Cultura de masas

INTRODUCCIÓN

El Sociólogo Edgar Morín en la década de los sesenta como científico social estudió los medios masivos, tomando en consideración que son factores de desarrollo y consolidación de la Cultura de Masas. Ante este particular, la globalización no es solamente una cuestión económica sino también sociocultural asociada con la dinámica de homogenización de las sociedades desarrolladas contemporáneas. Ante este particular, Estados Unidos e Inglaterra han llegado a una importante cantidad de regiones con el entramado social constituido por las costumbres, modos, formas y tradiciones, convirtiéndose en un modelo homogenizador, que aparte de comercializar bienes y servicios se transforma en mercader de la experiencia cultural y su vertiente tecnológica, inoculada en el imaginario colectivo, los cuales capturan la atención del consumidor, a través de la industria ampliamente ramificada de medios de comunicación influyentes en la sociedad.

CULTURA DE MASAS EN LA SOCIEDAD GLOBALIZADA

El Eurocentrismo asentado en América ha estado presente desde la época del colonialismo, basado en el arte y la cultura de las clases altas y caracterizada por la autoría reconocida, el refinamiento, el prestigio social, la codificación intencional de las formas, los recursos de valor político y finalmente configurar la cultura letrada de la historia de Occidente, no obstante surge otro modelo que corresponde a la cultura popular, el cual se enfoca en las tradiciones y expresiones culturales de un inmenso territorio de la tradición, confluyendo los usos sociales del pueblo, los relatos orales, los ritos populares, la artesanía y la música popular, formando parte de la vida cotidiana e inclusive caracterizada por el anonimato y la espontaneidad.

Por otra parte, desde el siglo XX existe un movimiento de reencuentro o de fusión, apropiándose la cultura élite de los temas y las formas de la cultura popular y esto en el contexto mundial tiene importante valor político, económico y social. Por tanto, el desarrollo de nuevas formas de vida urbana introduce cambios en la dinámica cultural, a través de los medios de expresión, información y comunicación tales como: Fotografía, cine, prensa, radio, tv y por supuesto el internet.

Ahora bien, la dinámica del mercado impone nuevas condiciones, por consiguiente, surge la Cultura de Masas como proceso de absorción y transformación de la cultura élite y la cultura popular, convirtiéndose en factor decisivo de transformación, pues se unifica lo cultural, lo tecnológico-industrial para el nacimiento de la economización, adquiriendo valor la identidad social al tiempo que parte de una industria cada vez más importante en el planeta. Por consiguiente, el Estado interviene en términos de garantía: Subvenciones, fundaciones, políticas de desarrollo cultural, entre otros. En este caso los medios de comunicación son productores y difusores. En virtud de lo anterior, señala Caguado (2005)

La cultura de masas fue fuertemente criticada en los años 50-70 por los pensadores europeos, especialmente por la Escuela de Frankfurt y la tradición marxista, que veía en ella una superestructura destinada a garantizar la pervivencia de los mecanismos de poder característicos del modo de producción capitalista (así, por ejemplo, Althusser habla de ideología de medios y Gramsci de hegemonía de medios). .- Sin embargo, las primeras definiciones de cultura de masas por oposición a alta cultura (Wilensky) han quedado obsoletas: En nuestra sociedad la alta cultura tanto como la producción mediática e incluso la cultura popular (basta pensar en el folklore, el turismo rural, etc) son ya un producto industrial, objeto de procesos económicos y políticos y difundida, evaluada y calificada por los propios medios de comunicación: Al tiempo que se tiende a elitizar productos culturales de masas, se popularizan los productos culturales de élite.(P. 229)

En este sentido, todo sistema ocurre para el desarrollo de otro, inclusive puede ser a costa de los demás y en ocasiones generando la degradación de la naturaleza o la innovación para su desarrollo sustentable, sin embargo, existe una generación cuya preferencia se inclina por el consumo de objetos, la tecnología y por la vida fuera de las fronteras venezolanas. Dentro de este marco, son millones de personas a nivel mundial conviviendo en diferentes culturas, frente a la vocación intrínseca de la invasión cultural de la civilización industrial, mientras países del Tercer Mundo aceptan el progreso técnico del Occidente, aunque sepa la gente que el resultado final será la destrucción de su identidad cultural. De esta manera, hay quienes plantean la liberación del ser humano, la descolonización del pensamiento, pero fundamentalmente mantenerse en resistencia, evitando deshumanizar a las personas y no reducirlos a ser un productor y consumidor. Por tanto, hay quienes se refugian en sectas o cultos religiosos que no acaban con el terrorismo, ni la expansión de enfermedades y perturbaciones mentales, infiltradas en el Orden Mundial.

En esta perspectiva, la tarea cultural se enfrenta con el obstáculo de intereses individuales, frente a poderes hegemónicos instalados en centros de poder o los reductos académicos de mayor influencia en la población, mientras los investigadores disidentes, los cuales son de todas partes del mundo, intelectuales expertos en temas de construcción teórica e interpretativa del mundo Occidental y de transformación social, construyen rasgos de ingenio creativo dentro de las ciencias sociales, buscando de cambiar la historia, aquellos que han sido subestimados, utilizados y olvidados, así como ocurrió con los Bárbaros contra Roma y los cristianos desde las catacumbas, sin arrodillarse al enemigo.

CONCLUSIÓN

Dentro de este contexto, ha evolucionado la concepción de ciudadanía de las organizaciones para adquirir la noción de sujetos de derecho dentro de las ciencias sociales, sin embargo la industrialización trae consigo la ideología de la transformación tecnológica, mientras en otros países se debaten distintas opciones ideológicas, que en el marco del Covid 19 traen consigo cambios sociales y culturales, avance en la industria de la información y la comunicación, impactando en la sociedad global, para generar un efecto postpandemia dirigido al aumento de la productiva y el logro de una mayor eficiencia y eficacia.

REFERENCIAS BIBILIOGRÁFICAS

Aguado, J (2005 ) Sociedad de masas, cultura de masas y comunicación de masas. Disponible:

https://www.um.es/tic/Txtguia/TCtema10.pdf [Consulta: 2022, febrero 15].

carmen2500781@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 535 veces.



Xiomaida López

Abogada, profesora universitaria, ensayista, Doctorante en Ciencias para el Desarrollo Estratégico

 carmen2500781@gmail.com

Visite el perfil de Xiomaida López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: