Quinto malo

El Cóndor quiere remontar vuelo en Nuestramérica

El periodista estadounidense, John Dinges, en el capítulo cuarto de su libro Operación Cóndor, una década de terrorismo internacional en el Cono Sur, introduce su tema "Revolución durante la contrarrevolución", con un epígrafe del Memorándum de la CIA, que reza así: "Lo que ha motivado que últimamente se intensifique la colaboración entre los funcionarios de seguridad de América del Sur es el miedo a que se unan los grupos guerrilleros esparcidos en la región".

"Detener el avance del comunismo", es el argumento esgrimido por muchas décadas en todo el planeta. Nuestramérica no es la excepción. Estados Unidos, su Departamento de Estado y la CIA se han ocupado de aplicar las recetas "persuasivas" y violentas para detener procesos como el de la construcción pacífica y democrática del socialismo, en Chile, y las revoluciones que han representado "una posibilidad tangible para millones de personas", tal como lo expresa Dinges en su investigación.

Es por eso que despliegan la denominada Operación Cóndor, por la que articulan acciones de todo tipo: mediáticas, de desabastecimiento prolongado, de infiltración y división en las filas revolucionarias y progresistas, paros acciones foquistas de agitación de calle y, finalmente, la confabulación militar armada, luego de convencer y comprar al oficial apátrida, Augusto Pinochet, quien comanda el derrocamiento del presidente constitucional chileno, Salvador Allende y la consumación del genocidio que estabiliza la dictadura pinochetista por un par de décadas. "Sería imposible exagerar el clima de terror impuesto en Chile por los militares después del 11 de septiembre de 1973", señala el periodista Dinges, quien añade: "Pinochet no hizo ningún intento de ocultar la brutalidad de la contrarrevolución que lideraba".

La detallada y sistemática investigación periodística de John Dinges, un ciudadano estadounidense, investigador e "imparcial", nunca hace aspavientos de izquierdismos ni parcialidades. Quizá por ello, cobra vigencia en la Venezuela de hoy, el estudio de los fenómenos pregolpistas contenidos en la Operación Cóndor, una estrategia que ya se había ensayado teniendo a Venezuela como laboratorio en la década de los 60, y que luego se formaliza en Chile, Argentina, Uruguay y otros países del llamado Cono Sur, para contener la revolución de los pueblos.

Robert Scherrer, un agente del FBI en Argentina (citado por John Dinges en su libro), define a la Operación Cóndor como "el nombre en código de la recopilación, intercambio y almacenamiento de datos de inteligencia (militar) sobre personas (calificadas de adversarios políticos), recientemente establecida entre los servicios que a ella cooperan con el fin de eliminar a (sus adversarios políticos) en estos países".

Es la misma y reiterada práctica del imperio, que hoy vuelve a desplegarse coordinadamente, en un claro intento por remontar el vuelo en Nuestramérica. Argentina, Venezuela y Bolivia muestran los primeros síntomas de sus reiteradas acciones. Por eso, bajar la guardia, distraerse, dejarse vencer por el burocratismo y todas las tentaciones de corrupción, es una manera de dejarle fácil el terreno libre a la contrarrevolución.

Vigilar, perseverar, luchar y vencer es nuestro compromiso Bolivariano y Chavista. No hay otra opción.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1281 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a223578.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO