La Chayota de plomo

Recuerdo cuando el compatriota Rafael Poleo dijo o quiso decir, palabras más palabras menos, que la candidatura del compatriota Henrique Capriles Randonsky no era más ni menos que una chayota de plomo.

Os advierto que eso de yo decirle compatriota respectivamente a Poleo y a Capriles, es, en lo que cabe, una especie de guiño o de mea culpa al debido lenguaje tan por mí aporreado puesto que yo no sé leer pero me escriben, y, en consecuencia, en tanto que castrochavista y pataenelsuelo sinvicto aunque confeso, reacciono como puedo, y he ahí que cuando hago palotes obviamente meto la pata, por lo que por re o por fa, e hipérbole aparte, pido perdón a quien pueda haber leído alguna de mis anteriores reflexiones y a su vez haya pensado que yo tengo un tornillo flojo en mi cabeza, lo cual no afirmo ni niego sino todo lo contrario.

Valga la anterior observación para que nadie piense ni por asomo que yo le estoy jalando bolas a ambos dos susodichos -yo no sé de aguja, María es la que cose- pero tal y como alguna vez dijese un tal Pablo Picasso, que el que se guarda un elogio se queda con algo ajeno, afirmo lo que me parece la única virtud de Poleo, haber afirmado que Capriles es lo más parecido a una chayota; e igual hay que decir de Capriles, que es muy consecuente con su condición de tal, chayota, en tanto en cuanto de tal, insípido, no rehuye tal apelativo sino que se empeña más y más en decir necedades insustanciales con su cara bien lavá.

Aplomo y a plomo no es lo mismo ni se escribe igual; cual energúmeno que pese a ser flaco de a plomo cae tan pesado como un saco´e plomo, carece de aplomo para echarle plomo a tutilimundi; "salgan a descargar su arrechera", arengaba eufórico el inmaduro, luego de perder la elección presidencial frente a Maduro, hecho que arrojó unos once muertos y numerosos heridos graves, caso todavía por resolver y en manos de la Fiscalía Pública pero que el pueblo confía el avocamiento antes de que San Juan agache el dedo (con el favor de Dios y la Virgen).

Por contraste, aplomo es el que tiene Maduro para sortear la plomazón de tantos malandros, e inclusive no sólo de los que le disparan desde la acera de enfrente sino lo más triste, de los agazapados entre nosotros mismos y que usan la ideología bolivariana y chavista como un flux, unos y otros malandros son secuela de las lecciones del hampón Alfredo Peña quien vociferaba que ¡plomo al hampa!, para esconder su condición de tal.

Chayota es lo que es Capriles y si lo dijo Poleo, que es caimán de su mismo pozo, por algo habrá sido; y es que Capriles se hunde y se hunde más y más cada vez que abre la boca para tratar de frisar y pintar la realidad que lo mortifica: la candidatura presidencial de Ramos Allup.

Y, ¿cómo no va a hundirse un saco´e plomo en un pantano?

Poleo aplaude, se frota las manos y cruza sus dedos por la debacle de la chayota de plomo y aunque él querría que en lugar de Ramos Allup la candidatura de la MUD fuese para Richard Nixon Moreno, pensará que agarrando aunque sea fallo.



oceanoatlanticoguillermo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a215214.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO