Washington sofoca la verdad con las mentiras

¿Los propagandistas occidentales engañarán a alguien aparte de si mismos?

La última ridiculez que salió de Ucrania, la Unión Europea y Washington es que la ayuda humanitaria que Rusia y la Cruz Roja Internacional están enviando a los antiguos territorios rusos que componen la Ucrania oriental, es una estratagema, un engaño, un pretexto para la invasión de Ucrania por fuerzas rusas. Semejante absurda mentira nos informa que los propagandistas occidentales no tienen respeto alguno por la inteligencia de los pueblos occidentales.

Hasta un idiota debería entender que si Rusia quiere enviar fuerzas militares a Ucrania, no necesitaría ningún pretexto para hacerlo y mucho menos en una acción conjunta con la Cruz Roja Internacional. El oriente de Ucrania, siguiendo el liderazgo de Crimea, ya ha votado ambos aspectos, la independencia de Kiev y a favor de la reunificación con Rusia. Si Rusia necesitara una excusa, las decisiones que tomaron los ucranianos orientales hace meses serían suficientes. Pero Rusia no necesita ninguna excusa para impedir que la población rusa sea masacrada por los secuaces de Washington como lo están haciendo con los palestinos en Gaza.

A través de su tranquilidad el gobierno ruso le está brindando a los vasallos de Washington en Europa tiempo para comprender que el problema es Washington y no Rusia y que Washington intenta que el costo de su conflicto con Rusia recaiga sobre los europeos.

La oposición de Washington, de los vasallos de Washington y de los secuaces de Washington en Kiev al ingreso de ayuda humanitaria se debe al desesperado intento de Occidente de mantener al mundo ignorante acerca de la masiva destrucción ocasionada por Washington y sus secuaces de vidas humanas, viviendas e infraestructuras en aquellos ex territorios rusos que son directamente amenazados por los extremistas rusófobos que Washington ha instalado en el poder en Kiev.

La alcahueta prensa occidental ha sumado así un nuevo fracaso a su lamentable historia al negarse a informar sobre las atrocidades que se cometen contra un pueblo que no ve ningún futuro para si en un país gobernado por delincuentes asesinos rusófobos instalados en el poder por Washington.

Los dementes generales de la OTAN, el jefe del Pentágono y algunos senadores norteamericanos están diseminando la histeria en torno a una inminente invasión rusa no solo contra Ucrania sino contra los países bálticos, Polonia y en verdad a toda Europa. Esta histeria está abarcando a todo el Occidente a pesar de que no existen en lo absoluto evidencias de preparativos de parte de Rusia ni motivos para tales invasiones. La mentira que está siendo divulgada por Washington agrega que Putin intenta reconstituir el Imperio Soviético. Este es el mismo Putin que tuvo la ex provincia rusa de Georgia en sus manos pero que la dejó ir.

La propaganda de Washington sigue trabajando. Sondeos de opinión revelan que una mayoría de norteamericanos, quienes deberían haber despertado luego de habérseles mentido acerca de Afganistán, Irak, Somalia, Libia, Siria e Irán, una vez más, en su infinita credulidad, han caído víctimas de la propaganda y consideran a Rusia como una amenaza.

Entre la población norteamericana mal informada y sometida a la propaganda, la orden del día es "¿Cómo vamos a detener a los rusos? Es así como el corrupto y engañoso régimen de Obama prepara a los norteamericanos para la guerra.

La esperanza de paz sería que las contra sanciones rusas, en respuesta a las sanciones contra Rusia que Washington forzó a sus vasallos europeos a implementar, terminarán cayendo sobre los alucinados contribuyentes norteamericanos. El gobierno polaco ha exigido a Washington que compre las manzanas y otros productos agrícolas que el mismo Washington ha hecho imposible que Polonia venda a Rusia. Ya que Polonia fue escogida por Washington para la instalación de una base misilística que apunte hacia Rusia, el gobierno polaco tiene influencia. Una vez que Washington ceda ante Polonia, deberá enfrentar exigencias similares de países duramente golpeados como Grecia y Austria y del resto de Europa para compensar a los europeos por los costos de las sanciones que Washington ha impuesto sobre sus avasalladas poblaciones.

El fraude que Estados Unidos trata de perpetuar en el mundo durante el siglo XXI es extraordinario. En la historia jamás se había visto nada comparable. No se trata solo de los fraudes cometidos durante las numerosas guerras como las de Afganistán, Irak, Somalia, Siria, Ucrania y casi en Irán y las ilegales acciones militares cometidas por Washington dentro de las fronteras de Paquistán y Yemen, pero también de los enormes fraudes financieros perpetrados en el mundo. Entre los costos de los fraudes cometidos por Wall Street está la crisis de la deuda europea, las violaciones a la soberanía nacional de los países europeos a través de los rescates financieros del Fondo Monetario Internacional de las deudas soberanas y el empobrecimiento de los países "rescatados" tales como Grecia, Italia, España, Portugal e Irlanda junto con los de la Europa Oriental.

Algún día los europeos despertarán. Cuando lo hagan, se darán cuenta que Washington no hace nada a favor de ellos, excepto protegerlos contra la inexistente "amenaza rusa," al tiempo que les descarga dramáticos costos utilizándolos como reclutas en las guerras de Washington por la hegemonía en el mundo. Más temprano que tarde los europeos se darán cuenta que este papel que les ha sido asignado por Washington no favorece sus intereses y que conduce directamente a la III Guerra Mundial donde los europeos serán las primeras bajas.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org

Traducción desde el inglés por

Strategic Culture Foundation Sergio R. Anacona

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2834 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter