Principios y Valores del Eco-Socialismo

En el  histórico e inmediato reto, que todos los venezolanos debiésemos asumir, se orienta en  apuntar, debatir y discernir ¿cuáles debiesen ser las prioridades para una transición eco-socialista, participativa y ética hacia esa nueva sociedad posible? Para ello debemos orientar un sur, una visión o algunos principios y valores, los cuales  nos permitan encontrar razones o verdades fundamentales que han de regir la propuesta en discusión.

            En las argumentadas diferencias que nuestro apreciado amigo, Jorge Riechmann (JR) elabora en su texto de Biomímesis (2006), entre Eco-Capitalismo y Eco-socialismo, él introduce seis principios de la sustentabilidad, que debiesen en alguna medida orientar el despliegue del Eco-socialismo. A estos y apuntando a nuestra realidad nacional, consideramos adecuado encontrar en ellos, complementariedades y reciprocidades, en los que se han presentado en el texto de Venezuela Eco-socialista un Debate Pendiente(VEDP) (Núñez,  2010 ). 

            En VEDP el primer principio tiene que ver, con “ la aplicación de la ley del menor esfuerzo” . Utilizada entre nuestras civilizaciones originarias, se valora como el poco o mínimo esfuerzo invertido, haciendo el menor uso de nuestros recursos naturales y obteniendo el mayor número de beneficios sociales para nuestras comunidades. Acá el principio que valora JR, es el de “auto-contención” o “auto-limitación”, de las sociedades humanas, que se podría concebir en (términos de economía política). Se trata de diseñar estrategias de gestión de la demanda para no superar los limites de la sustentabilidad de los recursos naturales, preservando al mismo tiempo, todo lo posible la libertad de opción. En el eco-socialismo en definitiva, la economía es la gestión de la demanda, no la gestión de la oferta. 

            Un segundo principio presentado en el VEDP, valora, el cambio de la matriz productiva hacia medios y modos de “producción eco-tecnológicos”, los cuales se sostengan en el espacio y tiempo una alta eficiencia energética. JR apunta al principio de la “eco-eficiencia”.  A lo largo de su texto, le dedica un buen espacio, proponiendo que este, debe articularse con los demás principios que estamos introduciendo. En Núñez (2014), se valora la aplicabilidad del mencionado. 

            El principio de “precaución” (evitar daño),  que JR solicita; no es más, que la revolución del conocimiento requerida con urgencia en nuestro proceso formativo. Mientras más formación integral obtengamos de la realidad, mayores serán las posibilidades de reducir las vulnerabilidades, riesgos y peligros que nos viene emergiendo. En el VEDP se propone que nuestros ámbitos educativos, se conviertan en espacios liberadores, como la principal vía de “llegar a  lo que debemos, podemos y queremos ser”. Por ello, se acepta la invitación de nuestro querido, Paulo Freire, a luchar por la educación y formación ambiental que se ha abierto en nuestro continente. Tiene sentido de compromiso por su defensa y por la exigencia de conocer, investigar y proteger nuestros patrimonios ambientales y culturales. 

            Un principio que se reivindica en el VEDP tiene que ver con “la cultura del ecosocialismo”. Lo afirmamos por cuanto la interculturalidad caribeño-europeo de nuestros mestizajes indio-afro-caribeños nos invita a formarnos, actuar y auto-reflexionar persistente-mente en el fomento de la cultura de la sustentabilidad, la cual tiene su esencia, pertinencia y trascendencia en la eco-ética y la valoración de su propia identidad. Es indispensable que nuestros comportamientos sociales necesariamente se amplíen, se expandan hacia los valores, signos, significaciones y complejidades que encontramos entre la naturaleza, el ser y el saber hacer. Desde esta perspectiva entendemos el principio “de igualdad” que propone JR.  Lo expone, como uno de los valores emancipadores de la izquierda y movimientos de avanzada.  Supone reconocer la suprema importancia de la cuestión de la “ alteridad”, en nuestra relación con el otro, se juegan los asuntos éticos-políticos más básicos de todos, sobre todo cuando tenemos presente que se trata de otro ser humano. La alteridad ha sido tratada por varios pensadores latinoamericanos como Enrique Leff, Leonardo Boff, Enrique Dussel y otros, en el entendido de valorar la capacidad de ser otro. 

            Estamos convencidos, de que debemos re-significar las relaciones del ser con la naturaleza y todos sus seres vivos. Acá esta el germen de la nueva persona. Dicho de otra forma, estas relaciones sociedad-naturaleza-especie, deben estar, en función de cada quien de acuerdo  a sus necesidades y capacidades  humanas.

            Otro principio fundamental de JR, es el de “Biomímesis”; (reconstruir los sistemas humanos imitando algunos rasgos importantes de la naturaleza, de forma que los primeros sean más compatibles con los segundos), generalizando estrategias que ya han dado sus frutos en algunos sectores y disciplinas (agroecología, agroforestería, bioquímica verde, ecología industrial). En el VEDP se valora desde dos perspectivas, la primera desde la visión “bio-regional”, desde su eco-base material, conformadas en “ las eco-redes agroalimentarias” , las cuales tienen su sentido de organicidad social en la mega-diversidad biológica que nuestro país nos oferta, aprovechando las diversas iniciativas productivas, que desde allí se han de desplegar.  Otra perspectiva, se concibe con las actividades humanas y la capacidad de adaptarse a las limitaciones y potencialidades de cada socio-bio-territorio. La “Biomímesis”, además de imitar, también nos enseña a convivir y a encontrar unas nuevas relaciones en la organización social de la producción con la naturaleza.

            JR y el principio de “la participación” lo razona en un conjunto de actores sociales en los mecanismos de decisión, (podemos hablar sencillamente del principio democrático). En el VEDP “la participación” es transversal a todos los principios enunciados y se expresa su carácter constitucional, en el prologo y el articulo nro 6 de la Constitución Bolivariana de la República de Venezuela. 

            Brevemente hemos valorados algunos niveles de coincidencia, complementariedad y reciprocidad entre algunos principios y valores que debiesen orientar el progresivo despliegue de transición hacia el eco-socialismo. Estamos convencidos que pueden y  han de representar una base mínima, capaz de cohesionar más, a un buen número de personas, investigadores, estudiantes, trabajadores, productores y colectivos varios, quienes desde sus propios ámbitos particulares, vienen ya impulsando acciones muy concretas de las expuestas  en este texto. Es materia de evaluar y sistematizar. 

            Estimamos, que para el Ministerio del Poder Popular de Ecosocialismo Vivienda, Habitat bien pueda y deba progresivamente exigir los niveles de integración de dichos u otros principios e indicadores para: 1) distinguir distintos niveles de interacción y funcionamiento de todas las iniciativas productivas que podamos emprender.  2) Avanzar en las distintas revoluciones en revolución que el Presidente Maduro  ha convocado. 3) Aperturar los procesos de eco-alfabetización que cada uno de nosotros tiene que asumir.  4) Desplegar, entre las comunidades, movimientos ecologistas, ambientalistas, sociales y para quienes transitamos, con severas tensiones socio-ecológicas “el proceso de la constituyente eco-socialista”; estos principios u otros que vayan emergiendo, deben servir de guía para la res-estructuración y resignificación de cada uno de nuestro accionar personal, institucional, laboral y colectivo.        

            Tengamos siempre presente, el Presidente Maduro, audazmente nos ha convocado a todos los venezolanos, a la construcción de nuestro inédito y originario ecosocialismo; hay un largo trecho por recoger. Implica el estudio real, la investigación profunda y el debate permanente para las propuestas necesarias. En ese próximo andar, estamos seguros que encontraremos ideas; posibilidades y experiencias andadas; contradicciones encontradas y por superar; extraordinarias reflexiones, voluntades, decretos, tensiones sociales y ambientales, que nos obligan ordenada-coherente-acelerada-mente actuar y avanzar sin detenernos jamás en el magno reto propuesto.

________________________

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Núñez, M.A. (2010) Venezuela Ecosocialista un Debate Pendiente. Editorial. Porta Titulo, Mérida, Edo. Mérida, Venezuela.

Núñez, M.A. (2014). Eco-eficiencia o nada!!! en línea:

http://www.aporrea.org/tecno/a194891.html

Riechmann, J.(2006)  Biomimesis, Los Libros de Catarata, Madrid, España.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8180 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad