Un par de bombas gringas no son malas

Mi reflexión no pretende hacer apología de la guerra, mucho menos jugar con metáforas sangrientas sobre bombas o balas que atraviesan cabezas huecas y producen infames chasquidos. Sin autoproclamarme Lord ni heterodoxo, creo inoportuno echar más leña al fuego de la polarización  con crueldades verbales que se disfrazan de chiste.
 
Si los gringos nos invaden, tengo fe que reuniremos suficientes patriotas para defender nuestro territorio, inspirados estaremos en nuestra ancestralidad indígena guerrera, el sacrificio heroico de Hugo Chávez y sobre todo que nuestro humilde pueblo obrero solo podrá optar por luchar dignamente y jamás sobrevivir bajo esclavitud. 
 
Por eso digo: Obama ¡dale play! "un par de bombas gringas no son malas", porque si caen en nuestras tierras, rápidamente saldrán huyendo los que si tienen desde hace tiempo su fuga preparada. Se van con guayaberas rojas de fino lino cortado compradas en Panamá. Se van con guayas de oro 24 kilates en sus cuellos. En otras tierras del mundo les esperan casas que ya compraron a nombre de testaferros y cuentas bancarias repletas de miles o millones de petro dólares preferenciales, quizás una porción de los 20 millardos perdidos que Dios nos dio o que más bien Cadivi, Sicad y Simadi les dio a ellos. En fin, Dios proveerá. 
 
Es más facil intentar una revolución sin manzanas podridas, es más factible realizar el socialismo sin funcionarios corruptos y burócratas nepóticos, es más factible desarrollar la producción nacional sin ladrones que se lucren con las importaciones y es más probable derrotar la pobreza sin populistas ni nuevos ricos que se devoran toneladas de cambures mientras le tiran las conchas al pueblo que tanto desprecian.
 
Tengo certeza que esos bandidos infiltrados no van a luchar, ellos no tienen cojones. Son gente de muchas palabras pero muy pocas acciones. Afortunadamente son pocos aunque ya han robado mucho. 
 
Esos pillos caben en un sólo autobús, no sé si en el "autobús del progreso" o si en el otro. Son los mismos que condenan al chavismo de a pie que los critica. Por eso insisto, "un par de bombas gringas no son malas" para purgar a la patria de esos parásitos y que se vayan bien lejos de Venezuela. Que empiecen a gozar ese exilio dorado que ya tienen preparado luego de raspar la olla. 
 
Ya sin franelas de Chávez, ni Che Guevara, ni Fidel, seguramente manden una despedida a la nación a través de un canal de fantasía. Y finalmente, por la ventana del avión con su feliz destino a Miami, Pekin o Andorra, nos pintarán una paloma de la paz diciendo adiós a quienes nos quedaremos peleando en guerrillas contra el imperio invasor. Tal vez después de la masacre, sea más corto el camino al socialismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3777 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: