Japón y Asia – Pacífico

Japón es un país que durante siete siglos de shogunato se mantuvo en la sombra, apartado del mundo exterior, dedicado casi exclusivamente a sus problemas internos, y sólo a partir de 1898, con el abandono del sistema feudal y la restauración Meiji, comenzó un camino hacia la occidentalización y nacionalismo.

Este país de vieja tradición samurái, a finales del siglo XIX comienza una conquista imperial, los hitos de estas acciones son la primera guerra Chino-Japonesa 1884, la guerra Ruso-Japonesa 1905, la apropiación armada de los territorios alemanes en Asia 1914, y la segunda guerra Chino-Japonesa en 1937.

Sin embargo, esta línea de agresión o proceder japonés se detiene al finalizar la segunda guerra mundial, Japón se ve obligado a aceptar las condiciones del vencedor local, los EE. UU, y es así como este se apropia de la política exterior japonesa, de esta manera, Japón se convierte en una base estratégica para operaciones en el pacífico, tal cual ocurrió en la guerra de Corea.

Solo a mediado de 1957 Japón se abre con una política exterior independiente, y es en ese mismo tiempo que decide firmar una serie de acuerdos comerciales que le permitiría conformar un pujante sistema de empresas dedicado a la exportación, trayecto que siempre fue acompañado por EE. UU logrando un vertiginoso crecimiento económico, conocido como el milagro japonés.

Naturalmente, este avance impresionante en el desarrollo tecnológico industrial se logró bajo la mirada disuasiva del paragua nuclear y la séptima flota de los EE. UU, que evitó cualquier tipo de acercamiento inamistoso al archipiélago asiático.

Con el tiempo y con el crecimiento exponencial de Japón, EE. UU se convirtió en un competidor comercial, pero en ningún caso un enemigo. Esta afinidad entre estos dos países es señalada claramente por Emilio Meneses, un oficial de la armada chilena, "En el último cuarto de siglo, Japón no ha sido capaz de desligar su política exterior de la órbita norteamericana de estrategia global, a tal extremo que la elite japonesa, se acostumbró a relacionarse con el mundo vía Norteamérica, y tomar los eventos extranjeros calculando primero su impacto en Estados Unidos y en las relaciones EE. UU – Japón".

Japón y Asia -Pacífico

En la enorme área que comprende Asia- Pacífico es relevante principalmente China, aunque también existen otros países en los que necesariamente hay que poner atención por su localización geoestratégica, debido a la vecindad, estos son Corea y Taiwán, los cuales comparte intereses comunes.

China está cerca de Japón geográficamente, pero debido a su conducta imperialista y las dos guerras Chino-Japonesas, el gigante asiático siempre verá a Japón con un tercer ojo. Posiblemente, los chinos vean cualquier movimiento en el ámbito militar japonés, como una amenaza potencial.

Japón tiene cierto interés comercial en China y debido a su condición de archipiélago y la necesidad de suministros básicamente marítimos, mantener una relación estable con China es lo más prudente.

Taiwán también es para Japón un asunto de relevante importancia, debido a que, se encuentra dentro de un perímetro de seguridad naval, adicionalmente, es el primer puesto importante de una escala occidental de seguridad de tráfico marítimo que termina en Singapur, de aquí que las expectativas de China de retomar Taiwán para el aniversario en el 2048, sea de difícil creencia puesto, que tanto Japón como EE.UU perderían posicionamiento geoestratégico en la región.

En el mundo, el Pacífico representa el área de mayor importancia en actividad comercial y estratégica, para EE. UU representa casi un 70% del intercambio con países de la zona. La seguridad de navegación en el Pacífico es significativa para Japón por dos razones; primero por la situación y configuración geográfica del país y en segundo lugar porque el Japón depende un 75% de materias primas y un 55% en alimentación. En este sentido, y defendiendo sus intereses propios, Japón se ha sumado a los países que defienden el libre tráfico marítimo.

Existen tres factores adicionales que hacen el Pacífico vital para el Japón: 1°- El hecho que desde su posición septentrional le sirve de nexo para establecer relaciones con EE. UU, 2°- Los dos mercados de mayor crecimiento se encuentran en el pacífico, estos son Sudeste- Oceanía y Sudamérica, 3°- En el pacífico se encuentran las flotas de Rusia y China, países con los cuales Japón no termina de articularse.

En estos momentos Japón se prepara militarmente invirtiendo grandes capitales, ya aquello de ser un país con solo fuerzas de autodefensas quedó en el pasado, también el artículo 9° de su constitución "Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas internacionales. (2) Con el objeto de llevar a cabo el deseo expresado en el párrafo precedente, no se mantendrán en lo sucesivo fuerzas de tierra, mar o aire como tampoco otro potencial bélico. El derecho de beligerancia del estado no será reconocido.", ha quedado de facto sin efecto.

La razón principal esgrimida para invertir grandes cantidades de dinero en armamento ha sido la guerra en Ucrania, pero en realidad se ha visto, que existen muchos otros puntos de perfil geoestratégico y político que soportan esa decisión.

En diciembre del 2022 Japón declaró, a través de su primer ministro, Fumio Kishida, que en un programa de cinco años invertirá un total de 320 mil millones de dólares, para una dotación de misiles de alto alcance y modernización de otros equipos, Japón posee una fuerza armada con 250.000 hombres, tropas terrestres, una importante marina de guerra y una fuerza aérea con más de 250 aviones de combate. Este paso japonés, aunado a los cinco submarinos nucleares suministrados por EE. UU a Australia, pronostican un futuro incierto en la región del Pacífico.

Concluyendo: Los imperios actúan como imperios.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1052 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter