A Estados Unidos le duro poco el entretenimiento Corea del Norte, la realidad está en el Golfo Pérsico

Molesta a Pyongyang las maniobras militares conjuntas EEUU-Corea del Sur, cada vez Que la ONU, Unión Europea, Washington, sancionan a los norcoreanos por su programa nuclear, es una provocación global que recurre a la propagación de falsos rumores utilizando la dinamita de los medios de información para explotar con desinformación lo que pasa en Corea del Norte, Irán, Venezuela, pretenden aplastar a todo aquel que no se someta a su arbitrariedad.

Las amenazas de guerra entre las dos coreas desde 1953 son manipuladas por Washington, con ese entretenimiento han desvirtuado la mutua penetración que realizan las industrias petroleras y químicas fundamentales para los monopolios energéticos que sostienen al imperialismo como policía mundial controlando el 80% del comercio mundial con el dólar; 75 trillones (2012) produjo el mundo con el transporte, banca, materias primas, minería, seguros, armas, y en el mundo de lo no material cine, teatro, TV, periódico, radio, ciencia y tecnología, también tienen la hegemonía con su arma principal la publicidad, cara y onerosa persigue el consumismo para sostener el sistema globalizándolo.

EEUU es adicto al petróleo 20 millones de barriles diarios requieren para sostener su desbocada vida, produce entre 5 y 6 millones de barriles por día y espera llegar en los próximos años a producir entre 9 y 12 millones de barriles diarios, esa producción le otorgaría la seguridad energética, incluso, podría exportar petróleo y gas, pero, este no es el dato clave.

Las reservas de los países productores de petróleo no son datos estáticos para EEUU, representa un enorme valor político para controlar enormes áreas del planeta con el cuento de su seguridad nacional y la de sus aliados, así, las reservas, la producción petrolera no solo representan cálculos matemáticos, es mucho más que eso, son cálculos geoestratégicos para situar nuevas políticas en el Medio Oriente, Golfo Pérsico y América Latina.

Desde la provocada guerra civil libia, fuerzas especiales aliadas han participado en combate en Siria teniendo como sus centros de operaciones a Turquía y Jordania, hoy, abiertamente los jordanos se declararon aliados de EEUU, anunciando maniobras militares conjuntas, en este país se encuentran los Ranger, fuerza Delta, Seals, que van y vienen desde Siria.

Arabia Saudita, Qatar, EAU, son los financistas de las fuerzas mercenarias que combatieron en Libia y hoy la hacen en Siria, algunos de ellos provocaron caos en el Norte de África para provocar cambios en los gobiernos de esos países. Estos aliados de EEUU cumplieron con su parte del trato, ahora, buscan un rol más protagónico como aliados en el Golfo Pérsico y en el Medio oriente, pero, para que eso se produzca tiene que desaparecer Ahmadinejad.

Una vez asesinados Saddam, Kadafi, falta Ahmadinejad, tan valioso para asesinarlo como Osama Bin Laden, ellos, islamistas radicales ya no están, sin embargo, continúan con el cuento del fundamentalismo que requiere una nueva guerra contra Irán para salvar al mundo de los proyectos terroristas, con ese ataque, llevarían la crisis económica a la energética y de precios en los mercados de materias primas ante el repunte de América Latina, de los países BRICS y de las economías emergentes cuya producción de 27 trillones de dólares (2012) lo convierte en un motor de la economía mundial con un 37% de lo que el mundo produce gracias a la venta de los comodities.

Tarde o temprano tenía que terminar el desproporcionado cuento de una guerra nuclear en la Península coreana que por dos meses entretuvo al mundo. Desaparecida esa publicidad la presión recae sobre El Golfo Pérsico, verdadero problema para EEUU, Israel, Arabia saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Irak e Irán, Omán, Bahréin, excepto EEUU e Israel, el resto son países que bordean el Golfo pérsico en sus 1.000 kilómetros de extensión que tiene desde Falo (Irak) hasta su desembocadura en el Golfo de Omán, su anchura máxima de 350 kilómetros desde Jask (Irán) hasta Fujairah en los EAU, cerrándose en 100 Kilómetros en el estrecho de Ormuz, dominado por Irán y los EAU.

Estos países son miembros del cartel de la OPEP con una producción diaria de 19.000.000 de barriles de petróleo día, último semestre del 2012, a un precio que oscila entre los 90 y los 100 dólares el barril por ser un crudo liviano entre los 35 y 40 grados, obtienen unos 1.800 millones de dólares diarios.

Sus reservas recuperadas oscilan en unos 800.000 millones de barriles de petróleo más o menos para 100 años a la tasa actual de producción sin considerar la producción de gas natural.

Las reservas de petróleo, la producción diaria saudí y el precio del barril son altamente especulativas. Arabia saudita se convirtió en el abastecedor de petróleo que a EEUU y a Europa les haga falta por sus guerras en Irak, Libia o por las sanciones económicas-energéticas a Irán.

Los 100 kilómetros de ancho del estrecho de Ormuz, es el talón de Aquiles para estos satélites de EEUU que producen el 69% de la producción de la OPEP. En caso de un ataque a Irán, estos responderían eliminando las estaciones de producción, refinerías, petroquímicas, oleoductos, de estos 6 países que comparten la ribera del Golfo Pérsico.

Con estos parámetros los países industrializados consumirían sus reservas por lo que la crisis se trasladaría a otro nivel por la importancia que tendrían los países productores de petróleo de América Latina, con Colombia y México los estadounidenses no tendrían problema, con Brasil se producirían negociaciones no así con Ecuador y Venezuela, que impondrían sus condiciones soberanas de dignidad y respeto a su política.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6567 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: