PDVSA deja muda a la Mud

La oposición y sus medios quedaron desnudos y en descampado ante la sanción que Estados Unidos impuso a nuestra industria petrolera. En la Asamblea Nacional, sus desorientados diputados votaron en contra del acuerdo en defensa de PDVSA y la soberanía. El señor Castillo, de Globovisión, hacía esfuerzos sobrehumanos para “suavizar” la injerencia imperial que los mismos gringos no querían suavizar. La gran prensa editorializó “explicando” por qué nos merecíamos el castigo de la primera potencia del planeta. Los “expertos” de siempre aparecieron en la pantalla para hacer entender a los venezolanos que la agresión imperial era justa.

 Veinticuatro horas después, les sobrevino un atípico ataque de “patriotismo”, con efecto retardado. La reacción del pueblo venezolano les hizo ver que andaban descaminados. El mismo diputado de la Mud que en la Asamblea se burló porque “vivimos de los billetes verdes”, apareció al día siguiente “condenando” tibiamente la sanción en nombre de la mesa. Un Capriles Radonsky irreconocible casi que lanza el desgarrado grito de “yanqui go home”. Petkoff se volvió diplomático y matizó que la medida “viola claramente el régimen internacional de relaciones y la propia carta de las Naciones Unidas”, no friegue.

 El imperio puso en evidencia lo que se debate en Venezuela, dos visiones de país y de futuro. Una concepción independiente y soberana y otra sumisa y entreguista. La oposición el primer día de la noticia estuvo desconcertada y, el segundo, despechada con el imperio por agarrarla de sorpresa. Los gringos debieron avisarle que aplicarían esa sanción a PDVSA. Así los dirigentes de la Mud hubieran preparado su respuesta, con algo de dignidad. Nada les costaba a los imperialistas hacerlo, sobre todo cuando existen inmejorables canales de comunicación entre los “socios”. Los jefes oposicionistas, al fin y al cabo, viajan semanalmente a Washington y Miami. ¿Qué les costaba?                                                

 En la Asamblea Nacional estuve observando rostros y silencios, rubores y vergüenzas. A un viejo socialdemócrata se le revolvió algún remoto gen nacionalista y propuso aprobar el acuerdo “en defensa de nuestra industria petrolera”. La ultraderecha que lo acompaña en la Mud lo fulminó y desautorizó. Quienes alguna vez militaron en la izquierda interrogaban al techo o al piso, buscándose algo o nada en la barbilla. Un ex socialista salió al baño y otro a beber agua y “ya venimos”, pero nunca regresaron.  El ambiente en la bancada opositora era embarazoso, pesado, repentinamente diurético.

 Allí había gente que quiso estrangular y destruir PDVSA, en el misérrimo sabotaje petrolero de 2002. Personas felices con la sanción contra Venezuela. Saboreaban en silencio una enfermiza venganza. Imaginaban una escalada de medidas más drásticas, pero debían mantener el disimulo. La mesa obliga. Hubo oradores que jamás en su vida tuvieron un mejor momento para callar. No lo hicieron. 24 horas después descubrieron que “PDVSA es nuestra” y “todos somos venezolanos”. Es algo extraño eso de ser “patriota” con efecto retardado.  El cambio lo provocó la mirada de cada hombre o mujer de pueblo que encontraron en los caminos, en las calles, en los mercados. El grito de “PDVSA se respeta” les perforó los tímpanos. El “patriotismo” calculado quedó al desnudo. Los partidos, precandidatos y ONG financiados desde el norte siguen con la cabeza metida en un pozo, no precisamente de petróleo.  

P.S: Tres rectores salvaron su voto en un acuerdo de apoyo a PDVSA aprobado por el Consejo Nacional de Universidades. Estos patriotas fueron los rectores de la Universidad Simón Bolívar, Universidad de Carabobo y Universidad Católica Andrés Bello. ¡Increíble!   

earlejh@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3802 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo