¡Ave, Obama, morituri te salutant!

La anterior expresión la atribuyen, algunos expertos, a los delincuentes condenados a muertes quienes, antes de morir crucificado, le gritaban al emperador o César, "los que vamos a morir te saludan" (traducción del latín al lenguaje criollo). Otros, no menos versados, le adjudican la frase a los gladiadores, quienes a manera de saludo enaltecían al César de turno presente en las cruentas gestas. Como me da la impresión que la época de los egregios gobernantes no ha culminado, por esta razón me permito inclinarme ante el moderno "imperator", con una salutación acorde con su "hidalga dignidad": ¡Ave, Obama, los que vamos a morir te saludamos".

No me cabe duda que la época de los imperio no ha culminado, aunque está en franca decadencia. No soy taumaturgo y soy incapaz de predecir en cuánto tiempo desaparecerá el despotismo yanqui. El imperio persa se mantuvo por 230 años, el británico por 348 años, el colonial francés 355 años, el español 406 años, el otomano 461 años, el imperio romano 717 años y el bizantino 1123 años. Ciertamente, el que más conoce el mundo occidental es el imperio romano, dado que Hollywood se encargó de difundir las atrocidades de este gobierno despótico, nada diferente con lo que al presente estamos viviendo con el imperio yanqui y su nuevo César, el "imperator" Obama.

Existe un refrán archiconocido: "todos los caminos conducen a Roma". Esto no se refiere, en ningún modo, a las rutas turísticas, tal sentencia revela la existencia de vías trazadas desde las provincias romanas de Europa, Asia y África conquistadas a "manu militari", para trasladar hasta la metrópolis los tributos y los productos robados "para la gloria de Roma". En la actualidad estos derroteros son virtuales, cibernéticos, para que el usufructo de los capitales, basado en la explotación y la nueva esclavitud (las maquilas), de las empresas transnacionales ubicadas en numerosos países, regresen a los EEUU, para la gloria del Pentágono.

Los procedimientos del imperio no han cambiado en nada y por lo tanto el nuevo absolutismo que intente dominar el mundo le tocará su período de decadencia y desaparición, tal como ocurrió con los señalados en los párrafos anteriores. Si cabe alguna duda del comportamiento imperial del gran "imperator" Obama, el premio Nobel de la paz y la esperanza blanca de los pueblos arios, veamos algunas "particularidades":

El gobierno de EEUU aplica sanciones a otros estados; bloquea económicamente a otros países; invade y bombardea "de forma humanitaria" a otras regiones del planeta para que sus grandes corporaciones se apoderen de los recursos renovables y no renovables; posee entre 700 a 800 base militares esparcidas entre 130 países; secuestra las finanzas de otros estados depositados en sus bancos; contrata y entrena mercenarios (tal como lo hizo el Imperio Romano) para atacar y sojuzgar a otras naciones; financia y arma a los terroristas para debilitar gobiernos adversos a la política norteamericana; espía a través de dispositivos de alta tecnología a los líderes de los países asociados y a los no aliados; posee cárceles ilegales en varios países amigos del imperio yanqui en donde se practica la tortura; en el imperio existe organismos (USAID) para financiar la desestabilización de gobiernos progresistas y democráticos; asesina a líderes y gobernantes que rechazan la política económica y militar de USA; derroca gobiernos democráticos; interviene descaradamente en la política de países extranjeros; se entremete en juicios internacionales para favorecer las empresa norteamericanas; no obedece a los acuerdos emanados de los organismos internacionales (ONU); la nación de mayor consumo de drogas y en donde se hacen los mejores negocios con el dinero proveniente de los narcóticos, certifica o no (sin pruebas) a otras naciones por producir y permitir el tráfico de tales estupefacientes; una nación que viola los derechos humanos, tanto adentro como fuera de sus fronteras, crítica a otros países por la violación de los derechos humanos; impone un modelo de vida en el planeta a través de la televisión, redes sociales, prensa escrita y hablada, compañías editoras y posee verdaderos emporios financieros encargados de la producción de películas alienantes que realzan un modelo de vida basado en el consumismo; es la nación con el mayor presupuestos para la fabricación de armas; chantajea a las naciones con menos recursos con los prestamos financieros en su intento de desarrollo; es el país que ha intervenido en la mayoría de las guerras del planeta…Pareciera que olvido muchos tópicos, a pesar de todo, los descritos me permiten endosarle a Obama, el título de gran "imperator".

Pero los imperios decaen y para eso voy a utilizar un nuevo aforismo: "no hay mal que dure cien años y cuerpo que lo resista". El imperio yanqui se reciente, vemos como continuamente los habitantes de USA y los de sus países aliados sienten que sus derechos de gentes son pisoteados por los títeres impuestos por la mal llamada democracia representativa; son frecuentes violaciones inauditas de las palabras (oferta electorales) y de las fe juradas; los tratados internacionales no son respetados, como si fueran cosas de juegos; son reiteradas la matanzas en masa de las poblaciones de los pueblos invadidos en sus incursiones aéreas y terrestres; el nombre del ejército norteamericano es arrastrado por el lodo, dado su desprestigio en el ámbito mundial. Los gobernantes de EEUU declaran la guerra o la paz sin importar las decisiones de su congreso y tampoco toma en cuenta los acuerdos emanados de la ONU. Basta cualquier ocasión insignificante, por ejemplo, que el gobernante de turno piense que los intereses de USA están en peligro (guerra preventiva), para la desobediencia de tratados internacionales. Imposible negar que el los gobernantes de EEUU son criminalmente tolerantes con los especuladores mercantiles de las trasnacionales financieras, siempre hambrientos de más dinero. Además, los presidentes de los estados aliados de EEUU, como si fueran provincias gringas, violan la ley descaradamente y sin freno alguno para defender intereses foráneos. El imperio yanqui necesita del ejército estadunidense y de mercenarios para invadir naciones enteras para destruirlas y apoderarse de sus materias primas o simplemente, porque les hace competencia. De etas manera son sacrificados pueblos enteros y son atacadas ciudades en esplendor de los estados, no para conquistarle militarmente, únicamente para satisfacer la barbarie mil veces más infame: la de la ambición mercantil. Es evidente que en el imperio yanqui hay una mezcla de corrupción y maldad que lo están conduciendo fatalmente hacia la ruina. Todo lo anterior fueron las causas del derrumbe y la caída del Imperio Romano y tal como lo apreciamos, en más de cien años que tiene el imperio gringo aquellas abominaciones se hacen más frecuentes y reiteradas.

Como afirmé anteriormente, no hay cuerpo ni pueblo que resista tales situaciones graves. Las poblaciones se han dado cuenta de los engaños y cada día se hacen más exigentes; todos aspiran que se reconozca la soberanía de los estados y a los "sin nada" no le basta que un candidato les estreche la mano cada cinco o seis años; las misma época cuando los burgueses de pacotilla se precipitan hacia esta ruta electoral para mendigar un cargo en el gobierno para luego aprovecharse de este. Es la época en la cual el candidato se prosterna ante los dueños del capital, sin importarle la humillación de presentarse en la plaza pública, intentando parecer alegre y complaciente ante las masas prometiendo hacer grande reformas que nunca realizará. De esta forma suplica con bajeza los favores del populacho, para que una vez instalado en el poder defienda los intereses de los poderosos. Por fortuna aquellos tiempos se están acabando y con el, el imperio que mantienes tales regímenes.

EEUU es la Roma de los tiempos modernos, ofrece lamentables espectáculos como son los múltiples abusos enlazados unos a otros y provenientes de una oligarquía financiera completamente degenerada que dirige una democracia carcomida en su germen. En USA no hay gobierno ni oposición, lo que existe es una lucha de sombras entre traficantes de sueños e hipócritas; un lugar donde la gangrena política ha penetrado por doquiera, y la nulidad de sus líderes es igual en ambas tendencias. Una vez en el poder, lo mismo que en la oposición, ninguno de los dos partidos tienen un plan ni un pensamiento político que pueden ayudar a su pueblo a salir del abandono en el que estás sumidos desde hace siglos. En el fondo se acomodan entre si, tanto y también que se encuentran constantemente en los mismos medios y se identifican con los mismos intereses. Así fue como se dio inicio a la decadencia y fin del Imperio Romano y de seguro, próximamente la del yanqui. A pesar de todo: ¡Ave, Obama, morituri te salutant! gritan los niños de Siria, Ucrania, Afganistán, Libia e Irak condenados a muerte.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1405 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a200492.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO