Sociedades deformadas

La imagen pública no es más que el conglomerado de las imágenes privadas de los que se compone la sociedad actualmente.

Esto es en efecto lo que esta ocurriendo en nuestras sociedades acostumbradas a una educación y medios de comunicación capitalistas y privados por mas allá de cien años. En el aprendizaje, en la crianza de los niños, en cada fase de su evolución, una difundida serie de imágenes apoya este sistema. Personas, madres, maestros sostienen esta serie de parámetros culturales son incentivados por la publicidad. En reportajes, documentales y trasmitidos de generación en generación por familiares, amigos, vecinos, para continuar en el tiempo. Personas que sostienen el sistema consumista del neoliberalismo. Por otro lado el niño latinoamericano mucho mas conservador en su crianza, observa en la televisión cómo niños norteamericanos matan a otros niños en las escuelas, colegios y universidades. Una misma madre con esto, apela a las autoridades en dos momentos diferentes en la crianza de sus hijos. Recibe dos consejos diferentes fundados en diferentes circunstancias de la realidad.

Para los hombres del pasado las normas de crianza permanecieron inmutables durante décadas, para la gente del presente se ha convertido en transitorios culturales donde se enfrentan sucesivas oleadas de imágenes muchas de ellas originadas por el arte violento de sus enormes industrias del entretenimiento con sello imperial. De este modo la nueva onda altera la vieja. Los medios de difusión siembran instantáneamente y persuasivamente nuevas imágenes y los individuos corrientes que buscan ayuda para adaptarse al cada vez más complejo medio social procuran mantenerse a la altura. Al mismo tiempo los acontecimientos (distintos de la investigación como tal) machacan nuestras estructuras mentales barriendo rápidamente la pantalla con nuestra atención, borran las viejas imágenes y engendran otras nuevas.

Nos criamos observando películas de la segunda guerra mundial, del oeste norteamericano donde la caballería o el soldado norteamericano siempre salía victorioso y cuando no, la película era mala. Los suburbios negros y latinos fueron trasformado como barrios de droga y violencia extrema en las películas por directores y policías blancos. Después de esto solo un lunático habría podido insistir en la tan cacareada noción de que los niños negros y latinoamericanos son niños felices. Cuando de esa raza negra salen los atletas de elite olímpicos, en cuyos barrios se forjaron los sindicatos y la superación.

En educación, política, economía, religión, medicina y asuntos internacionales, ola tras ola de nuevas imágenes a propósito configuradas, penetran en nuestras defensas y sacuden nuestra cultura y modelos mentales de nuestra realidad. Resultado de este bombardeo es la acelerada extinción de las imágenes de paz, alegría, amor, amistad, solidaridad, superadas por la violencia, la pereza, la vagancia, la excesiva comodidad impuesta a nuestra cultura. La inmoralidad y la escasez de ética especialmente en la política, la iglesia y los medios de información publicas son el denominador común en nuestras sociedades.

Esto se refleja en la sociedad de muchas maneras, dos espectaculares ejemplos son: la violencia y el explosivo impacto del conocimiento sobre el portador del mismo los medios de comunicación. La violencia; las películas, las novelas, documentales nos permiten ensayar diversos papeles o estilos de vida, sin sufrir las consecuencias que podrían acarrear tales experiencias en la vida real. El paso acelerado de nuestros ídolos solo puede contribuir a la inestabilidad de los tipos de personalidad entre muchas personas reales, padres, hermanos, amigos, a quienes resulta difícil encontrar un estilo de vida adecuado.

Contratiempos, trastornos, locura, disputa y escándalos producen ya muchas veces un festival divertido o una giratoria ruleta de violencia y manipulación en donde con las mismas caras, siempre utilizan un supuesto algo nuevo o tener un programa coherente para ofrecer ya que no responden a una ideología ni propia ni ajena, representan una ideología externa. En la violencia la respuesta tiene que ser mas tajante, lo que ocurre no son solamente muertes, violación, secuestro, asaltos, esto es otra cuestión. Está la violencia de altura, las que producen un cambio más rápido, afectando nuestras relaciones y comportamientos. Se hacen por termino medio mas transitorias.

Todo el sistema de conocimiento pasa por la sociedad, por una violenta conmoción. Los propios conceptos y normas que rigen nuestro pensamiento se hacen más acelerados y furiosos. Estamos aumentando vertiginosamente la violencia como alternativa cultural. Todos llevamos una imagen mental del mundo, una representación subjetiva del mundo. Cualquier modelo mental de una persona contiene algunas imágenes que se aproximan a la realidad, junto a otras que son deformadas para que la persona funcione o viva el modelo. Este debe guardar algún parecido de conjunto con la realidad. Ningún modelo humano de la realidad es un producto puramente personal. Aunque alguna de sus imágenes se fundan en observaciones de primera mano, una creciente proporción de ellas se basan actualmente en mensajes trasmitidos por los medios de difusión masiva o por las personas que nos rodean.

Padres divorciados, hermanos o padres alcohólicos o adictos, niñas con hijos, padrastros, madrastras, en fin. Todo esto refleja un modelo, que en cierto modo, es el nivel general de conocimiento de la sociedad en la trasmisión de la cultura de generación a generación. Esta trasmisión se esta degenerando empezando por las familias de cuatro padres mas los hijos de ella y de el. Estas nuevas maneras de pensar anulan, contradicen y hacen anticuadas las ideas y las opiniones de la moral. La violencia incrustada en la sociedad que cambia velozmente para enfrentarse al rápido, complejo y violento cambio de nuestra sociedad, tiene que renovar su propio caudal de imágenes a una velocidad que en cierto modo guarda relación con nuestra moral, ética y honestidad.

Nuestra imagen interior de la realidad, cambia con creciente rapidez, puede ser el aumento de velocidad con los mensajes cargado de imágenes violentas que llegan a nuestro sentido e influye nuestro comportamiento. Existen pruebas de que estamos aumentando la exposición a los estímulos exportadores de imágenes que aumentan o influyen nuestro comportamiento cotidiano ¿De donde vienen las miles de imágenes que constituyen nuestro modelo mental ?. El sistema mental derrama estímulos sobre nosotros, señales nacidas fuera de nosotros, una vez percibidas estas señales son convertidas por un procedimiento que sigue siendo un misterio en símbolos de realidad y en imágenes. Estas señales que llegan son de varios tipos. Algunas de ellas podemos calificarlas de no cifradas, percibidas a través de nuestro aparato sensorial. Pero también recibimos mensajes cifrados del exterior. Todos los lenguajes se funden en palabras o ademanes, en jeroglíficos, pictogramas. Trasmitidos por medios de comunicados opositores al gobierno, y por supuesto son mensajes cifrados del exterior, especialmente del imperio.

Podemos presumir que actualmente los mensajes inventados por el hombre contribuyen más que la observación personal de hechos a la formación de nuestra colección de imágenes. En América Latina recibimos mensajes cifrados previamente elaborados, altamente significativos, expurgado de innecesarias repeticiones, concientemente encaminados a influenciar negativamente a los pueblos, claramente desinformativos e influyentes en aspectos políticos y económicos, ricos en información imperial. Esta ola de información cifrada se convierte en violentas masas rompedoras y nos asaltan a creciente velocidad golpeándonos, tratando de abrirse paso en nuestro sistema nervioso afectando nuestra calma y afectando el sistema social con actos violentos. A mayor información mayor peso emocional. Los DVD, VCD, son mensaje cifrados que iluminan la mente humana, excita y harta a las personas, resultado el enojo y la violencia

POR OTRA MENTALIDAD LIBRE DE INFLUENCIAS IMPERIALES

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3654 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: