Visita por sorpresa

¿Torturas? : Descubren "cuerdas de sujeción" en las camas de un centro de menores en Madrid

Se destapa escándalo en un centro de menores en Madrid

Se destapa escándalo en un centro de menores en Madrid

Credito: Agencias

Madrid, marzo 24 - Un inspector del Defensor del Pueblo, que acudió por sorpresa a un  centro de menores de Galapagar (Madrid), descubrió la presencia de amarres y cuerdas de sujeción en las camas, así como que los chicos estaban medicados en exceso sin haber recibido información acerca de los fármacos que se les suministraba.

Como consecuencia, el Defensor del Pueblo ha abierto una investigación contra este centro terapéutico de menores con trastornos de conducta. La visita al centro se produjo la semana pasada a instancias de las denuncias presentadas por varios jóvenes que aseguraron haber sufrido presuntos malos tratos físicos y psíquicos por parte de varios educadores.

Mañana, cuatro jóvenes y varios testigos de los hechos acudirán a declarar ante el Juzgado número 7 de Collado Villalba para contrastar las manifestaciones judiciales prestadas ya por los educadores del centro. Entre los cuatro jóvenes hay un menor, por lo que acudirá a la declaración acompañado de un educador de la Comunidad de Madrid, según indicaron fuentes jurídicas.

"Al inspector le sorprendieron algunas medidas adoptadas. Vio en las camas cuerdas de sujeción para amarrar a los chavales. Había discrepancia entre lo que decía el equipo directivo y los menores. La dirección contaba que en los últimos veinte años, sólo se han usado las cuerdas en veinte ocasiones. Los chicos aseguraban que se emplean a diario para amarrarles incluso hasta 48 horas", indicaron fuentes del Defensor del Pueblo.

 El funcionario también comprobó que los chicos parecían estar demasiado medicados, sin conocer el motivo de por qué se les suministra tantos fármacos. "Los menores no conocen los medicamentos que toman porque no son informados, cuando la Ley del Paciente obliga a informar en todo momento", añadieron las citadas fuentes.

Por todo ello, el Defensor del Pueblo ha abierto una investigación con la Comunidad de Madrid ante esta "situación alarmante". Por ahora, este organismo ha remitido a la Comunidad una solicitud para que le aclare si tenían conocimiento de esta situación. Están a la espera de una contestación.

Según describe uno de los jóvenes en una denuncia, estuvo interno en esta institución desde febrero de 2007 hasta marzo de 2008. Desde el principio de su internamiento los educadores le obligaban a ducharse con agua fría, le daban golpes en la cabeza, le ataban a la cama durante noches enteras sin poder ir al baño o le administraban fármacos sin control médico.

Asimismo, asegura tener conocimiento de que por las noches, estos empleados, en lugar de hacer su trabajo, dormían en el centro dejando en desamparo a los menores.

En otra denuncia un joven se declara víctima de castigos psíquicos, como la obligación a ducharse delante de los educadores.

Cuenta, además, que cuando pidió a uno de los empleados que respetara su intimidad, éste le respondió bajándose los pantalones y mostrándole sus genitales. Denuncia también que los educadores castigaban a los menores sin cenar o a permanecer en el jardín, durante horas y en pijama, a pesar de las bajas temperaturas.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6372 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas