Los "tomistas" de Coca Cola: los malos según los medios

image-transport-insolite3.jpg

La gran mayoría de los venezolanos conocen que hay un conflicto laboral en la empresa transnacional Coca Cola-Femsa.

Lo saben no sólo porque, desde hace algunos días, les es imposible conseguir la popular bebida en panaderías y abastos. Lo saben porque los canales de televisión y medios de comunicación privados han retratado a "unos tomistas" como los malos de la película: son, según los medios, unos señores que se apoderaron de las plantas de Coca Cola, aún en contra de la voluntad de los trabajadores de la empresa. Desobedecen a los tribunales y se niegan a abandonar los portones. Sí, "son los malos", y por culpa de ellos esta noche tendremos que beber agua filtrada en vez del tradicional refresco.

Un comunicado de Coca Cola fue reproducido ampliamente por los colaboradores medios privados. En parte, decía:

Estos secuestros y bloqueos ejercidos por un grupo minoritario de ex fleteros y ex concesionarios, sin derechos de ningún tipo, son violatorios al ordenamiento jurídico venezolano. Se trata de delitos que, además de cometerse de forma flagrante, desafían la estabilidad institucional del país.

Como lo leyó. Coca Cola es tan importante, ¡que consideran que protestar contra ellos equivale a "desafiar la estabilidad institucional del país"! Para medios locales como El Nacional, la noticia no es que hayan personas protestando contra Coca Cola, sino que la empresa tiene pérdidas millonarias (ver artículo de Okrim Al Qasal en días pasados).

Tribunales venezolanos han dictado recursos de amparo ordenando liberar los portones, orden que ha sido cumplida con el apoyo de la Guardia Nacional y policías locales.

Hay que entender por qué los medios privados han dado muy poca cobertura a las causas del conflicto, pero en cambio sí dan amplios espacios a algunos de los ocho mil activos trabajadores de Coca Cola, quienes se han manifestado apoyando a la empresa.

Las razones del bloqueo mediático

Coca Cola no es simplemente un vendedor de refrescos. Sus originales campañas publicitarias y sus espectaculares comerciales de cine y televisión sólo se ven opacados por la enorme suma de dinero que pagan a diario para tener presencia en vallas, radio, prensa, televisión, Internet y similares. Su objetivo hace mucho tiempo dejó de ser la venta del refresco; lo que se busca es generar emociones en los espectadores, que asociarán con su marca publicitaria. "No vendemos refrescos; vendemos felicidad".

Los medios de comunicación privados cuentan, año a año, con la cuota que Coca Cola les comprará por concepto de publicidad. Es por eso que ninguno de ellos se atreverá a hacer algún reportaje que favorezca ligeramente a los "tomistas" o que vaya en contra de la corporación.

Exigen sus prestaciones

Poco se ha hablado de las causas del conflicto: más de 11.376 ex trabajadores han reclamado a la empresa porque no les reconoce sus derechos laborales. Trabajaron durante años para la empresa asegurándose de que Coca Cola llegara a las manos de cada venezolano, pero la empresa afirma que eran personal ajeno a la misma, que no estaban en nómina, y que, por tanto, no tienen ninguna deuda para con ellos.

El problema lleva años en discusión, pero ante la falta de respuesta los ex trabajadores de Coca Cola decidieron bloquear, días atrás, 17 centros de distribución, dejando sólo a dos plantas y tres centros de distribución funcionando a medias. La radical medida ocurrió luego de que el Tribunal Supremo de Justicia, que intervino en una mesa para buscar una salida al caso de Coca-Cola Femsa, diera por terminado su papel de mediador para una solución definitiva.

"En un principio, reclamamos 18 mil 500 bolívares fuertes por año de servicio para cada chofer y obrero al que le hayan sido negadas sus prestaciones todo este tiempo”, afirmó Lovera Bolívar, ex trabajador de la empresa, quien indicó que esta cifra era el resultado de los ajustes que por ley le tocarían a cada empleado. Bolívar resaltó que a pesar de esta situación, "Coca Cola Femnsa sólo ofreció a sus once mil ex empleados ocho millones de bolívares fuertes entre todos, es decir, apenas 150 bolívares fuertes por año de servicio a cada empleado. Eso no es justicia”, aseveró.

De igual forma, destacó que esta empresa abandonó el 8 de enero la mesa técnica que el Tribunal Supremo de Justicia intentó utilizar como puente mediador entre ambas partes. “La excusa fue que nosotros paramos ciertas plantas de la compañía para ejercer presión”. Agregó que los trabajadores acordaron bajar la cifra que habían propuesto inicialmente, a 10 mil bolívares fuertes por año de servicio. No obstante, Coca Cola no regresó a negociar porque “no quiere establecer el diálogo”.

Sentarse a negociar

El ministerio del Trabajo venezolano, dirigido por Roberto Hernández (antiguo militante del Partido Comunista y actual militante del PSUV) ha manifestado su disposición a convertirse en mediador del conflicto, pidiendo a los ex trabajadores abandonar los portones, per también exigiéndole a Coca Cola estar dispuesta a negociar.

“Por un lado le ratificamos a los trabajadores no recurrir a las vías de hecho, a la toma de plantas y, al mismo tiempo, le exigimos a la empresa que muestre la mayor buena fe y voluntad de que este conflicto se resuelva”, explicó este martes.

Los medios del Estado y alternativos venezolanos deben asumir su rol ante el cartel de medios privados, quienes no cesan de apoyar incondicionalmente a uno de sus más importantes anunciantes, bloqueando el otro lado de este conflicto laboral.

La gran mayoría de los venezolanos conocen que hay un conflicto laboral en la empresa transnacional Coca Cola-Femsa.

Lo saben no sólo porque, desde hace algunos días, les es imposible conseguir la popular bebida en panaderías y abastos. Lo saben porque los canales de televisión y medios de comunicación privados han retratado a "unos tomistas" como los malos de la película: son, según los medios, unos señores que se apoderaron de las plantas de Coca Cola, aún en contra de la voluntad de los trabajadores de la empresa. Desobedecen a los tribunales y se niegan a abandonar los portones. Sí, "son los malos", y por culpa de ellos esta noche tendremos que beber agua filtrada en vez del tradicional refresco.

Un comunicado de Coca Cola fue reproducido ampliamente por los colaboradores medios privados. En parte, decía:

Estos secuestros y bloqueos ejercidos por un grupo minoritario de ex fleteros y ex concesionarios, sin derechos de ningún tipo, son violatorios al ordenamiento jurídico venezolano. Se trata de delitos que, además de cometerse de forma flagrante, desafían la estabilidad institucional del país.

Como lo leyó. Coca Cola es tan importante, ¡que consideran que protestar contra ellos equivale a "desafiar la estabilidad institucional del país"! Para medios locales como El Nacional, la noticia no es que hayan personas protestando contra Coca Cola, sino que la empresa tiene pérdidas millonarias (ver artículo de Okrim Al Qasal en días pasados).

Tribunales venezolanos han dictado recursos de amparo ordenando liberar los portones, orden que ha sido cumplida con el apoyo de la Guardia Nacional y policías locales.

Hay que entender por qué los medios privados han dado muy poca cobertura a las causas del conflicto, pero en cambio sí dan amplios espacios a algunos de los ocho mil activos trabajadores de Coca Cola, quienes se han manifestado apoyando a la empresa.

Las razones del bloqueo mediático

Coca Cola no es simplemente un vendedor de refrescos. Sus originales campañas publicitarias y sus espectaculares comerciales de cine y televisión sólo se ven opacados por la enorme suma de dinero que pagan a diario para tener presencia en vallas, radio, prensa, televisión, Internet y similares. Su objetivo hace mucho tiempo dejó de ser la venta del refresco; lo que se busca es generar emociones en los espectadores, que asociarán con su marca publicitaria. "No vendemos refrescos; vendemos felicidad".

Los medios de comunicación privados cuentan, año a año, con la cuota que Coca Cola les comprará por concepto de publicidad. Es por eso que ninguno de ellos se atreverá a hacer algún reportaje que favorezca ligeramente a los "tomistas" o que vaya en contra de la corporación.

Exigen sus prestaciones

Poco se ha hablado de las causas del conflicto: más de 11.376 ex trabajadores han reclamado a la empresa porque no les reconoce sus derechos laborales. Trabajaron durante años para la empresa asegurándose de que Coca Cola llegara a las manos de cada venezolano, pero la empresa afirma que eran personal ajeno a la misma, que no estaban en nómina, y que, por tanto, no tienen ninguna deuda para con ellos.

El problema lleva años en discusión, pero ante la falta de respuesta los ex trabajadores de Coca Cola decidieron bloquear, días atrás, 17 centros de distribución, dejando sólo a dos plantas y tres centros de distribución funcionando a medias. La radical medida ocurrió luego de que el Tribunal Supremo de Justicia, que intervino en una mesa para buscar una salida al caso de Coca-Cola Femsa, diera por terminado su papel de mediador para una solución definitiva.

"En un principio, reclamamos 18 mil 500 bolívares fuertes por año de servicio para cada chofer y obrero al que le hayan sido negadas sus prestaciones todo este tiempo”, afirmó Lovera Bolívar, ex trabajador de la empresa, quien indicó que esta cifra era el resultado de los ajustes que por ley le tocarían a cada empleado. Bolívar resaltó que a pesar de esta situación, "Coca Cola Femnsa sólo ofreció a sus once mil ex empleados ocho millones de bolívares fuertes entre todos, es decir, apenas 150 bolívares fuertes por año de servicio a cada empleado. Eso no es justicia”, aseveró.

De igual forma, destacó que esta empresa abandonó el 8 de enero la mesa técnica que el Tribunal Supremo de Justicia intentó utilizar como puente mediador entre ambas partes. “La excusa fue que nosotros paramos ciertas plantas de la compañía para ejercer presión”. Agregó que los trabajadores acordaron bajar la cifra que habían propuesto inicialmente, a 10 mil bolívares fuertes por año de servicio. No obstante, Coca Cola no regresó a negociar porque “no quiere establecer el diálogo”.

Sentarse a negociar

El ministerio del Trabajo venezolano, dirigido por Roberto Hernández (antiguo militante del Partido Comunista y actual militante del PSUV) ha manifestado su disposición a convertirse en mediador del conflicto, pidiendo a los ex trabajadores abandonar los portones, per también exigiéndole a Coca Cola estar dispuesta a negociar.

“Por un lado le ratificamos a los trabajadores no recurrir a las vías de hecho, a la toma de plantas y, al mismo tiempo, le exigimos a la empresa que muestre la mayor buena fe y voluntad de que este conflicto se resuelva”, explicó este martes.

Los medios del Estado y alternativos venezolanos deben asumir su rol ante el cartel de medios privados, quienes no cesan de apoyar incondicionalmente a uno de sus más importantes anunciantes, bloqueando el otro lado de este conflicto laboral.

http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?6876



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3462 veces.



Luigino Bracci Roa

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luigino Bracci

Luigino Bracci

Más artículos de este autor



US N ab = '0' /trabajadores/a59041.htmlCd0NV CAC = , co = US