Estados Unidos en Haití, o la presencia de un ejercicio de ocupación "humanitaria"

Ayer en horas de la tarde estando en mi trabajo me comentó un buen compañero de trabajo sobre una información que acababa de escuchar en la emisora de radio Activa, la cual se referiría a la causación, por supuesto intencional y consciente, por parte de la Marina de los Estados Unidos del terremoto de 7.3 grados con sus replicas que azotó Haití el 12 de enero de éste año 2010, y quien hace tal afirmación no es Hugo Chávez, ni ningún otro vocero del Gobierno Bolivariano, la afirmación fue realizada por la Flota Rusa del Mar del Norte quienes desde al año 2008 vienen monitoreando las actividades de la Marina estadounidense en el Caribe, los rusos afirman que el terremoto fue causado por un arma que produce terremotos la cual se enmarca dentro del proyecto HAARP, que permite la alteración de la ionosfera y con la utilización de satélites pueden concentrar grandes cantidades de energía eléctrica y al concentrarla en un punto generan movimientos de las capas tectónicas, con los consecuentes sismos.

Pero más allá de los término técnicos de lo ocurrido, lo cual es perfectamente creíble para mi, cuando reflexiono sobre la actuación posterior del Gobierno de los Estados Unidos para según su versión “ayudar a Haití” viene a mi, de manera irremisible, la idea de la realización de un ejercicio táctico de ocupación y control de un espacio geográfico, con la rápida movilización de aproximadamente 10.000 soldados, además con la venia y por solicitud de ayuda condicionada por la necesidad emergente de lo ocurrido del propio Gobierno del territorio que se ocupa, en este caso Haití, luego de una tragedia de las magnitudes que está viviendo el pueblo haitiano, y como decía en un artículo anterior “estamos jodidos” y ciertamente pareciera ser así porque cuando tu oponente o enemigo tiene un arma de estas características, y todo indica que es así, es muy poco por no decir nada lo que podríamos hacer ante tal situación, y la utilización de ese producto del infierno en contra de otros pueblos. Hasta hace quizás tres años atrás yo no tenía idea alguna de que esto pudiese suceder y un arma de estas características haberse creado, por lo tanto cuando ante un evento de estas características hubiese pensado en el movimiento de las placas tectónicas y hubiese pedido a Dios que nos protegiera, pero cuando el ser humano tiene la capacidad de destruir de esa manera y juega a ser Dios, la realidad comprensible se hace incomprensible.

Por ello considero que única acción viable ante esta nueva situación, es apoyar y colaborar de la manera que sea posible con la Flota Rusa del Norte, para demostrar que lo sucedido en Haití, fue un genocidio experimental para probar un arma infernal y la capacidad de dominación de un gobierno presidido por el “premio Nóbel de la paz 2009” sobre el país más pobre del hemisferio occidental, y así quizás evitar que esta se repita en aquellos países que creemos en la libertad y autodeterminación de los pueblos, como derechos irrenunciables para construir nuestro futuro, en paz con los demás pueblos del mundo.

¡Hasta la Victoria Siempre!

planificador_estrategico@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3085 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales