Elecciones tras elecciones ¿y el Poder Popular qué?

Venezolanas y venezolanos vimos y oímos al Comandante Eterno Hugo Chávez Frías, aquel mes de octubre del año 2012 cuando de manera firme y contundente instruyó: "Comuna o Nada". Tal responsabilidad se la adjudicaba a Nicolás Maduro Moros, en el entendido que lo hacía como si fuera su propia vida la que estaba poniendo en manos del entonces Vicepresidente.

Chávez siempre tuvo presente y tenía muy claro la necesidad imperiosa de la construcción del Estado Comunal. Porque el Estado Comunal supone, entre otras cosas, la territorialización de la acción gubernamental, es decir el conocimiento del territorio, sus potencialidades y sus necesidades. El Estado Comunal supone también la práctica, por parte de la comunidad organizada, del auto-gobierno, que la misma comunidad decida qué se va a hacer y qué no debe hacerse en áreas diversas como la producción, la educación, la seguridad, la cultura, la ciencia, la tecnología, la comunicación, la salud, etc. El Estado Comunal supone, y esto es vital, romper con toda una estructura burocrática que aún a dieciocho años de Revolución Bolivariana sigue constituyendo nocivo obstáculo, promovido desde una institucionalidad que mantiene vigente los vicios cuarto republicanos que tanto hemos criticado.

Existe todo un compendio de Leyes del Poder Popular que establecen el ejercicio de este poder por parte las comunidades, bien a través de los Consejos Comunales, bien a través de las Comunas, bien a través de los Consejos Educativos o bien a través de los diversos Consejos de Trabajadores. Sin embargo, al parecer existen intereses no muy revolucionarios que temen perder sus cuotas de poder o beneficios particulares. Dentro de algunas semanas se llevaran a cabo las elecciones a las alcaldías. ¿Cual de los candidatos y las candidatas de la revolución garantizan el desarrollo y profundización del gobierno comunal?¿Cuáles de ellos y de ellas han abierto espacio de discusión sobre lo que el Comandante Chávez instruyó acerca de "darle poder al pueblo? ¿Quiénes de ellos y de ellas están dispuestos a mandar obedeciendo?

Estamos en tiempos de constituyente y el constituyente es el pueblo. La asamblea por tanto se debe al constituyente. El poder plenipotenciario de la Asamblea Nacional Constituyente descansa sobre la decisión del pueblo. Eso no lo podemos olvidar. El rol protagónico y participativo del pueblo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela debe dejar de ser simple enunciado y convertirse en concreción en cada espacio del accionar popular. Sólo así es posible el salto cualitativo en la organización del pueblo. Así lo comenzarán a exigir las circunstancias por las que transita nuestra revolución. Quien así lo entienda recibirá todo el respaldo popular; quien no lo entienda de esa manera la historia le tendrá reservado su lugar.

rolomejo1957@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 853 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: