Alquimia Política

Modelos de comunicación

Los modelos  de comunicación se conciben para definir los criterios básicos de comunicación (interna y externa) durante un periodo de tiempo. Se han propuesto varios modelos de comunicación que intenta explicarla, entre ellos se encuentran Shannon y Warren, Pizzolante y Álvarez, quienes propusieron modelos de comunicación que constituyen paradigmas dominantes de la comunicación hasta la década de 1960 y que continúan afectando nuestra concepción actual de la comunicación.

La comunicación ha dado diversidad de modelos del proceso, existen dos vertientes o tendencias, por un lado están los que se centran en el proceso comunicacional, donde el concepto central es la transmisión de mensajes a través de un proceso eficiente, donde el rol de codificadores y decodificadores que cumplen los emisores y receptores respectivamente, el cual tiene  gran importancia. La segunda vertiente parte del punto de vista semiótico, se preocupa por el contenido del mensaje y sus implicaciones socioculturales en las conductas generadas en el receptor del mensaje. Esta tendencia, asume que la comunicación es la producción e intercambio de mensajes que interactúan con las personas para producir sentido. Es decir, esta vertiente hace énfasis no en las etapas del proceso sino en conceptos como signos y/o significación.

En el año 1949,  Shannon y Weaver, introducen el concepto de interferencia y la definen como cualquier cosa añadida a la señal entre su transmisión y su recepción, entre los problemas que puedan generarse en el proceso dado por la interferencia se delimitan tres niveles de problemas: a.-Problemas técnicos: Se refiere a la exactitud con que pueden ser transmitidos los símbolos de la comunicación a través de los canales adecuados y bajo el sistema de signos apropiados; b.- Problemas semánticos: Se refieren a la coherencia existente entre lo que se transmite y lo que se desea transmitir; y c.- Problemas de efectividad: Se refieren a la coherencia entre las intenciones del emisor y la conducta del receptor.

Por su parte, el modelo Schramm, ofrece una visión más dinámica del proceso de la comunicación al considerar que el emisor y receptor alternan sus roles una y otra vez en el flujo comunicacional, tomando en cuenta el comunicar, cifrar, interpretar, descifrar y el percibir en cuanto al mensaje se refiere.

En una perspectiva contemporánea, está la propuesta de Italo Pizzolante  (presentada en el 2013), quien  propone la geometría de la comunicación  para contribuir a la aproximación científica de los procesos que permiten una comunicación estratégica que asegure la coherencia, consistencia y permanencia de la reputación institucional. Entre las dimensiones de la comunicación, según el autor antes señalado se encuentran el entorno empresarial, el contorno empresarial y el dintorno. El entorno se refiere a aquello que circunda o rodea  a la empresa como un solo cuerpo, espacio donde se forma la imagen corporativa; El contorno es aquella superficie tangible o intangible que separa lo externo de la empresa de lo interno (Identidad); Dintorno: Es todo aquello contenido en lo que comunicamos, es lo intangible ,se siente y que guía los actos voluntarios e involuntarios, en ellas se encuentran los valores, normas y principios, es decir, contiene la cultura corporativa que proyectamos dentro y fuera de la institución cuando se relaciona.

El modelo expuesto por Álvarez (elaborado en el 2014), presentó señala que entre los elementos del modelo de comunicación se encuentran los siguientes: Fijación de objetivos y definición de la política general de comunicación. Concibiendo a estos dos criterios como básicos tanto en la comunicación interna como externa,  durante un periodo de tiempo, los cuales son: Fijación del objetivo general: son los responsables de la empresa o entidad quienes deben identificar que objetivo final se desea conseguir. El de la comunicación es un sistema de asesoramiento sobre como plasmar esos objetivos.

La priorización de los objetivos, como de primer o segundo orden, debe quedar clara como condición para dar el segundo paso (la definición de la política general de comunicación); Definición de la Política General de Comunicación: para que la comunicación cumpla su función y la planificación pueda ser ejecutada, es necesario que la dirección apruebe y asuma una política de comunicación y se comprometa a respetarla y respaldarla, para ello es imprescindible comprometer a la cúpula directiva a adoptar, asumir todas y cada una de las decisiones integradas en la estrategia de comunicación. En resumen, la estrategia de comunicación debe ser aceptada y seguida  por los diferentes niveles de la estructura organizativa, y el asesoramiento de los mismos debe tenerla en cuenta, si se quiere controlar el proceso de formación de la opinión pública y alcanzar los objetivos deseados.

*.-azocarramon1968@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2962 veces.



Ramón Eduardo Azocar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: