Las dudas sobre el Holocausto

Desde muy joven me dediqué a la lectura, sin tener preferencia por algún género en especial, tampoco por un autor de predilección. Podía y puedo leer una novela, un ensayo, una biografía, alguna novela histórica, una novela erótica, un libro de historia, en fin cualquier obra de la cual podía y puedo obtener información que me enriquezca el intelecto. Por mis manos y por mis ojos pasaron y pasan muchos autores cuyos escritos me gustaron y otros no, de igual modo podía decir de las obras impresas. Entre los libros que leí que me conmovieron y hoy me perturban son los que relatan los hechos vinculados con la tenebrosas guerras que nunca han faltado en el desarrollo de la humanidad. A tal grado, que lo que conozco de una parte de historia está relatada en función de alguna conflagración, bien sea una guerra civil o de una mundial, tal como la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

De lo relativo a la Segunda Guerra Mundial son por muchas de las lecturas por donde me enteré sobre las asuntos derivados de la acciones de los nazis contra los judíos de Europa. Fue en estos libros donde conocí de la existencia de campos de concentración Treblinka, Auschitz, Banjica, Bredtvet…entre tantos, dispersos en varios países. Estos tipos de campos también fueron utilizados y operados por el Reino Unido en Sudáfrica durante la Segunda Guerra de los Bóers (1900), donde se practicaba la tortura, la inacción, el trabajo forzado y el asesinato. Del mismo modo existieron durante la Segunda Guerra Mundial los campos de trabajo como Beendonk, Dachau, Kaiserwald, Klooga…entre tantos. Y lo más lúgubres de todo fueron los campos de exterminio, en la llamada fase de aniquilación, como Belzec, Chelmo, Jasenovak, Mayle Trostenets…También diseminados por toda Europa. Sin dejar de lado los llamados guetos, sitios o zonas donde convivían los hijos de David en las peores condiciones, siendo el más famoso el Mila 18, el gueto de Varsovia. Esta misma práctica se conoció, por orden del papa, hace 508 años en la Serenísima República de Venecia. En el 1516 el senado aprobó un decreto estableciendo que "los judíos todos debían vivir en una misma zona", convirtiendo así el gueto casi un sinónimo de segregación.

Son muchas de las depravaciones humanas por parte, tanto de los nazis alemanes, como de los europeos quienes colaboraron con aquellos, tales como los ucranianos, italianos, búlgaros, rumanos, croatas, franceses, húngaros, austriacos, finlandesas, eslovacos,… que con su ayuda, parte de su población fue exterminada durante años. Además, sin tal colaboración hubiese sido imposible el triunfo de las tropas alemanas. En casi todos esos países los judíos fueron apresados y enviados a algunos de aquellos sitios, funestos lugares de degradación y muerte. La ayuda de estos nazis europeos explica el dominio de ese continente por parte de las tropas germanas.

También me enteré, a través de los libros, que algunos de los responsables de tales iniquidades, que la historia lo registra como holocausto o genocidio, fueron apresados y llevados a los tribunales en el llamado Juicios de Núremberg. Estos son el conjunto de procesos judiciales impulsados por las naciones ganadoras de Segunda Guerra Mundial contra más de 600 dirigentes, funcionarios y colaboradores de la Alemania nazi. A los procesados se los acusó por la planificación y desencadenamiento de la guerra, por crímenes de guerra y por crímenes contra la humanidad. Algunos fueron condenados a muerte, otros sancionados con prisión perpetua y otros pagaron condena por varios años según el delito. Sin embargo, otros funcionarios, como científicos que trabajaban en laboratorios alemanes para producir bombas y ciertos jefes de policía consiguieron trabajo en países como EEUU, UK entre otros. Cosas de la guerra.

En mis lecturas sobre estos temas me produjeron estados depresivos y sentimientos encontrados al pensar en la existencia de seres tan malignos capaces de causar tanto daño al prójimo. Reflexioné sobre el nacionalismo, las religiones, en el patriotismo, las doctrinas, hasta en los entusiastas deportistas quienes por un fanatismo mal entendido son capaces de agredir, hasta quitarle la vida a un semejante. Aquellos nazis alemanes por la errada creencia de la sangre pura, de la raza aria como la perfecta, concibieron que debieran exterminar a los que no cumplieran con su errada teoría. Los seres inferiores, según la doctrina, sobre todos los judíos, los gitanos, los mestizos, de acuerdo con su apreciación debían ser exterminados o estar a su servicio como esclavo. El evidente y desacertado concepto que tenían y todavía tienen los nazis de los judíos condujo al pueblo alemán y algunos europeos a profesar un odio compulsivo hacia los hijos de David. A tal grado que fueron indiferentes, tanto en Alemania, como en una gran parte de Europa a lo que sucedía en los campos de concentración, de exterminio y de trabajo. Todo esto salió a la luz, finalizada la guerra (1945), en muchos libros escritos por autores judíos, además, en películas cuyos guiones y producciones también eran judíos. Todos creímos y sufrimos por lo visto, escuchado y leído sobre la infamia cometida contra una inmensa parte de la humanidad. Y me sentí mucho mejor pensando que esto no iba a ocurrir más nunca, que los seres humanos de las generaciones futuras había aprendido de aquella adversidad. Craso error.

Mis seductoras lecturas no pararon ni en tiempo ni en espacio, a toda hora y en cualquier lugar, por fortuna, podía enterarme de lo que sucedió y acontece en el planeta, lo que más me extrañó fue cuando descubrí lo ocurrido en el año 1948. Me enteré que para esa fecha la ONU despojó a los palestinos de las tierras que fue el hogar de sus ancestros por miles de año. Me pregunté qué o quién le concedió a este organismo internacional el derecho de quitar y de entregar tierras que tienen dueño por justicia terrenal. No se puede apelar ni aceptar el derecho divino que tienen los judíos a esa zona, simplemente porque en La Biblia aparece que esta tierra se las entregó Dios por ser el pueblo elegido. Queda entendido que esta obra es de carácter religioso y no puede ser considerada como un documento histórico en caso de un juicio legal. Descubrí que la ONU había inventado un país, Israel, en menoscabo de otro, Palestina.

Mi obligación era seguir escarbando en el pasado y me dediqué a leer sobre el tema y descubrí que Palestina, antigua posición de imperio Otomano, una vez terminada la Primera Guerra Mundial pasó a manos de los ingleses, costumbre ancestral de este imperio de robar países completos. Durante este período hasta finalizada la Segunda Guerra Mundial, Palestina se fue poblando de judíos askenazis (judíos que se asentaron en la Europa oriental) provenientes de Europa, algo que se acentuó con la llegada de los hijos de David quienes huían de la persecución nazi. Una vez que se acrecentó la población judía en Palestina se fue exacerbando el sentimiento sionista, es decir un movimiento político nacionalista que se propuso desde su inicio el establecimiento de un Estado para el pueblo judío, y para esto debía robarles las tierras a los palestinos. Ya en el 1945 para logar ese objetivo se conformaron grupos terroristas judíos, convertidos luego en el Mossad, agencia de inteligencia de Israel, para asesinar tanto a los ingleses como a los árabes, en la interminable lucha que nunca acaba. Muchos fueron los atentados terroristas de los judíos contra los ingleses que le costó la vida a mucho de ellos y lo mismo ocurrió con los árabes, empeñados estos en reclamar y recuperar las tierras usurpada por los judíos. Los ingleses se retiraron de Palestina y la ONU, para satisfacer los intereses de los antiguos imperios europeos y a EEUU le entregó parte de las tierras a los judíos sionistas con el compromiso de la creación de dos Estados, el de Israel y el de Palestina. Algo que nunca se cumplió. Para esa época ya se sabía de las grandes reservas de crudo en el Medio Oriente. Israel se convertiría en el vigilante y protector de los intereses de las compañías petroleras yanquis, francesa, inglesas y holandesas que operaban en la zona a cambio de la entrega de armas y dinero. Para estas potencias, era y es imprescindible la existencia y la presencia de Israel en esa zona de magnas riquezas petroleras.

No es posible en esta artículo escribir todas las aciagas vicisitudes y la ignominia que ha sufrido el pueblo palestino por reclamar lo que en derecho de le corresponde. Como es el derecho a vivir en la tierra legada por sus ancestros, para criar en su país a los hijos que nacen en esa zona por ser palestino, nacido en Palestina. Sin embargo, después de tantas luchas, Israel ayudado con las armas de EEUU decidió crear un enorme gueto, un gran campo de 360 km cuadrados donde viven segregados casi tres millones de palestinos como refugiados, mucho más grande que el gueto de Varsovia. Es la hoy conocida franja de Gaza bloqueada por las autoridades sionistas por mar, aire y tierra que restringe el movimiento de bienes, servicios y gente. Es esta la zona de conflicto conde los judíos sionistas están cometiendo los peores crímenes en lo que va del siglo XXI.

Los palestinos, sobre todo los niños y las mujeres, son las infaustas víctimas de los continuos bombardeos sobre la franja de Gaza propiciados por las tropas sionistas de Israel, gobernada el criminal Netanyahu. 30.000 palestinos inocentes pertenecientes a la población civil han sido asesinados hasta ahora, siendo la mayoría niños y mujeres. El infanticidio, el genocidio, la solución final, la segregación, los bombardeos a hospitales y escuelas, el aniquilamiento de la población civil, el asedio, la destrucción de hogares, el apartheid, la restricción de la entrega de alimentos a los refugiados, el exterminio por hambre, son parte de los crímenes en lo que está incurso el carnicero de Gaza Netanyahu y sus secuaces, también Biden como cómplice, por suministrar las armas letales a Israel para bombardear la franja de Gaza.

Por muchos años creí ciegamente en el holocausto del pueblo judío, lamentablemente por lo que está ocurriendo en la franja de Gaza se me han agrupado en mis pensadora muchas dudas. No entiendo como los sobrevivientes y los descendientes de las víctimas de las crueldades nazis utilicen los mismos métodos y el mismo vocabulario de los nacionalsocialistas para denigrar de los palestinos. A pesar de que estos son tan semita como los judíos de la época precristiana, no los askenazis europeos quienes poblaron Israel en siglo XX. Ya el cuento del pueblo elegido por dios no funciona, esto tampoco le da derecho a los sionistas robarle las tierras a los palestinos en las llamadas zonas de ocupación, en el afán colonizador y expansionista de los sionistas. En el discurso de los líderes judíos respecto a lo que sucede en la franja de Gaza hay muchas mentiras y es por eso que pongo en duda lo del holocausto, ya que la narrativa de tal infausto acometimiento fue escrita en su mayoría por judíos, en el mismo estilo que hoy lo hacen sobre la cuestión Palestina. Hay coincidencias entre las actuaciones del nacismo y el sionismo. La única solución del problema palestino es la devolución de sus tierras y la creación del Estado Palestino. Hago mías las palabras del economista australiano James Wolfenshon: "Si usted tiene a los palestinos que no tienen esperanza, que no tienen un trabajo, que han agotado todo sus recursos, la idea de deshacerse de la violencia es un sueño". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 728 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor