Feliz año 2016

Si el Papa Francisco lo dice…

El jueves 24 de diciembre, día del advenimiento del niño Jesús, el papa Francisco ofreció la conocida misa del gallo en la ciudad del Vaticano, allí el Vicario de Cristo representante de todos los católicos en la tierra nos exhortó a ser sencillos, bondadosos y misericordiosos con el prójimo en un mundo donde prevalece el consumo y los placeres.

La cadena teleSUR público el contenido completo de esta información en la siguiente dirección: http://www.telesurtv.net/news/El-papa-reflexiona-en-Navidad-sobre-sociedad-ebria-de-consumo-20151224-0028.html.

Quiero extraer de estas reflexiones del sumo Pontífice a mi imagen y semejanza el siguiente ensimismamiento para el análisis de este artículo: "En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo, Dios nos llama a tener un comportamiento sobrio, es decir, sencillo, equilibrado, lineal, capaz de entender y vivir lo que es importante".

En la misma se encuentran para mí, diversas e insondables meditaciones cristianas a la vez, y debo acudir en esta reflexión integral a la sinonimia, porque "creo" que el papa Francisco fue muy "cuidadoso" al decirle al mundo cristiano cada palabra.

Por ejemplo, cuando dice:

En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, el prelado nos orienta en la verdad materialista del rumbo que las sociedades actuales han tomado gracias al capitalismo, porque para nadie es un secreto que hoy día la gente está alumbrada por las campañas propagandísticas que llevan cual adicto al consumo exacerbado de los artículos que no necesitamos, ya que el cerebro interpreta nuestra experiencia sensorial como una realidad cotidiana, es decir consumir y consumir como hasta la ebriedad, porque vivimos en una sociedad netamente mercantilista-materialista y no espiritualista, y todo gracias a la magia de la publicidad. De no hacerlo, "estamos fuera de onda". De los placeres, pienso que el papa Francisco nos orienta en el camino racional de los placeres, que evitemos los excesos que hoy día tenemos, que tratemos de poner en práctica que los placeres espirituales son superiores a los del cuerpo, que debemos buscar el punto de bienestar intermedio entre el cuerpo y el espíritu, no que dejemos de tener placer.

Cuando nos dice: de abundancia y de lujo me hace recordar las palabras dichas por el secretario de la ONU Ban Ki-moon cuando nació el habitante 7 mil millones el 30 de octubre de 2011 y dijo en su mensaje "Vivimos en un mundo de terribles contradicciones, en el que sobran alimentos pero mil millones de personas pasan hambre.

Señaló los lujosos estilos de vida de unos pocos y la pobreza que sufren muchos. "Se gastan MMS $ en armas para matar gente en lugar de gastarlos en su protección. ¿En qué clase de mundo ha nacido el bebé número 7.000 millones? ¿Qué clase de mundo queremos para nuestros hijos en el futuro? ¿Para qué escribir más al respecto?

Al referirse: de apariencia y de narcisismo.

En primer lugar entiendo que la apariencia es la manera de cómo nos presentamos ante los demás. La que ven todos los hombres y mujeres, pero el corazón solo lo puede ver Dios, porque lo superficial ha sustituido lo verdadero. Hoy día a consecuencia de los medios masivos de propaganda y mercadeo que moldean nuestros gustos y antojos queremos vivir donde no podemos, tener el ultimo aparato electrónico como un IPhone, un Androide o quizás una Tablet sin importar lo que cueste y como lo obtengo, porque para esas personas de la cual nos orienta el Sumo Pontífice lo hacen por la presión social en la que quieren estar, lo que se demuestra que en estos tiempos que estamos viviendo somos aceptados o rechazados por la apariencia. Y con el narcisismo empiezo por decir un pensamiento de Nicolás Maquiavelo "En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven"

El narcisismo es uno de los tres miembros de la denominada Triada Oscura. Quizás el Santo Padre manifiesta con gran preocupación que para vivir, convivir y relacionarse con esta pieza maquiavélica de este triunvirato es sumamente difícil, porque sus mentes –la de los narcisistas- les impiden ver más allá de ellos mismos. No se puede triunfar ni avanzar en una sociedad con este tipo de personas.

Que nos queda ¿solo orar?

Reconozco que soy cristiano, católico, pecador, pero seguro estoy como mi propia existencia, diciendo lo del camarita Ali Primera en su canción "No, no, no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz". Más vigente que nunca camarita, y no se puede lograr siendo esta "una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo" porque el capitalismo neoliberal nos pone a competir por necesidades superfluas en una sociedad influenciada por el materialismo y eso nos puede acabar sino despertamos y reflexionamos que la humanidad está en peligro, al borde de un abismo… por la ausencia de Dios.

Feliz año nuevo papa Francisco, feliz año 2016 hermanos del mundo

Nuestro legado… también es sagrado

ivanmendez2006@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1466 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a220268.htmlCd0NV CAC = Y co = US