Policía brasileña confisca pasaporte del expresidente Bolsonaro en medio de la investigación por 'intento de golpe de Estado'

El expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro

El expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro

Credito: Democracy Now!

10-02-24.-La policía brasileña confiscó el jueves el pasaporte del expresidente Jair Bolsonaro y lo acusó de editar un proyecto de decreto para anular los resultados electorales, presionar a jefes militares para que se unieran a un intento de golpe y conspirar para encarcelar a un juez de la Corte Suprema.

La operación del jueves incluyó órdenes de allanamiento contra cuatro exministros y el arresto de cuatro exasistentes. El círculo íntimo de Bolsonaro está bajo investigación por presuntamente planear un golpe militar después de su derrota electoral ante el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2022.

La confiscación del pasaporte de Bolsonaro es un mal augurio para el exlíder, un populista de extrema derecha a menudo comparado con el expresidente estadounidense Donald Trump. Una fuente de la policía federal directamente involucrada en la operación del jueves dijo que los pasaportes incautados pueden indicar la posibilidad de futuros arrestos, ya que los sospechosos se ven obligados a permanecer en Brasil para enfrentar posibles cargos.

Bolsonaro estaba en su casa de playa en el estado de Río de Janeiro cuando la policía llegó temprano el jueves por la mañana, exigiendo el documento. La policía federal de Brasil ahora está en posesión del pasaporte, que estaba en la capital Brasilia, dijo el portavoz de la familia Bolsonaro, Fabio Wajngarten, en las redes sociales.

Según la decisión del juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, que desencadenó la operación del jueves, Bolsonaro recibió en noviembre de 2022 un proyecto de decreto preparado por sus asesores para revocar los resultados electorales y emitir órdenes de arresto contra Moraes, el juez de la Corte Suprema Gilmar Mendes y el líder del Senado Rodrigo Pacheco.

A petición de Bolsonaro, el proyecto de decreto fue modificado, pero se mantuvo el arresto de Moraes y la exigencia de nuevas elecciones, señala la orden judicial, citando investigaciones policiales.

Después de modificar el decreto, Bolsonaro convocó a los comandantes militares y los presionó para que apoyaran un golpe de Estado, según el relato de la policía, basado en registros telefónicos y testimonios del exayudante de campo del expresidente sobre acuerdos de culpabilidad.

El abogado de Bolsonaro, Paulo Bueno, no hizo comentarios de inmediato.

“Dejé el gobierno hace más de un año y todavía sufro una persecución implacable”, dijo Bolsonaro el jueves al periódico Folha de Sao Paulo. “Olvídense de mí. Alguien más está gobernando el país ahora”.

Bolsonaro ya ha sido declarado políticamente inelegible hasta 2030 por difundir falsedades electorales y enfrenta varias otras investigaciones penales que podrían llevarlo a la cárcel. Ha negado haber actuado mal y considera que las investigaciones tienen motivaciones políticas.

La semana pasada, la policía federal registró propiedades vinculadas a su hijo, Carlos Bolsonaro, bajo sospecha de que utilizó datos recopilados ilegalmente por la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) para atacar a los rivales de su padre. Ha negado haber actuado mal.

“Legitimar una intervención militar”
La operación del jueves tuvo como objetivo algunos de los aliados más cercanos de Bolsonaro, hasta hace poco entre los hombres más poderosos de Brasil.

Se emitieron órdenes de registro para propiedades vinculadas a Walter Braga Netto, excompañero de fórmula de Bolsonaro; Augusto Heleno, su exasesor de Seguridad Nacional; el exministro de Defensa Paulo Nogueira Batista y el exministro de Justicia Anderson Torres, entre otros.

El presidente del partido político de derecha de Bolsonaro, Valdemar Costa Neto, fue arrestado cuando un registro en su casa de Brasilia encontró un arma de fuego no registrada, según fuentes.

El exasesor de asuntos internacionales de Bolsonaro, Filipe Martins, fue una de las otras cuatro personas arrestadas, dijeron las fuentes. Un abogado de Martins señaló que estaba esperando acceso a la orden y a las pruebas que la respaldaban antes de hacer comentarios.

Reuters intentó contactar con otros objetivos de la operación policial y con sus abogados, pero no recibió respuesta inmediata.

La policía federal dijo en un comunicado que los sospechosos fueron acusados de participar en “una organización criminal que actuó en un intento de golpe de Estado” destinado a “mantener en el poder al entonces Presidente de la República”.

Estaban difundiendo denuncias de fraude electoral “incluso antes de que se celebraran las elecciones” para “legitimar una intervención militar”, según el comunicado.

Lula dijo que el intento de golpe debía ser investigado para evitar que volviera a ocurrir.

“Sin Bolsonaro no habría habido ningún intento de golpe”, dijo Lula en una entrevista radial.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2973 veces.


La fuente original de este documento es:
Reuters (https://www.reuters.com)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter