La victoria de Evo

Nada puede contentar más a los revolucionarios, e incluso a sus adversarios con sentido patriótico, que el triunfo obtenido por Evo Morales en Bolivia el pasado 6/12/09. Esta victoria, junto con la obtenida por "Pepe" Mujica en Uruguay, contribuye a la estabilización de Nuestraamérica al garantizar la gobernabilidad de ese Estado, centro geopolítico de la región suramericana.

Y no sólo ello. Además acelera el proceso de integración del Estado Universal que se ha venido configurando en este espacio desde el Congreso Anfictiónico de Panamá. Una comunidad con posibilidad de convertirse en un "gran interlocutor internacional independiente", factor de equilibrio en la geopolítica planetaria. Ciertamente estos éxitos estimulan su emulación en aquellos países de Nuestraamérica y El Caribe en los cuales las elites continúan dominando el gobierno. En efecto el tamaño de los espacios y de las poblaciones contestatarias, configuran atractrices que captan adhesiones significativas en comunidades nacionales que hoy continúan dominadas a través de la tesis geopolítica imperial del panamericanismo.

Pero el caso de Bolivia resulta emblemático por muchas razones. Una es la personalidad humilde del líder que ha convocado a la gran mayoría del pueblo boliviano. Nadie más alejado de la arrogancia que genera el poder que Evo Morales. Pero también es notorio el alto grado de participación ciudadana que tuvo el proceso electoral.

Fue menos de 10% la abstención durante el acto comicial. Y ello es un fenómeno indicador de la capacidad de movilización de este dirigente carismático.

Pero tal vez la variable más significativa a los fines de la gobernabilidad del Estado es la amplia mayoría obtenida estimada en 63%. Ello le permite el dominio del parlamento multiétnico conjuntamente con el desarrollo de la Constitución que consagra la democracia participativa. Resulta evidente que Evo Morales tiene conciencia que su fuerza es la de los sectores sociales cuyos intereses expresa gracias a lo cual goza de su ilimitada confianza y de su apoyo En este momento sería especulativa cualquier prospección que se hiciese sobre el impacto que tendría este cuadro político regional en el foro que representa el Consejo de la Alianza Atlántica más Rusia y los nuevos países del este europeo que hoy integran la Otan, y en general los intereses globales del capitalismo.

Sin embargo a riesgo de errar se puede sostener que a diferencia de la decisión tomada con respecto a la guerra en Afganistán, un espacio que resulta vital para los miembros de esa instancia de decisión, su determinación en el caso de la crisis hondureña sería distinta. Nuestra región también les es trascendente a esos poderes por otras razones.

Son muchos los intereses de cada uno de ellos en los países que la configuran. Pero a diferencia de la situación afgana donde ellos son comunes, aquí son competitivos, incluyendo en esa rivalidad a China e India. Ello crea unas condiciones con el potencial de obligarlos a desmontar la crisis por lo que ella implica para los intereses privativos de cada una. De modo que si esta hipótesis se valida hay esperanza de paz para la región.


alberto_muller2003@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2520 veces.



Alberto Müller Rojas


Visite el perfil de Alberto Müller Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales