación de los trabajadores de Sanitarios Maracay, a los que cuales se les quiere quebrar en su lucha por la expropiación y el control obrero de la empresa, a través de un pacto entre los patronos golpistas y el ministerio del Trabajo, tratando de aplicarles un nuevo “carmonazo”, para que entreguen la empresa por unas migajas.”



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7829 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/n99767.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO