Entre sonidos estridentes y silencios sepulcrales

Al hombre, como especie animal, la naturaleza nos equipó de unos elementos que fungen de "detectores cerebrales" y por lo tanto "guías" fundamentales para la sobrevivencia en este, muy embrincado, territorio terráqueo. Ellos son los sentidos: la vista, el oído, el olfato, el tacto y el gusto. A partir de allí, y con la intuición podremos construir un "Mapa Orientador Psico-Social Colectivo" de nuestro entorno; que muchos lo llaman, sentido común,

En tiempo de guerra, ese mapa, debe ser un manual de uso diario; pues nos corresponde andar y desandar en "campos minados". Más, en una guerra no convencional donde muchas veces "no le vemos la cara al enemigo, aun cuando lo tenemos a nuestro lado"; cual TOPO actuando en SUB WAY, para aparecer y desaparecer, como: "mago experto".

Todo lo anterior, nos debe permitir explicarnos el cumplimientos de "predicciones" dadas y anunciadas por los "Videntes del Departamento de Estado de Estados Unidos" ; tales como: Venezuela padecerá sanciones económicas, hambre, black out eléctrico y de agua potable, hasta tanto su pueblo ",,,no reconozca al Presidente Auto elegido y financiado por "Trump and Co". ¡Claro ¡ esto son ESTRIDENTES SONIDOS que intenta sembrar, más que miedos: PAVOR, y gracias, a la difusión de la industria mediática internacional.

Por el contrario, el apoyo militar ruso y financiero de China, hacia el gobierno del Presidente Constitucional de Venezuela Nicolás Maduro Moros, pasan bajo la mesa al extremo de convertirse en SILENCIOS SEPULCRALES; pues al parecer este apoyo real, obligan al Departamento de Defensa a reprogramar las acciones sobre Venezuela. No es lo mismo "hacer guerras en territorios lejanos, que prender la mecha en el patio trasero de su casa" y mucho menos con pueblos rebeldes que NO APOYAN a sus "gobiernos auto elegidos"

Por ahora, los venezolanos "de a pié", vivimos a diario una realidad que nos obliga a dejar por necesidad la "economía especulativa y de pranes"construida desde Miami, y reforzada por Cúcuta; por otra ECONOMÍA REAL Y PRODUCTIVA, aún cuando incipiente y criticada como lo es: la agricultura aborigen del "Konuko". Los Comités Comunales de Productores de Alimentos en los barrios urbanos. Las Empresas Socialistas. Las Empresas Mixtas, y por qué no, la aceptación con agradecimiento la ayuda económica del Estado; que en Europa, los economistas los llaman Programas Sociales. Sin embargo cuando se dan en Venezuela, esos mismos sesudos economistas, los nombran "Programas Populistas e Ideologizantes".

Y todo esto, "Entre: Sonidos Estridentes y Silencios Sepulcrales".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 440 veces.



José Bernardo Arias Rondón


Visite el perfil de José Bernardo Arias Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a277581.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO