Ciegos, cegatos o con lentes de cuero…

"No hay peor ciego que el que no quiere ver."

REFRAN

"Bue, camarita… a pesar de tantos problemas que tenemos y nos agobian, tenemos que enfrentar a ciegos, cegatos o gente con lentes de cuero de cochino con las cerdas pa’ dentro, que no quiere, quién sabe por qué, o no puede entender la realidad por la que atravesamos. Llevamos años siendo víctimas de todo tipo de ataques y de todo tipo de guerras desde la económica, pasando por la cibernética y por la mediática, siguiendo por la psicológica, la financiera, la sanitaria, la alimentaria, la del terrorismo, la del sabotaje y la eléctrica, hasta llegar a las unilaterales, y no por menos ilegales, «y que» sanciones, con las que han tratado y siguen tratando, de torcernos el brazo, para que les obedezcamos. Lo malo para ellos es que no conocen de qué estamos hechos los venezolanos y hasta dónde podemos aguantar y luchar. Eso les causa temor no sólo a los opositores criollos, sino a sus amos imperiales que ven cómo, sin importar lo que hagan, no logran sus objetivos, porque al fin y al cabo el temor es el fin de nuestros opositores y traidores a sabiendas que el temor a convertido en desamparados a muchos grandes líderes y ha causado su caída. Pero la mayor debilidad de la malinche es su sed de venganza por todos los reveses que les hemos infringido que los ha llevado de error en error y de derrota en derrota. Si no… mire camarita lo que hicieron con el poder que les otorgó el pueblo hace cinco años, un 15 de diciembre; lo desperdiciaron. Es cierto que en un país presidencialista como Venezuela las políticas económicas y financieras las dirige el Presidente de la República. Eso ocurre cuando se tiene un poder legislativo honesto y honrado que le sirve de contrapeso. Y… ¿es honesto y honrado el nuestro o está carcomido por la codicia y la ambición de poder, al extremo de arrodillarse a las botas extranjeras a las que ingenuamente llaman «aliados»? Ah… es que como son minoría, y lo seguirán siendo por muchísimo tiempo, necesitan que otros les hagan el trabajo sucio y les entreguen lo que con votos nunca obtendrán. Por eso le han colocado a Nico tantas piedras en el camino, desde antes de ser electo presidente, que él, de una manera u otra, ha venido tratando de sortear, mientras ellos siguen tratando de sembrar la matriz de opinión de que por su «ineficiencia e ineficacia» no ha podido con ellos… que les han quedado grandes… que es bruto y que no sirve para el cargo, ergo debe renunciar. Creo que les están picando las cerdas de la piel de cochino de sus lentes, porque las tienen pa’ dentro. Lo más importante para nosotros es ser pacientes de cara a las dificultades por el bien de todos; no se puede flaquear, que es lo que ellos desean, sino mantenerse firmes y fuertes como hasta ahora. Sé que hay gente que ha pensado, durante estos tiempos de guerra, en la comida, agua y electricidad, problemas diarios que aún no se terminan de resolver, aunados a la pérdida de valor adquisitivo de nuestra moneda y de nuestro salario. Pero estamos asediados por el imperio actual más poderosos, que le impone las reglas del juego a sus súbditos, que desde una alfombrita les menean sus colitas. ¡Y quieren meternos en el mismo saco! Y como no le hacemos caso, nos tratan de obligar a hacerlo, ya no por la vía de la guerra tradicional, sino por medio de trampas y trucos que, gracias a Dios y a Nico, hemos podido sortear. Ah… y la verdadera victoria no es únicamente territorial, sino que debemos seguir conquistando el corazón de la gente. Recuerden que el mundo no fue creado en un momento, le llevó a Dios, que es todo poderoso, una semana. Así mismo, construir el modelo socialista del siglo XXI requerirá de tiempo y apenas si llevamos 20 años, 20 menos que los de la pseudo democracia adeco-copeyana. Un gran dolor requiere un gran sacrificio y cada vez que el enemigo te ataca y te causa dolor, te hace más fuerte."

Nuestra lucha se convirtió de repente en algo mundial, luego de ser la resistencia de un pequeño país. Y si te preguntas las razones, las encontrarás en el pueblo, un pueblo en resistencia sin igual, luchando contra la codicia y la maldad, que sólo la podremos ganar si seguimos llegando al corazón del pueblo. Debemos despojarnos y ser libres del desdén, la arrogancia y la ambición. Necesitamos luchadores de dos tipos: los que libran la lucha material y los que libran la lucha mental; los que libran las batallas con las armas y los que usan como armas sus palabras. Y créanme, la victoria llega cuando tenemos igual cantidad de ellos. Hasta ahora, seguimos siendo ejemplo para los pequeños países del mundo. A veces deseamos que el viento se lleve nuestros problemas pero sólo le recordamos, a quienes nos adversan, que el país se convertiría en un infierno para aquellos que quieran borrar al chavismo del mapa, exterminarlo, pues así como todos los días sale el sol, así saldrá a las calles el chavismo a dar la batalla.

El asesino Henry Kissinger dijo (sic): "Sí, mucha gente va a morir cuando se establezca el nuevo orden mundial, pero será un mundo mejor para los que sobrevivan". Es decir, ya está establecido, según él, que habrá un gobierno mundial y que todos los países soberanos desaparecerán para convertirse en "patios traseros", además de seleccionar quién debe vivir y quién debe morir. Estemos claros… los gobiernos gringos no son amigos de nadie ni salvadores de mundo. Ellos quieren que sólo ellos puedan disfrutar de las bondades de los recursos naturales del planeta. ¿Qué país han salvado? ¿Cuál democracia han restituido sin destruir la nación/estado? ¿Cuál desarrollo han propiciado luego de su invasión, que no sea destrucción y saqueo? ¿Dónde están las reservas internacionales de Libia, las obras de arte de Iraq, la cultura palestina, el petróleo de Siria, la democracia afgana, la yemenita, el Líbano? Y pare de contar. Nuestra lucha hoy en día es para lograr un mundo pluripolar en el que todos podamos vivir.

Dice el refrán que "en el mundo de los ciegos el tuerto es rey" pero estemos claros en que lo que los ciegos, los cegatos y los que usan anteojos con lentes de cuero de cochino con las cerdas pa’ dentro no «pueden», ni «quieren» ver, es que enfrentamos una cruenta lucha y en ella no hay lugar para los pobres de corazón, para las mentes débiles, ni para los mojigatos (ni los que se hacen). Debemos reforzarnos con dos grandes fuerzas: esfuerzo y fe, ya que si nosotros ponemos todo nuestro esfuerzo, una centuria puede convertirse en un segundo. Y mientras damos todo, sólo con fe en lo que hacemos lograremos el éxito. Recuerden que los que ganan las guerras no sólo son los que están en el frente de batalla, sino también los que desde la retaguardia trabajan proveyendo la logística y sobre todo, el apoyo médico. Sólo con la participación unida de todos, se logrará la victoria. Como dijo el "Che": "Si no hay café para todos, no hay café para nadie".

Algo de lo que más afecta al venezolano de a pie es la economía, que, como decía Chávez, no se le puede dejar sólo a los economistas. Es algo que toca las fibras más íntimas del ser porque trata de los medios de adquirir los bienes de consumo que necesitas para subsistir. Toda la mercancía que nombremos cae en el ramo económico, desde un alfiler hasta una vivienda. De momento, y desde hace ya varios años, el poder adquisitivo que regula la calidad de vida del venezolano ha sido atacado ferozmente por quienes quieren doblegarnos. En ese lote incluyo las ratas y las culebras, ah y a los que por burusas traicionan hasta a su propia madre. Sin importar las decisiones que tome el gobierno, cualquier beneficio monetario que beneficie el ciudadano común es atacado para volverlo trizas, con la complicidad de gobiernos "y que" democráticos. ¡Ah, pero es culpa’e Nico! Los "radicales más chavistas que Chávez" hacen como los tres monitos para disculpar su falta de moral: no ven, no oyen, no hablan de la embestida imperial con la que nos asedian.

Indudablemente nuestra economía está amenazada de muerte por "el tío Trump y su pandilla" y lo más triste es que algunos sesudos no creen en el bloqueo aeromarítimo, en el robo de Citgo y Monómeros, de nuestro oro, de nuestras reservas en el banco de Inglaterra, y cuentas en otros banco europeos, que no nos permiten comprar alimentos y medicinas, así como otros bienes de necesidad básica. Estas son sólo algunas de las situaciones a las que se está enfrentando Nico, sin querer tapar las deficiencias y errores en que su gobierno haya incurrido. Pero de pana tengo que decir que a pesar de todo esto, Nico le sigue echando un camión… no se detiene… y trata de cumplir con lo mencionado por Chávez: dar la mayor suma de felicidad al pueblo. Y tú… ¿qué estás haciendo por la patria, que tanto te quejas y pides? Patria o muerte, ¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1015 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Economía