Pero todavía falta un plan de lucha común

Docentes y sectores en lucha se concentraron en Caracas como parte del reclamo nacional de derechos laborales

Estampas de la concentración de docentes y empleados públicos en Parque Carabobo el 9 de enero

Estampas de la concentración de docentes y empleados públicos en Parque Carabobo el 9 de enero

Credito: Aporrea / GM

El 9 de enero en la Plaza de Parque Carabobo en Caracas, docentes venezolanos y sectores en lucha de la clase trabajadora se concentraron para continuar exigiendo una serie

de derechos laborales que les han sido arrebatados por parte del gobierno de Nicolás Maduro, entre ellos, un salario que les permita vivir dignamente o lo que es lo mismo, como mínimo, un

salario según lo que establece el Art. 91 de la CRBV, que cubra el costo de la Canasta Básica.

Esta actividad de protesta y reclamo formó parte de la respuesta a una convocatoria nacional, por la que se produjeron movilizaciones en muchas de las capitales de los estados venezolanos, con variable intensidad.

Al igual que el pasado año 2023, este 2024 arranca con una actividad de calle que tuvo su expresión a nivel nacional, en la que la denuncia o condiciones de vida en que se encuentran

las maestras, los maestros, profesores y en general las y los trabajadores. El tema del salario y de los beneficios laborales fue la nota central, pues claramente se escuchaba que con bonos y con un salario mínimo que no llega a los 4 dólares mensuales, a duras penas se puede sobrevivir.

Varias organizaciones sindicales, factores políticos que hacen vida en el seno de los trabajadores y, sobre todo, docentes de base, se hicieron presentes en el lugar acordado en la

capital del país, en donde también se denunció el papel de los empresarios y el sector empleador privado que, según algunos voceros, son los otros grandes beneficiarios de la política que ha venido aplicando el gobierno nacional, pues también tienen "bonificados" a sus trabajadores y en condiciones deplorables, con horarios de hasta 12 horas por día, entre otras expresiones de la explotación laboral.

Además del salario, otras demandas se hicieron sentir, como el respeto a los contratos colectivos, el rechazo a la criminalización de la protesta o la libertad para las trabajadoras y trabajadores presos por luchar, y fueron parte de las consignas esgrimidas.

También hubo quienes criticaron la dispersión sindical y plantearon la necesidad de poder avanzar hacia la convergencia en torno a un verdadero plan de lucha que sirva de guía ordenadora común a todos los sectores laborales, en aras de "poder derrotar la política antiobrera del gobierno capitalista de Maduro y sus pares los empresarios", según se le escuchó decir a alguno de los voceros.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4291 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter