Pérez Pirela, alcalde de hecho

Cuando el muchacho del sector Raúl Leoni de Maracaibo, Miguel Angel Pérez Pirela, fue designado candidato a la Alcaldía, la oposición –como ya he dicho en otras oportunidades- cogió plomo en el ala, porque al no poder acusarlo de corrupto ni de haber saqueado el ayuntamiento, optó por hacerle una rigurosa campaña de desprestigio según la cual era un desconocido en la tierra que lo vio nacer en el Hospital Chiquinquirá, a escasas cuadras de la Basílica en pleno casco central de la ciudad.

Le criticaban al filósofo y analista político que después de estudiar en Niños Cantores siguiera en el exterior, pero esta arremetida duró poco, se cayó por su propio peso, primero: no se le puede criticar a nadie y menos a un joven que continúe labrando su futuro, preparándose desde el punto de vista profesional en Venezuela o cualquier parte del mundo, segundo: porque hay casos similares de los que nos sentimos orgullosos como el de los deportistas, por ejemplo, que hacen carrera en el extranjero y por eso no los rechazamos, al contrario, los apoyamos y los queremos más; ahora se me viene a la mente nuestro gran Luis Aparicio.

De cualquier manera, y como era de esperarse, en el transcurso de la campaña la verdad se impuso a la mentira y es evidente que Pérez Pirela se ha hecho más que conocido, el candidato del triunfo. No porque lo diga él que, dicho sea de paso, ha demostrado ser un político serio, educado, respetuoso, responsable ¡no!, sino porque así lo reflejan prestigiosas encuestadoras: Consultores 30:11 e International Consulting Services (ICS) le dan entre cuatro y seis puntos de ventaja sobre su oponente Eveling de Rosales.

El aspirante rojo rojito ha tenido una claridad tan grande que no hace campaña, sino un trabajo comunal que lo perfila en los barrios y urbanizaciones como un alcalde de hecho, ante este desgobierno local que ha convertido la ciudad en el muladar más grande del país –sino fuera del mundo- por cuanto la jurisdicción entera es un completo basurero.

Un acierto enorme: la gente dada tanta mentira, demagogia, no quiera más promesas comiciales. Aunque Pérez Pirela marque la diferencia y de una lección de cómo se ejecuta una jornada electoral de altura y se gana la confianza de un pueblo cuyos alcaldes ladrones lo han hecho escéptico, la gente demanda soluciones ¡ya! a sus problemas más apremiantes.

En el municipio existen casos de familias tan graves que no pueden esperar hasta el 8-D para su solución, debido que la actual gestión local tocó fondo. Y pasará a la historia como la peor que se haya registrado en esta tierra de Udón Pérez y Baralt.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1511 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas