Chávez-David contra G8-Goliat

¿Por qué los ministros de Finanzas de las siete naciones más industrializadas del mundo, más Rusia (G8), se reunieron desde el viernes hasta el sábado pasado en San Petersburgo?

Según reportan los cables fue para debatir lo que llaman: “las crecientes amenazas que se ciernen sobre la economía global” (esto es: neoliberal), con Brasil entre los invitados al congreso.

Veamos el temario.

Entre los temas tratados estuvieron los elevados precios del petróleo, el comercio, la creciente debilidad del dólar y las dinámicas subidas de las tasas de interés, con sus posibles efectos perniciosos sobre el crecimiento de los países desarrollados.

Contrario a lo que mercadean en otras reuniones es claro que esta tertulia fue para trazar políticas en favor del mundo más activamente desarrollado.

El G8-Finanzas de San Petersburgo, invitó así a los ministros de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón, Canadá, y Rusia.

Pero también se hicieron casualmente presentes el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), y los presidentes del Banco Mundial y de la OCDE.

Pero a objeto de darle mayor fuerza y legitimidad a los acuerdos, Rusia además invitó a este G8-Finanzas a representantes de Brasil, India, China, Corea del Sur, Australia y Nigeria para que participaran en discusiones previamente “estipuladas”.

Brasil y otros países “emergentes” fueron invitados para "centrar el debate" en la globalización y el proteccionismo, tal como lo programó el ministro británico de Finanzas, Gordon Brown.

Pero el punto neurálgico tratado fue buscar “superar el bloqueo del comercio mundial", para procurar solventar las atascadas negociaciones sobre la Ronda de Doha en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Según dijo muy claro el ministro -aspirante a suceder al primer ministro Tony Blair- "el G8 y Europa deben mostrar el camino, superando los desafíos que plantea la globalización, confeccionando una agenda para concluir las negociaciones comerciales".

No es casual que el G8-Finanzas se llevara a efecto apenas 24 horas después de que el Banco Central Europeo (BCE) elevara por tercera vez en seis meses su principal tasa de interés, en los 12 países que integran la zona euro.

El fantasma de la inflación --alimentada por un carburante muy caro-- está incitando una reacción de los bancos centrales que, en África, Asia o a ambos lados del Atlántico, pretenden "refrigerar" la situación, el pasado elevando las tasas.

Muy a pesar de la insurgencia de diferentes movimientos sociales en diferentes partes del mundo, muchos líderes pudieran estar comprando la aplicación de medidas de ajuste de tercera o cuarta generación para sus respectivos países. Si no ¿para qué se reúnen los ocho pesos pesados del planeta?

Mientras las agendas alter mundialistas se fragilizan en cientos (o tal vez miles) de planes aislados y muchas veces quiméricos, las 8 mayores economías se juntan para acordar (y sinergizar) agendas comunes.

¿Cómo nos van a afectar a los países del Tercer Mundo este conjunto (en su mayor parte velado) de decisiones?

Más aun, ¿es posible continuar postergando “formatear” (Chávez dixit) mecanismos de integración como Mercosur?

Interesante que, al tiempo que se demoniza (por peligrosos para el mundo) la reciente proximidad entre dos pesos mosca como son Venezuela y Ecuador, se celebra la alianza de las economías de los 8 pesos super-pesados, es decir: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón, Canadá, y Rusia.

A lo que parecen querer incorporar ahora a grandes economías del tercer mundo que, además concentran gran parte de la población mundial, como Brasil, India, China, Corea del Sur, Australia y Nigeria.

Al poder le ocurre como al nogal: no deja crecer nada bajo su sombra, apuntaba Antonio Gala.

Pero un viejo sabio llamado Lucio Anneo Séneca repetía: “ Nadie ha conservado jamás largo tiempo un poder ejercido con la violencia”.

Y es que poder es otra cosa. Un medio para crear dicha, prosperidad, bonanza. Esta es la diferencia que quieren introducir a la agenda mundial líderes como, por ejemplo, Hugo Chávez y Evo Morales.

Y no usura.

Menos aun, usura global.

Porque, como gustaba decir a Fray Luis De León: “ Para hacer mal cualquiera es poderoso”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3419 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: