¿Intercambio o propaganda?

En estos días hice público varios documentos desclasificados que había recibido del Departamento de Estado de Estados Unidos bajo una solicitud de la Ley de Acceso a la Información, que demostraban una relación financiera entre medios de comunicación y periodistas venezolanos y el gobierno de Estados Unidos. Estos documentos fueron emitidos por la oficina de cultura y educación del Departamento de Estado, y se trataban de un programa llamada “Programa de Liderazgo de Visitantes Internacionales”. Los documentos revelaban una lista de más de treinta periodistas venezolanos que habían participado en el programa durante los años 2000-2005, incluyendo a Miguel Angel Rodriguéz de RCTV, Ana Karina Villalba de Globovisión, Maria Fernanda Flores de Globovisión, Pedro Luís Torres de Globovisión, Roger Santodomingo de Noticiero Digital, entre otros. El objetivo de este programa, según los propios informes de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, es de “influir en la manera y últimamente la cobertura dada a asuntos de importancia a la política exterior estadounidense,” además de establecer relaciones y enlaces profundos con periodistas y medios de comunicación en Venezuela que promoverán de manera favorable la agenda política de Estados Unidos.

Este programa del Departamento de Estado de “liderazgo internacional”, que incluye a becas (financiamiento) y viajes de trabajo y entrenamiento a Estados Unidos, no solamente incluye a periodistas y medios de comunicación, sino también invita y financia programas con diputados, representantes de partidos políticos y organizaciones no gubermentales, y grupos estudiantiles y universitarios. El Departamento de Defensa de Estados Unidos ejecuta un programa parecido con fuerzas armadas y militares de diferentes países de América Latina. Similar al programa del Departamento de Estado, el objetivo del programa militar (Internacional de Educación y Entrenamiento Militar), según un documento desclasificado del Departamento de Defensa, (véase “El Código Chávez: descifrando la intervención de Estados Unidos en Venezuela”, página 39) se trataba de “ampliar el acceso y la influencia del gobierno de Estados Unidos a todos los niveles de las Fuerzas Armadas venezolanos…Incrementar el número de oficiales de las Fuerzas Armadas venezolanas a todos los niveles que reciben instrucción en escuelas militares de Estados Unidos.”

Venezuela ha participado en estos programas de “intercambio” con Estados Unidos durante muchos años. En el año 2005, el Presidente Chávez suspendió el programa militar con Estados Unidos debido a las pruebas contundentes existentes que demostraban que estos supuestos programas de intercambio realmente se trataban de una forma de penetrar e infiltrar las Fuerzas Armadas venezolanas para realizar espionaje y ejecutar planes de desestabilización. Los programas del Departamento de Estado con periodistas, medios de comunicación, diputados, partidos políticos, ONGs y estudiantes tienen el mismo objectivo y deben recibir el mismo trato del gobierno venezolano: la suspensión inmediata de estos programas hasta nuevo aviso.

Cuando hice las denuncias sobre el programa de “Liderazgo Internacional” con periodistas y medios de comunicación en Venezuela, demostrando los documentos desclasificados y la lista de periodistas que habían participado, hubo una reacción de ciertos sectores que dudaban de alguna intención desestabilizadora detrás del programa. Sin embargo, el objetivo del programa, de “influir sobre la cobertura” para que sea “favorable” a los intereses estadounidenses, debe comprobar la intención siniestra detrás del programa y evidenciar que no se trata de un simple “intercambio” con financiamiento y viajes a Estados Unidos. Pero viendo más allá que los documentos recientes que fundamentan esta denuncia, las propias raices de este programa demuestran suficientemente que no se trata de ningún objetivo filantrópico para educar y dar oportunidades a diferentes profesionales del mundo, sino que se trata de una estratégia de propaganda, para influir sobre las acciones y percepciones de personas de importancia y potencial en países estratégicamente importante para Estados Unidos.

El programa de “Liderazgo de Visitantes Internacionales” del Departamento de Estado fue establecido por Nelson Rockefeller en el año 1940, cuando el Sr. Rockefeller ocupaba el cargo de Coordinador de Asuntos Comerciales y Culturales de las Repúblicas Americanas. Fue el propio Rockefeller quien inició el intercambio de personajes de América Latina, invitando a 130 periodistas latinoamericanos a Estados Unidos. Dos años después, en febrero 1942, una red de catorce emisoras de onda corta comenzaron la transmisión de la Voz de América, emisora de propaganda del gobierno de Washington que se transmite ahora por todo América Latina y el mundo.

En junio del 1942, la Oficina de Información de Guerra (OWI) fue establecida para consolidar las diferentes agencias estadounidenses que manejaban información y propaganda doméstica tanto como del exterior. El Presidente Truman suspendió la OWI en el año 1946 y abrió una Oficina de Información y Asuntos Culturales dentro del Departamento de Estado con una red de 76 oficinas por el mundo. La Voz de América comenzó a transmitir al mundo entero en 24 idiomas. En el año 1947, esta oficina fue renombrada la Oficina de Información Internacional e Intercambio Educacional. En el año 1948, el congreso de Estados Unidos aprobó la Ley Smith-Mundt, que estableció una agencia de información con la misión de “promover un mejor entendimiento de los Estados Unidos en el exterior, y para incrementar una comprensión mutua” entre estadounidenses y ciudadanos y ciudadanas de otros países. La Ley Smith-Mundt reconoció la importancia de los intercambios educacionales y culturales financiados por el gobierno estadounidenses para formar una red de intelectuales y líderes políticos y sociales, bien-informados y favorables a la agenda de Washington. Así fue creado el Programa de “Liderazgo de Visitantes Internacionales”.


En el año 1952, este programa fue consolidado como un programa de intercambio de personas dentro del Departamento de Estado, formando parte de la red de propaganda manejada por la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA), de la cual forma parte La Voz de América. Más de 4500 personas de diferentes países y profesiones del mundo participan anualmente en el programa.

Las raices del programa de “Liderazgo Internacional” del Departamento de Estado – donde participan periodistas, diputados, líderes políticos, sociales y estudiantiles de Venezuela – evidencian claramente que se trata de una estratégia bien desarrollada de propaganda e infiltración del gobierno estadounidense. Deben ser bien monitoreadas las personas que deciden aceptar la invitación del Embajador de Estados Unidos en Venezuela para participar en este programa, ya que las agresiones de Washington contra la revolución bolivariana y el gobierno venezolano se van incrementando cada día más.

evagolinger@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6113 veces.



Eva Golinger


Visite el perfil de Eva Golinger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a36774.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO