Quinto Malo

El Pentágono sube los pasajes en Venezuela

En realidad el responsable directo de la vocería para anunciar los aumentos de pasajes en el transporte terrestre es el señor Barack Obama. No es un chiste. Tampoco es una exageración. El Pentágono y Barack Obama, como presidente del Estado terrorista imperial, han asumido desestabilizar a Venezuela. Sus acciones no están reducidas a las acciones grandes, con bombarderos y muertes incluidas. También la desestabilización desde lo pequeño es responsabilidad directa de organismos como la CIA y NSA.

Es por ello que uno entiende que, luego de que las instituciones venezolanas a las que compete (alcaldías y concejos municipales), decretaran y publicaran en las respectivas gacetas oficiales los precios de incrementos en los pasajes del transporte terrestre en manos de extraños negociantes con las necesidades colectivas de usuarias y usuarios del mencionado "servicio", se hayan impuesto tarifas muy superiores a las acordadas.

Se procura crear descontento. Desde los laboratorios de desestabilización establecidos por el Pentágono, intentan crear un "sacudón2" un "caracazo2", in vitro, que tenga las mismas características de aquel de 1989, con gente incluida en las calles y en los saqueos pero "controlables" por los laboratoristas gringodesestabilizadores que trabajan junto a la CIA y el NSA y que han obtenido relativos éxitos en Irak, Afganistan, Egipto y Honduras, por nombrar solo algunos países.

Recuerdan los aparatos del Pentágono que el 27 de febrero de 1989 detonó en Guarenas, Guatire y Caracas, como producto de un abrupto y exagerado aumento de los pasajes del transporte terrestre, como parte de un paquete de medidas neoliberales que incluían incrementos en los precios de la gasolina. Olvidan los mismos sabios laboratoristas que el cuadro de privatizaciones, desmejoras en la calidad de vida y ausencia de políticas sociales de entonces, apretaban el cinturón en los pantalones del pueblo pobre, mientras holgaban el de los pocos burgueses que tenían acceso exclusivo al "disfrute" del engorde. Y que aquello no tiene nada que ver con el presente, en el que nuestros gobiernos bolivarianos y chavistas, adelantan para todo el pueblo la mayor suma de felicidad.

Por eso, quienes desde el imperio estadounidense pretenden detener y devolver los procesos revolucionarios iniciados en Venezuela y por toda Nuestramérica bajo los signos bolivariano y chavista en el ideario que les motiva, ensayan desesperados, las colas en los supermercados y superfarmacias, el secuestro de productos básicos de alimentación y salud, la proliferación de la mendicidad y el incremento desproporcionado en los precios del transporte.

Las autoridades acordaron aumentos de hasta un 40 por ciento en los pasajes de transporte interurbano, aplicable en dos partes: una para comienzos del mes de marzo (la mitad del 40%) y la otra para el mes de agosto de 2015. Algunas líneas, especialmente de las que intercambian con la ciudad de Caracas desde las llamadas "ciudades dormitorios" decidieron aumentar hasta en más del 100 por ciento de la tarifa acordada, en el primer mes fijado para el aumento (marzo), jugando al estallido social, provocando, actuando groseramente, modificando las tarifas de las gacetas a su conveniencia y diciendo a sus pasajeros que "o lo toman o lo dejan".

Este fenómeno de los pasajes y su manipulación no está aislado de otros en otras áreas de sensibilidad social y económica para las grandes mayorías trabajadoras y pobres del país. Por eso, no es ninguna exageración, afirmar que Barack Obama, El Pentágono, la CIA y el NSA están detrás de todos los detallitos que forman parte de la guerra desatada contra nuestro país, contra el pueblo venezolano, contra la Revolución Bolivariana y Chavista y contra el gobierno que preside el camarada Nicolás Maduro, heredero del legado y el liderazgo de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez.

Lo que está en juego, entonces, en esta guerra decretada desde el imperio, no es el detalle, no son las partecitas sino el todo. Está en juego la patria libre y soberana. Está en juego la paz. Está en juego nuestro camino hacia la independencia definitiva. Está en juego la posibilidad cierta de la Patria socialista. Y, en nuestro compromiso, como en el de los jóvenes victoriosos del 12 de febrero, con José Félix Ribas a la cabeza, "no podemos optar entre morir o vencer. ¡Necesario es vencer!"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a204310.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO