Neoliberalismo y Plan Colombia: las dos caras de una misma moneda

Ante las engañosas explicaciones que viene vociferando el gobierno colombiano en torno a las Bases Militares, las cuales, en boca del presidente Uribe, niegan en todo momento que se trate de bases militares estadounidenses, afirmando en su lugar que se trata de bases colombianas que Estados Unidos puede utilizar y que ayudarán en el combate contra el narcotráfico y el terrorismo dentro del país, resulta importante precisar lo siguiente: El Plan Colombia nació en inglés, bajo el título: Plan for Peace, Prosperity, and the Strengthening of the State (Plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del Estado), es el título original del proyecto de Ley S1758 presentado por los Senadores Mike DeWine, Grassley y Coverdell el 20 de octubre de 1999, ante la sesión 106 del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos. Su primer nombre (estrecho) también fue en inglés: Alianza Act. No obstante, su texto original, en inglés, fue elaborado en el último trimestre de 1998, es decir, a los pocos meses de haber resultado electo presidente de Colombia, Andrés Pastrana.

De manera que el Plan Colombia, no obedece a una iniciativa propia de los colombianos y tampoco es producto de los esfuerzos o acciones gubernamentales del gobierno del entonces presidente Pastrana y de sus sucesores, incluida la actual administración apátrida y lacaya del presidente Uribe. Ciertamente, su contenido no se consultó con el parlamento colombiano ni tampoco a sus Comisiones de Asuntos Exteriores. Desde luego, fue fruto de un plan elaborado por la CIA con la anuencia de la Administración de Clinton, cuyas políticas trascienden todas las fronteras de la realidad colombiana, con el objetivo de consolidar la geoestrategia de dominación de Estados Unidos sobre el continente latinoamericano para profundizar en lo ideológico político y económico la cosmovisión del libre mercado.



En efecto, el Plan Colombia forma parte de una estrategia dominadora que ha buscado siempre instaurar el proyecto neoliberal para hacer funcionales, los propósitos de la entonces propuesta de Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), pero que luego de su derrota y anulación frente el ALBA, pretende ahora resurgir, con el apoyo del militarismo, bajo el disfraz de la estrategia de los TLC (Tratado de Libre Comercio). En tal sentido, Plan Colombia y Neoliberalismo son las dos caras de una misma moneda.

De manera que existe una relación muy familiar, casi gemela entre el Plan Colombia y el modelo neoliberal que se pretende imponer a los pueblos de nuestra América. La violencia que subyace en los contenidos del plan Colombia, expresado hoy en Bases Militares y una conducta guerrerista para frenar la voluntad popular y erigir en su lugar el modelo que el imperio estadounidense fielmente propugnan, incluye también la racionalidad que se utilizó en Honduras para frustrar el gobierno democrático y constitucional de Zelaya y levantar en su lugar una dictadura oligárquica militar que no se ruboriza de defender a fuego y sangre las recetas del neoliberalismo.

Bases Militares: Un claro signo de la influencia estadounidense en América Latina.

No hay dudas que el ascenso de gobiernos progresistas como los de los presidentes, Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, entre otros, constituyen un verdadero obstáculo a las apetencias de colonización y usurpación que sobre nuestros recursos naturales y territoriales se ha trazado el imperio de los Estados Unidos con la estrategia del Plan Colombia. De hecho, Colombia ha dado muestras de violación intencional de la soberanía territorial de sus vecinos, aplicando unilateralmente un criterio de fronteras permeables y ataque preventivo. De allí que el Plan Colombia se constituye en una clara amenaza para Latinoamérica. Aunque sus áreas de influencias más inmediatas son la región andina, amazónica y la del Caribe.


En resumidas cuentas, el Plan Colombia y el nuevo cariz que ha tomado con la instalación de las Bases Militares, así como su vinculación con el Plan Puebla, tiene un único fin acaparar los recursos de América Latina, principalmente los recursos de hidrocarburos cuyas reservas de petróleo, son las más grandes del mundo, así como la biodiversidad de la Amazonía, el agua, y otros recursos de interés económico, por supuesto, para el provecho de la economía y el consumismo irracional del imperio gringo.

Desde luego, el logro de estos objetivos pasa, en primer lugar, por el debilitamiento y aborto de los gobiernos progresistas que se han venido instalando en la región desde 1999 con el nacimiento de la Revolución Bolivariana y para ello se contemplan diversos métodos que le son característicos al imperio, ya lo acabamos de ver con la diplomacia de guerra incubierta o de “poder inteligente” usada en Honduras.

Unidad para vencer.

Contrario a lo que muchos pensaban, la administración de Obama ha intensificado la actitud guerrerista, interventora y colonizadora del imperio de Estados Unidos sobre nuestra América, ya lo acabamos de ver con Honduras y ahora con la aceleración de una nueva fase del Plan Colombia, la cual como ya es vox populix, implica el asentamiento de Bases Militares para posesionarse de nuestros recursos de todo tipos, y no para hacer frente, como, tantas veces, falsamente se ha dicho -y lo siguen haciendo-, al paramilitarismo y al narcotráfico, flagelos que el mismo imperio ha creado y protege porque son expresión del capital y su reproducción.

A estas alturas queda muy claro que frente a los esfuerzos del Plan Colombia por instrumentar el modelo neoliberal en nuestra América, sólo la unidad de todos nuestros pueblos herederos y representantes de los ideales bolivarianos, martianos y de todos los demás libertadores de nuestra Patria Grande, podrá garantizar la consolidación de los esquemas soberanos y liberadores que hasta ahora hemos levantados, como Petroamérica, UNASUR y ALBA. En tal sentido, estamos seguros que esta actitud agresiva y guerrerista que pretende sitiarnos con Bases Militares, conseguirá, más temprano que tarde, en la unidad de todos nuestros pueblos una nueva gesta de independencia y de victoria popular.


eleazarmujica14@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2395 veces.



Eleazar Mujica Sánchez


Visite el perfil de Eleazar Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a91244.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO