Hay que cambiar el paradigma de la calidad tercerizada, por la calidad humana


 El siglo  XX, fue el siglo  que marco el rumbo de la actual Venezuela, como un país con estructura  mínima para  incursionar en el ámbito internacional.  En ella, se desarrollaron actividades humanas con la finalidad de gobernar o dirigir la acción del Estado en beneficios de la Sociedad.   Estos procesos fueron  orientados con políticas  de carácter ideológico fundamentadas en modelos externos, hacia la toma de decisiones para la consecución de los objetivos de un grupo. Las políticas se desarrollaban, con expectativas de esperar los resultados. Cuyos análisis político, se hacían en el exterior.  Esto motivó a los gobernantes de turnos, a medir su grado de efectividad o establecer las correcciones que fuesen necesarias.

En algún momento de la historia venezolana, se detecto la debilidad manifiesta de carencia de técnicas de análisis político. Fue en  1973, cuando crea la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos (EEPA), para la enseñanza de especialización en Ciencias Política  y el consecuente otorgamiento  del título de Licenciado en Estudios Políticos en tres sub-especialidades: politología, relaciones internacionales y administración pública. Y a nivel de postgrado, el Doctorado en Derecho Público es transformado en Doctorado en Ciencias Políticas.

Fueron muchos los profesionales que abrazaron esta ciencia, con conceptos fundamentados en un sistema político, y hoy observan su estado de crisis, que los debe sumergir en una profunda reflexión, sobre los conceptos adquiridos y los nuevos conceptos que están en boga, en la consecución de la Construcción del  Socialismo del Siglo XXI, que es menester estructurarlos para lograr la profundidad conceptual del Socialismo.  Es el momento, de analizar los acontecimientos políticos en pleno desarrollo, con la finalidad de poder sintetizarlos, con el objetivo de ayudar al país a desarrollar nuevos paradigmas, que permita conceptuar un futuro, donde el fin sea la de alcanzar la felicidad suprema, de todos los venezolanos en sentido especifico y en sentido general de los de América Latina y del Caribe.

Se puede inferir que La Construcción del Socialismo del Siglo XXI no debe estar en manos del gobierno, sino, de la Sociedad Civil organizada; pero  contar con la ayuda desinteresada del gobierno en los momentos críticos. Es menester, apoyar aquellos líderes representantes de la Sociedad Civil, para que se constituyan en vanguardia, para sacar a la luz y despertar la aspirada conciencia de masas. Es hora de investigar e inventar algo más novedoso, que se adapte a la dinámica de cambio. Incentivar para que aflore los sentimientos mas positivos y constructivos que pueda tener un ser humano, que no tiene que ver, con razas, genero y ni capacidad intelectual.

Para que tal sentimiento se haga presente, la persona debe contar con una actitud optimista y sentirse feliz, como logros adquiridos.  Es el momento que se debe profundizar conceptualmente “La Esperanza esta en las calles, donde nació la revolución” Es el momento, que las personas tengan buenas experiencias, para que se puede despertar en su interior esos buenos y nobles sentimientos, de un país donde sus hijos libraron una guerra contra los españoles y ayudaron a sus hermanos. Sin embargo, fueron incapaces de adueñarse de tierras y de recursos;  aunque, si ha sufrido   por conductas accionadas de hermanos muy cercanos; con complicidad foráneas, que muchas veces nos entristece.

La sociedad civil como concepto de la ciencia política, designa a la diversidad de personas con categoría de ciudadanos que actúan generalmente de manera colectiva para tomar decisiones en el ámbito público que conciernen a todo ciudadano fuera de las estructuras gubernamentales, considerando la naturaleza del hombre como actor en  los fenómenos políticos naturales. Evitar que la principal misión de la Sociedad Civil, sea la de oponerse a las autoridades.

Se requiere una Sociedad civil, que tome las decisiones en el ámbito público que concierne a los ciudadanos, fuera de las estructuras gubernamentales. Que cada ciudadano, tenga la motivación y la capacidad de esforzarse por sacar, traer y dar beneficios a los demás. Establecer controles del manejo presupuestario y sobre los desafueros de la burocracia. Que luche por expresarse en los medios de comunicación, con libertad y protegiendo su intimidad. Evitar excluir aquellos profesionales en las diferentes ramas, por el solo hecho de haber logrado un cómodo modo vivendi, ya que una parte es parte del todo. Es el momento, en que el grado de responsabilidad de los ciudadanos, sea preocuparse porque la basura no este tiradas en la calle o en los terrenos vacíos, de establecer los correctivos para no ser los primeros en la lista en la maternidad precoz, luchar con denuedo contra el narcotráfico, evitar que los seres humanos de pobreza critica no se instalen en aquellos lugares de altos riesgos ambiental, dotar a los mas vulnerables de vivienda, establecer controles para evitar practicas inseguras por inducción foráneas y otros.

Ya llega el final del 2012, existen muchas expectativas sobre los acontecimientos en el venidero año.  También se puede inferir, es el año en que hay que cambiar muchos paradigmas. Uno de ellos, que se puede considerar que el mas importante, cambiar el paradigma de la calidad tercerizada, por la calidad humana.  Es decir, cada ser humano debería tener la responsabilidad de ser cada día mejor. A medida que se sea mejor, en esas medidas las actividades en todos los ambientes políticos, económicos y sociales, serán mejores. Todos esto dentro el ámbito de la convivencia, cooperación  con empatía para unos y para otros con  forgiveness  (perdón)

Se hace imperante desear a todos los venezolanos, de cualquier tinte político. Un feliz año nuevo y que el próximo sea la de la “Ciencia política, que pueda develar  el comportamiento de los venezolanos, con la finalidad de que se pueda corregir desviaciones, que lamentablemente provocan muerte, por el alto grado de inseguridad existente. Que se manejen conceptos  y argumento bien estructurado, que permita una comunicación eficaz. Y que la Sociedad Civil exija a la comunidad religiosa, cumplir con responsabilidad que la vida le depara.

(*)Ing. Esp.


 basilioalezama@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1392 veces.



Basilio A. Lezama(*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: