El democranometro imperial

Uno de los grandes avances de la ciencia fue la homologación de las unidades de medidas y para esto fue creado el Sistema Métrico Decimal. Antiguamente para medir longitudes se utilizaba el codo, el palmo, el pie, la legua entre otros, de igual manera ocurría con el peso, se empleaba el cuarterón, la fanega, el quintal, la onza entre otras. El Sistema Métrico Decimal creado en 1799 facilitó las operaciones comerciales utilizando el sistema cgs, que toma como referencia el centímetro, el gramo y el segundo. Para esto se inventaron patrones (modelos) que se encuentran resguardados en la Oficina Internacional de Peso y Medidas en París, encargada de la metrología, con la intención de que este sistema sirviera para todos los lugares y para todos los tiempos, algo así como un eslogan comercial.

Pareciera que a imitación de la homologación de las medidas se pretendió y aún se pretende homologar los sistemas sociales y sobre todo el religioso. No es casual que la Religión Católica utilice este término que proviene de la palabra griega "katholiko" que significa universal. Es decir, estamos en presencia de una religión para todos los lugares y para todos los tiempos. Es por eso que en dicha religión como casi todas, aspiran convertirse en la única fe bajo la hegemonía de un solo Dios. Es por esto que la Religión Católica Apostólica Romana fue unos de los precursores de la globalización.

La globalización aspiraba crear un sistema único social-político-económico-cultural a través del modelo neoliberal, que permitiera un comportamiento único en el ámbito internacional, es decir, para todos los lugares y para todos los tiempos. Para esto contaba con un sistema financiero universal, controlado por el FMI, el BM y otras sociedades mercantiles. Así mismo, con grandes corporaciones mediáticas que intentan unificar las culturas de los pueblos, a manera que respondan ante un mismo estímulo con la misma respuesta. Lamentablemente, para los viejos imperios y para EEUU, con los aprendizajes de la China comunista, pareciera que la globalización en el futuro será carcomida por la pátina del tiempo, dado que el capitalismo norteamericano no admite la supremacía económica y la competencia de los hijos de Mao, a pesar que esta es la base de dicho modelo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, una vez desaparecidas las potencias hegemónicas europeas y surge la gringa, esta prohijó las dictaduras militares en América Central, Suramérica, Asia y África a tal grado que muchos dictadores castrenses fueron condecorados por diversos presidentes de EEUU, en premio por la sumisión de estos gobernantes ante el despojo de las materias primas de aquellos países y la dependencia de los mismos del mercado estadounidense. Ahora bien, debido a la violación descarada de los derechos humanos en aquellas dictaduras, regidas por criminales déspotas, fue necesario cambiar aquellos modelos, unificados por otro sistema que correspondiera con las necesidades económicas de las avaras corporaciones financieras, industriales, tecnológicas, mediáticas y la industria militar norteamericana. Es por eso que se crea la democracia representativa, esta debía funcionar tal como la que funciona en los EEUU, es decir, la que se corresponda con los intereses financieros.

Ahora bien, retomo los primeros párrafos de este artículo. EEUU y los viejos países de la UE, cuyos gobernantes son súbditos del primero, no aspiran democracias, anhelan la democracia única, para todas las regiones para todos los tiempos, tal como el Sistema Internacional de Medidas. Para esto inventaron la democracia patrón y crearon el "democranómetro", el artilugio que sirve para medir si la democracia de cualquier país responde a las medidas de su molde, en caso contrario sus gobiernos serán sometidos a sanciones.

Juzgo que los gobernantes de EEUU y la UE desconocen las raíces históricas, culturales, sociales y geográficas de los diversos países del planeta. Excluyen la palabra idiosincrasia referida al modo de comportarse un pueblo, vinculada con la manera de pensar, sentir, actuar, rasgos y carácter propios o culturales, distintivos peculiares de un individuo o un grupo. Esto quiere decir, en términos generales, que los habitantes de cada nación tienen su temperamento particular. Todo esto lo refiero porque a través de su historia cada nación tiene un origen completamente diferente a otra, su propio idioma, cultura, forma de gobierno, modo de relacionarse, religión, gastronomía, entra tantos elementos que diferencian los habitantes de países distintos. No se le puede pedir a una mujer o un hombre que piensa en árabe que se comporte como un gringo; tampoco a un joven que piense en el chino mandarín que se actúe como un francés; una persona que hable tamil nunca entenderá el comportamiento de una persona que piensa en italiano; quien habla español nunca comprenderá la forma de conducirse otra que piense en urdú, el idioma pakistaní. De allí el fracaso de las colonias. Los caducos imperios europeos, entre estos el inglés, holandés, español, portugués, belga, japonés, italiano, ente otros, intentaron obligar a los pueblos a asimilar una cultura diferente, hasta que finalmente tuvieron que abandonar derrotados los países colonizados o "protectorados".

Modernamente los EEUU y sus socios de la UE, saben que la colonización es imposible, pero no paran en sus intentos de unificar las formas de democracia. Ya impusieron en las antiguas colonias la democracia representativa, pero ahora tienen el democranómetro, medida patrón, para saber si los gobiernos siguen las pautas que ellos imponen. Por ejemplo, los gobierno de las "modernas democracias representativas" deben privatizar las empresas nacionales; seguir los dictados del FMI y el BM; aceptar la política de aranceles que impone el gobierno de EEUU y la UE; permitir bases militares de EEUU en sus territorios; así mismo la actuaciones de la DEA solo dependerán de los lineamientos del Departamento de Estado de USA; los vuelos de aviones norteamericanos por los cielos nacionales serán consentidos sin permiso del gobierno nacional; el funcionamiento de las empresas extrajeras no se regirán por la política comercial del país; el ingreso y la salida de capital norteamericano y europeo se manejará por la política monetaria del FMI; los soldados norteamericanos no podrán ser jugados por los tribunales nacionales, independientemente del delito cometido; las fuerzas armadas de USA y la de UE tendrán injerencia de las políticas militares nacionales; las embajadas de EEUU y la UE podrán intervenir en las decisiones políticas y gubernamentales de los gobiernos nacionales; la violación de los derecho humanos dependerá de la opinión del gobierno de EEUU y la UE…Entre tantos parámetros que podrán ser medidos por el democranómetro para saber si el gobierno en examen se comporta como una democracia representativa.

El democranóetro siempre está activado, sus operadores no les importa el país a la cual se le vaya aplicar. Qué les interesa que Irak tenga una cultura y una religión diferente a la de EEUU y a la UE; tampoco le incumbe que China tenga mil quinientos millones de habitantes; son indiferentes a los ataques terroristas contra Siria; tampoco les afecta la historia y la cultura de la pequeña isla de Cuba; lo único que les atañe de Irán es el desarrollo de tecnología nuclear que le impida su defensa de un ataque israelí, socio de EEUU; mucho menos les concierne que la democracia de Venezuela sea participativa y protagónica, la cual no está incluida dentro de los parámetros del democranómetro imperial.

Como la democracia participativa y protagónica de Venezuela no se corresponde con los parámetros de la medida patrón de EEUU y la UE, se debe aplicar sanciones de todo tipo para corregirla y para esto se debe desnaturalizar la realidad del país. Por lo tanto, se acusa a MM de dictador, a sabiendas que es mentira; que se violan los derechos humanos y para eso cuenta con la vasalla Bachelet; que el país sufre una crisis humanitaria, cuando fueron ellos los responsables, consecuencia de la sanciones y el bloqueo económico; que el gobierno de MM se están robando los dólares del petróleo cuando son ellos lo que nos despojaron CITGO y de monómeros; retienen los nuestros activos en bancos extranjeros y como siempre la pirata Inglaterra mantiene secuestrado el oro venezolano…sobre estas mentiras y otras más el criminal gobierno de EEUU y la UE aplica el democranómetro imperial ante el estoicismo de la comunidad internacional que apoya la barbarie contra un pueblo indefenso.

Los sistemas sociales no se pueden unificar ni homologar para responder a intereses económicos de un grupo. Es imperativo entender que hay democracias y no una democracia patrón como unidad única como el metro o el kilogramo. Se debe aceptar que podrán existir otras formas de gobierno diferente a la democracia occidental burguesa hoy puesta en entredicho. El gran poeta español Unamuno tenía razón cuando expresó: "La memoria es la base de la personalidad individual, así como la tradición lo es de la personalidad colectiva". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 485 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor