La región Indo-Pacífico dirige la nueva geopolítica global

"Entre gallos y medianoche" los camaradas Joe Biden y Boris Jhonson le dieron "una patada a la mesa" de la relativa tranquilidad existente en el escenario de la geopolítica mundial aun cuando ya se percibía que algo "se estaba cocinando" a posteriori de la retirada de Afganistán, retirada consciente que buscaba "dejar ese muerto" bajo la responsabilidad de Rusia y China en un ambiente regional tenso expresado en los escenarios inestables de la India confrontando a Paquistán y la India con China cuales afectan las realidades en los que se encuentran los países que se orillan en el Mar Caspio (petróleo); en un ambiente de sensibilidades desarrolladas por los países occidentales en la promoción de sus políticas de instigar revueltas sociales en la sensible región occidental de China, en la históricamente transitada provincia de Xinjiang; también lo que representan los escenarios de la producción de "maticas de amapola" y su industrialización "aguas abajo". La "mesa está servida" para ir, paulatina, perseverante y pacientemente, rodeando a China de problemas que vayan afectando las tranquilidades nacionales como incidiendo en los planes de desarrollo socio-económicos bajo la dirección del Presidente Xi Jinping y el Partido Comunista Chino.

En Historia nada es casual sino causal cuando nos encontramos conversando sobre los dos imperios de la modernidad (siglos XVIII, XIX, XX): el pasado y decadente imperio victoriano de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte junto con su colonia y colonizado de los Estados Unidos de Norteamérica.

Es, en ese orden, que debemos, obligatoriamente, recordar a la figura de Alfred Thayer Mahan, quien asumió para la política aspirada de imperio norteamericano, el modelo marítimo expansionista británico. Es en ese orden de ideas que mientras no entendamos el significado de la Holanda judío-sefardita y el mercado de los tulipanes con sus catastróficas consecuencias financiero-económicas, no podremos alcanzar la comprensión del significado del desarrollo naviero británico y su política expansionista hacia la región del Mar Índico.

Lo inmediato anterior nos obliga a recordar algunas variables para la comprensión de la "nueva geopolítica mundial" lo que es necesario ante las actuales circunstancias por las que atraviesan los escenarios internacionales cuando lo que está en discusión es la permanencia del sistema judeo-cristiano capitalista en el marco referente de la modernidad y la post-modernidad. Es decir, los efectos de los cambios profundos en China post-Revolución-Cultural, Deng Xiaoping´s Era, han provocado escenarios en permanentes contradicciones en diferentes países por consecuencias del desarrollo sistémico post-Crisis-Wall-Street.

Trataremos de ser lo más sucinto posible por lo denso del tópico tratado. La decisión Biden-Jhonson de nuclearizar la "Región Indo-Pacífico" socavó sin vuelta atrás al existente "equilibrio crítico geopolítico mundial" en curso previo-inmediato; es decir, aquella geopolítica que se impondría post-Berlín ha dejado de estar presente su importancia entrando en su proceso de sustitución en el marco de la crisis actual del capitalismo a lo que nos lleva, sin ambages, a la tesis marxista de la Historia. Rafael Correa, en última instancia, dixit.

¿Por qué y cuáles serían los objetivos que se proponen alcanzar ambos países en referencia con la decisión Biden-Jhonson?

El efecto inmediato reconocido y aceptado es la República Popular China. Las argumentaciones del imperio norteamericano y su tutor británico están enmarcadas en la propia permanencia tanto de ambos actores imperiales como por la supervivencia de la actual realidad del sistema capitalista. En un desarrollo lógico-formal los escenarios consecuentes quedarían demostrados si no hurgamos en un análisis dialéctico de la propuesta de Biden-Jhonson.

Ambas naciones, los Estados Unidos de Norteamérica y Gran Bretaña e Irlanda del Norte, ante las debilidades intrínsecas en ambas nacionales y frente al exponencial desarrollo de China y los profundos cambios estructurales en Rusia, decidieron reconfigurar el escenario mundial enfocándose en diferentes regiones geográficas, a saber: Mar Negro, Mar Báltico, Mediterráneo, la Región Indo-Pacífico cuando así lograron la incorporación y el tácito compromiso de la India jugando con la animadversión histórica de la India hacia China (es de necesidad precisar que la Región Indo-Pacífico iría desde el estrecho de Ormuz hasta el estrecho de Bering). Es decir estamos regresando a los escenarios que se desarrollaron en la Región Indo-Pacífico durante todo el siglo XIX por la expansión imperial de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en tiempos cuando se fueron estableciendo e imponiendo las normas jurídicas, tratados y acuerdos, del Derecho Internacional junto con los obligantes controles económicos, financieros, industriales y comerciales sobre las colonias y semi-colonias en el marco del desarrollo de la fase superior del capitalismo, es decir, el imperialismo.

Al incorporar a Australia a la tesis Biden-Jhonson, el capitalismo aspira controlar todas las rutas marítimas, comerciales y petroleras, junto con sus permanencias militares de seguridad estratégica en la referida región desde la base de Diego García junto con la incorporación de la India, la asociación de Singapur, Taiwan, Corea del Sur y Japón para así poder confrontar y enfrentar en caso de guerra al "collar de perlas" que ha venido desarrollando la República Popular China en la misma región en discusión geo-estratégica.

¿Con el nuevo diseño geopolítico para la Región Indo-Pacífico se podría alcanzar un equilibrio entre potencias que permita una relativa paz global de mutuo beneficio?

En nuestra consideración dudamos que a mediano y largo plazo el poder alcanzar un equilibrio con el cual se pueda vivir en una relativa "paz global inter-potencias" es de una dudosa aspiración natural cuando lo que está en juego no es el "juego entre potencia" sino lo que buscan las potencias imperiales es la permanencia del sistema capitalista sustentado en su ideología judeo-cristiana. Nos explicamos vista lo que se está desarrollando en toda la región americana.

Todas y todos conocemos, en lo fundamental, las actuales realidades que surcan a todo el continente americano desde Canadá hasta la Patagonia mostrando diferentes expresiones de crisis que van desde las migraciones, bloqueos, asesinatos cotidianos en el imperio, manifestaciones, racismo, violaciones cotidianas en el "hermano país", solo por enumerar algunas de ellas además de esa relación asimétrica entre el Covid y las vacunas frente al desprecio de ciertos gobiernos de acaparar las soluciones parciales frente a la pandemia. Pero nuestro tema es el nuevo entorno geopolítico en imposición por poderes decadentes.

En considerando realidades históricas, en tomando en consideración la importancia del Mar Caribe y el sur del océano Atlántico y visto el acuerdo alcanzado por la praxis Biden-Jhonson para para la Región Indo-Pacífico, tendremos que considerar, seriamente, la variable de la nuclearización de ambos espacios geográficos cuales "nos tocan directamente" a los suramericanos independiente de cualquier acuerdo existente sobre lo denominado como "zona desnuclearizada". Ello se daría en considerando las importancias reales del Caribe por variables conocidas como con relación del Atlántico Sur cuando sus aguas bañan ambas orillas de América del Sur y el África occidental donde las materias primas inexplotadas son sus mayores riquezas y esperanzas para sus pueblos nacionales.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 498 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: