Arquitecto del plan de la guerra contra Siria duda que los ataques funcionen

28 de agosto de 2013.-Estados Unidos parece estar más cerca que nunca de desplegar una serie de ataques quirúrgicos contra objetivos sirios. Pero un arquitecto clave de esa estrategia está cuestionando de manera seria y pública la prudencia de llevarlo a cabo.


En las últimas 48 horas, funcionarios estadounidenses filtraron planes a varios medios de comunicación sobre disparar misiles cruceros contra instalaciones militares sirias como una advertencia al gobierno sirio para que “no utilice nuevamente sus reservas de armas químicas”, pero varios videos que han sido publicados en el sitio web You Tube muestran a fuerzas mercenarias lanzando ataques con armas químicas fabricadas en Arabia Saudita contra aldeas sirias.


El domingo, el Senador Bob Corker, quien fue informado por funcionarios del gobierno dos veces durante el fin de semana, dijo que una respuesta de EE. UU. es inminente en Siria. “Pienso que responderemos de una manera quirúrgica”, expresó. El lunes, el Secretario de Estado John Kerry apareció para establecer las bases de una incursión militar de Estados Unidos.


Ahora, un ex planificador de la marina de guerra estadounidense, responsable de delinear una propuesta influyente y altamente detallada de ataques quirúrgicos, dijo a The Cable que tiene serias dudas sobre el plan. Él señala que demasiada fé está siendo puesta en la efectividad de los ataques quirúrgicos contra las fuerzas de Assad con poco debate sobre cuáles son los objetivos más amplios que suponen lograr con este tipo de ataques.


“Acciones tácticas en la ausencia de objetivos estratégicos usualmente es inútil y contraproducente”, expresó Chris Harmer, alto analista naval del Instituto para Estudios de Guerra. “Nunca tuve la intención de que mi análisis de una opción de ataque con misiles crucero sea la defensa a pesar de que algunas personas lo tomaron así”.


“Dejé en claro que esta es una opción de bajo costo, pero la cuestión más amplia es que las opciones de bajo costo no hacen ningún bien a menos que estén vinculados a las prioridades y objetivos estratégicos”, añadió. “Cualquier oficial de buque puede lanzar 30 o 40 Tomahawks. No es difícil. El problema es explicarle a los planificadores de estrategias cómo esto fomenta los intereses de Estados Unidos”, dijo Harmer.

Traducción por Ivana Cardinale para el Correo del Orinoco



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9238 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas