Arquitecto Marín Lista: un edificio muy indigno se construye como Casa Natal de Sucre en Cumaná

Arquitecto Servando Marín Lista

Arquitecto Servando Marín Lista

5 de abril de 2024.- Existe la necesidad de un diálogo más profundo e intenso, en el desarrollo y ejecución del Proyecto de la Casa Natal de Sucre que se construye en Cumaná, estado Sucre. Así lo señala Servando Marin Lista, arquitecto y quien ha dedicado muchos años a estudiar el patrimonio arquitectónico e histórico de ese estado.

Marin Lista considera que hay seis elementos esenciales a evaluar:

1. La falta de coordinación entre profesionales que supone serios problemas a la hora de plantear actuaciones en estructuras que requieren de una lectura multidisciplinaria para planificar con mayores garantías las actuaciones a realizar.

2. El proyecto de la Casa Natal de Sucre no ha contado con la intervención de los profesionales de la arquitectura y la ingeniería.

3. Nos hablan de manera engañosa sobre la pintura de Felipe Meneses, considerandola como una "arquitectura" extrañamente inmaterial, más bien sin consistencia –en su acepción de firmeza, densidad, cohesión-. Lo cierto, es que es una "arquitectura" que en su discurso, está saturada del sincretismo occidental mezclado con el mestizaje ideológico del realismo mágico y surrealista.

4. La pintura de Felipe Meneses fue ejecutada, en un ambiente repleto de curiosidad y franca admiración por las imágenes de una "arquitectura" que, desde el sur del continente y totalmente descontextualizada, recogió todo el arsenal de la postmodernidad norteña del siglo XVIII.

5. Esa pintura de Felipe Meneses fue nacida y fundamentada en la decadente ociosidad ideológica convertida en una "arquitectura" que la "Comisión de Sustentación Histórica de la Casa Natal de Sucre" la consideró -historiográficamente- como la corriente que llenó el supuesto vacío dejado por la modernidad cumanesa del siglo XX.

Finalmente señaló que nos intranquiliza constatar que tanto imágenes como discurso, hilvanados con claro sentido no profesional, se esté desperdiciando en una obra sin los estándares de construcción y, fundamentalmente, sin inspectores, residentes y responsables de obra.

"Salvar la vida o perder un patrimonio no dependen del azar sino de las políticas públicas mal planificadas. No importa la ideología ni las banderas de identidad de quienes han tomado tales decisiones. Es hora de asumir responsabilidades de manera correcta", cerró diciendo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8968 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter