Revolucionando

Tolle, lege. O la bomba nuclear que Chávez plantó en EEUU

Un día que San Agustín, violentamente agitado por las vacilaciones que precedieron a su conversión, se había refugiado en un bosquecillo para meditar, oyó una voz que pronunciaba estas palabras: Tolle lege. Mirando entonces un libro que leía su amigo Alipio leyó una epístola de San Pablo, que decidió su conversión.  (Pequeño Larousse Ilustrado, por Miguel de Toro y Gisbert. Buenos Aires, Argentina: Editorial Larousse, 1964, p. xv.)

Tolle, lege (toma, lee) son las imperativas palabras que los saqueados pueblos de América Latina le dirigimos al presidente de Estados Unidos por medio de Hugo Chávez para que se entere al detalle de los asesinatos, saqueos y demás abominaciones que los imperios perpetraron contra nosotros y nuestras tierras desde hace ya 500 dolorosos años. El libro que el Comandante obsequió al presidente estadounidense “Las venas abiertas de América Latina”, del intelectual uruguayo Eduardo Galeano,  documenta de la injerencia de las potencias mundiales y hace un extensivo recuento de las consecuencias del colonialismo y el imperialismo -europeo antes y gringo ahora-, haciendo reflexivo énfasis en las más crudas e indignantes. Nos explica además Galeano en esta obra, que no podemos leer sin ser agitados emocionalmente, que hemos sido robados y expoliados para financiar la opulencia capitalista de las colonias de allende y aquende.

Y aunque un imbécil del Departamento de Estado, un asesor de Obama que posee el muy colombiano (¿cuándo no?) apellido Restrepo, dijo que: “se trata de un libro del pasado que queremos dejar atrás", la verdad que esta obra es una verdadera y positiva bomba nuclear que el Presidente Chávez ha plantado en el tejido social e intelectual estadounidense.

UN PRESIDENTE QUE LEE Y ESCRIBE

Dice la BBC de Londres que “además de contratar agencias de publicidad de renombre y trayectoria, quizá las editoriales deberían enviar copias de sus libros a la mesilla de noche del presidente de Venezuela, ya que ésta no es la primera vez que Chávez prueba ser una gran promotor de libros. Hace tres años, sus recomendaciones literarias llevaron al puesto número uno a “Hegemonía o supervivencia”, del intelectual estadounidense Noam Chomsky. Si esta vez su palestra fue la V Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, en aquella oportunidad Chávez se valió del estrado de Naciones Unidas, en Nueva York, para publicitar el libro”.

Y es que Chávez es un Presidente subversivo que sabe que la voz es disparo y que la imprenta, como lo dijo el Padre de la Patria “es la artillería del Pensamiento”. De hecho, la versión en inglés de “Las venas abiertas de América Latina”, al momento de redactar estas cuartillas se encontraba en el puesto Nro. 2, a pasitos de destronar el bestseller del momento en el mercado estadounidense. Gracias a Chávez, el libro dejó el sótano del puesto 54.295 del ranking de Amazon.com, para ser el segundo libro más vendido (siendo cuestión de horas para que arribe al sitial de honor). Medio palo.

Los venezolanos, que estamos orgullosamente acostumbrados a un Presidente que no sólo es campeón en el logro y la acción sino un verdadero ratón de biblioteca, presenciamos desde la llegada de la Revolución Bolivariana un asombroso incremento de la lectura y de la socialización del libro en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Fuentes de la industria del libro en el país y del Ministerio de la Cultura, que es el ente ejecutor de esta revolucionaria política pública de fomento a la lectura, dan cuenta de asombrosos números que, sin embargo, no retratan la realidad cuantitativa de esta Revolución del pensamiento y la libertad: el pueblo venezolano se libera del yugo de la manipulación de los medios de comunicación y se hace lector crítico amoblado para entender los desafíos de la historia y avanzar en la construcción colectiva de la felicidad. Hoy más que nunca, en Venezuela obedecemos la máxima del apóstol José Martí, quien desde los siglos nos dice que “ser cultos es la única manera de ser libres”.

LAS CONSECUENCIAS DE LA BOMBA NUCLEAR

Desde ya, anótenlo, millones de estadounidenses, que en el pasado reciente leyeron el preclaro libro de Noam Chomsky “Hegemonía o supervivencia” por agitador y telúrico imperativo del Comandante Chávez, se han volcado con asiduidad a leer “Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano. Lo leerán con desdén, estupor o perplejidad, pero las millones de víctimas de 5 siglos de historia que denuncian por la escritura de Galeano la satrapía del imperialismo, alguna mella deben hacer en las mentes y corazones de los gringos buenos (que los hay, por supuesto). Barack Obama seguramente desoirá el consejo del tarado de Daniel Restrepo y, aunque le saque el cuerpo, la interpelación que le hace el libro lo invitará a tomarlo y leerlo. Algún gen de su negritud se verá reflejada en las páginas que retratan la atroz injusticia y reflexionará, no sabemos cómo, en torno a la construcción de un mundo mejor, en un país como EE.UU donde un asombroso 33% de los jóvenes piensan que el socialismo es el mejor sistema político. “Escribe que algo queda”, nos decía el viejo roble comunista de Kotepa Delgado. Y Chávez, con sus “Líneas”, con sus discursos, con su agitación de conciencias, lo sabe perfectamente.

pegenie@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2620 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor