Los bancos centrales

Antecedentes historicos de la quiebra del Satanford

Detrás del trono hay algo más grande y poderoso que el rey mismo. El mundo está gobernado por personajes muy distintos de lo que se imaginan los que están fuera de la escena. La verdad es que un elemento del gran mundo de las finanzas es dueño de los centros financieros desde los días Andew Jackson.

En l775, la guerra norteamericana revolucionaria comenzó cuando las colonias de ese país buscaron liberarse de la dominación inglesa y de su monarquía opresora. Aunque hubo muchas razones para la revolución, una en particular sobresale como la causa principal de aquel hecho.: el rey Jorge III de Inglaterra prohibió las monedas independientes sin interés, que las colonias estaban produciendo y usando, forzándolas a pedir dinero del Banco Central inglés con interés, lo que ponía inmediatamente a las Colonías en deuda.

La negativa del rey Jorge Tercero de permitir a las colonias el establecimiento de un sistema monetario honesto, que librara al hombre común de las palabras engañosas de los operadores de dinero, fue, como ya dijimos, la causa primordial de la revolución. En l783 la nación norteamericana logró su independencia de Inglaterra. Sin embargo, su batalla en contra del concepto de Banco Central y contra los hombres corruptos, llenos de avaricia y asociados con este tipo de banco, había recién comenzado.

¿Qué es un Banco Central? Un banco central es una institución que produce la moneda de una nación entera. Basados en precedentes históricos, existen dos funciones exclusivas del Banco Central. El control de las tasas de interés y el de la producción y suministro de dinero o inflación. El Banco Central no sólo provee de dinero al gobierno de un país y a su economía; también lo presta con interés. Entonces, aumentando o disminuyendo el suministro de dinero, el banco central regula el valor de la moneda emitida.

Es des capital importancia entender que la estructura entera de este sistema puede producir una sola cosa a largo plazo: deuda. No se necesita poseer demasiado ingenio para entender esta estafa. Cada dólar producido por el banco central, es prestado con interés. Esto significa, que cada dólar producido es realmente un dólar más un cierto porcentaje de deuda relacionado con ese dólar. Y como el banco central tiene el monopolio en cuanto a la producción de la moneda del país entero y prestan cada dólar con su deuda asociada, ¿de dónde sale el dinero para pagar esta deuda? Sólo puede venir nuevamente del banco central. Lo que significa que el banco central tiene que incrementar constantemente su suministro de dinero para temporalmente cubrir la deuda creada, y puesto que ese nuevo dinero es también prestado con interés, crea más deuda. El resultado final de este sistema es esclavitud. Porque es imposible para el gobierno y para el público salir algún dia de esta deuda auto-generada.

Los padres fundadores de este país, estaban conscientes de esto. “Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas que un ejército. Si el pueblo norteamericano alguna vez permite a los bancos privados controlar la producción de moneda, los bancos y las corporaciones que crecerán alrededor de ellos, privarán al pueblo de su propiedad hasta que sus hijos despierten sin casa en el país que sus padres conquistaron” –Thomás Jefersson, l745-1826. Por su parte Josiah Stamp, dijo: “Si quieren seguir siendo esclavos de los banqueros y pagar el costo de su propia esclavitud, permítanles continuar creando dinero y continuar controlando el crédito de la nación”.

Al principio del siglo XX , los Estados Unidos habían ya implementado y eliminado algunos sistemas de bancos centrales, que estuvieron estafando a través de crueles intereses bancarios. En esos momentos las familias dominantes en los bancos y negocios del mundo, eran los Rockefeller, los Morgan, los Warburg, los Rothchil. Estos individuos, a principios de 1998, buscaron hacer aprobar leyes para crear una vez más otro banco central. Sin embargo, sabían que tanto del gobierno como el público desconfiaban de tal institución. Así que necesitaron crear un incidente para afectar la opinión pública De modo que J. P. Morgan, considerado públicamente un experto financiero de la época, aprovechó su influencia masiva para publicar rumores que un banco prominente de New Cork estaba insolvente y que, por consiguiente, estaba a punto de quebrar.

Morgan sabía que estos rumores causarían una histeria colectiva y que también afectaría otros bancos, y así mismo fue. El público, temiendo perder sus depósitos, comenzó en masa a retirar su dinero. Como era de esperarse, los bancos fueron obligados de esta manera fraudulenta, a reclamar sus préstamos, obligando a los deudores a vender sus propiedades, y así comenzó una espiral de quiebras, reposiciones y desorden. Poniendo las piezas en orden, unos años más tarde, Fredek Allen, de la revista Life, escribió: “los intereses de Morgan tomaron ventaja para precipitar el pánico (de 1907), guiándolo astutamente mientras sucedía”. Sin tener conciencia del fraude, el pánico de 1907 tuvo una investigación parlamentaria dirigida por el senador Nelson Aldrich, que tenía lazos muy estrechos con los carteles bancarios causantes del pánico. Este senador poco después formaría parte de la familia de Rockeffeler por casamiento.

La comisión dirigida por Aldrich aconsejó que debía crearse un banco central para evitar que un pánico como el de 1907 volviera a repetirse. Esta era la chispa que los banqueros internacionales necesitaban para iniciar su maquiavélico plan. En 1910 hubo una reunión secta en una propiedad de J.P. Morgan, en las costas de Georgia, en Jekyll Island. Fue en esa reunión donde se redacto la ley del Banco Central llamada Acta de Reserva Federal. Esta ley fue redactada por banqueros, no por los legisladores., y fue tan secreta el cónclave, tan oculta al conocimiento del gobierno y del público, que las diez personas que formaron parte de esa reunión, camuflaron sus nmbres cuando salieron de la isla. Después de su elaboración, esta ley fue entregada a la figura política de los banqueros, el senador Nelson Aldrich para que éste la introdujera en el Congreso. Y en l913, con fuerte patrocinio político de parte de los interesados agiotistas, Woodrou Wilson fue Presidente, habiendo ya aceptado firmar el Acta de Reserva Federal a cambio de apoyo a su campaña presidencial. Y dos días antes de navidad, cuando la mayor parte de los congresistas estaba en casa con sus familias, el “Federal Reserve Act.” Se votó positivamente. Wilson a su vez, siendo ya presidente, la hizo ley. Años después, W. Wilson, escribió arrepentido: “Nuestra gran nación industrial está controlada por un sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas. Por consiguiente, el crecimiento de la nación y de todas nuestras actividades, están en las manos de unos pocos hombres, quienes necesariamente o por motivos de sus propias limitaciones, congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Nos hemos convertido no sólo en unos de los pueblos peores gobernados, sino también en uno de los gobiernos más dominados y controlados del mundo civilizado. No más un gobierno de libre opinión, no más un gobierno de creencias y del voto de las mayorías, sino un gobierno coaccionado, un rehén de un pequeño grupo de hombres dominantes” (W.W.).

El congresista Louis McFaden, para no quedarse atrás, dio a conocer la verdad después de la aprobación de la ley: Un sistema bancario mundial está siendo preparado aquí, un Super-estado controlado por un puñado de banqueros internacionales actuando conjuntamente para esclavizar el mundo en aras de su propio placer”. El banco Central ha usurpado el gobierno”.

Al público se le dijo que el sistema de reserva federal, (Fed), era un estabilizador económico. Y que la inflación y las crisis económicas eran un asunto del pasado. Bueno, como muestra la historia, nada está más lejos de la verdad. El hecho es que los banqueros internacionales ahora tienen una máquina ajustada para expandir sus ambiciones personales. ¡Viva, viva, viva.! Por ejemplo, desde l914 hasta 1919, el “fed” otorgó grandes préstamos a los bancos pequeños. Este suministro de dinero se hizo a casi un ciento por ciento (100 %) Entonces el fed, en 1920, retiró porcentajes masivos del suministro del dinero, forzando así a los bancos menores a cancelar su enorme deuda, y como en 1907, hubo corridas bancarias, quiebras generalizadas y el consiguiente colapso económico. Más de 5.400 bancos solventes fuera del Fed , colapsaron, lo cual contribuyó a consolidar aún más el monopolio de un grupo pequeño de banqueros internacionales. En conocimiento de este crimen imperdonable, el congresista Linberg se puso de pie y dijo en 1921: “bajo el acta de Reserva Federal, los pánicos son científicamente preparados -o como se suele decir, fríamente calculados-. El pánico actual es el primero creado científicamente, y funcionó como calculamos una ecuación matemática”. Sin embargo, el pánico de 1920 fue sólo un precalentamiento. Pues, desde 1921 a 1929, el Fed incrementó nuevamente el suministro de dinero, otorgándoles grandes préstamos al público y los bancos. En esta ocasión con una modalidad nueva llamada “préstamo margen”, que se proporcionaba en el mercado bursátil, o sea, en la bolsa de valores. Su funcionamiento era muy sencillo. Un préstamo margen le permitía al inversionista pagar sólo el 10 por ciento del precio de un título, el otro 90 por ciento del valor de la acción era prestado a través de un corredor de la bolsa. En otras palabras, una persona podía tener 1.000 dólares en títulos, pagando por ello sólo l00. Sin embargo, este préstamo tenía una trampa: podía ser cancelado en cualquier momento y debía ser pagado en 24 horas. Esto se llama un pedido marginal. Y el resultado típico de un pedido marginal es que en el caso de que el deudor no pueda cancelar el préstamo, se le embargaba los bienes adquiridos con el préstamo. Entonces, unos meses antes de 1929, J.D. Rockeffeler, Berma Barac y otros bandidos como él, silenciosamente se retiraron de la bolsa, y el 24 de octubre de 1929, los financieros de New York, quienes entregaron los préstamos marginales, empezaron a pedirlos en masa. Esto provocó de una manera instantánea una venta masiva en el mercado, puesto que todos debían cubrir sus préstamos marginales. Originando, además, corridas masivas de bancos por la misma razón. A su vez, colapsando 16.000 bancos y recomendando a los banqueros internacionales y conspiradores no comprar bancos rivales a descuento, sino más bien adquirir corporaciones completas, cuyo valor ascendía a millones de dólares, por centavos de dólar.

Fue el robo más grande de la historia americana. Pero eso no se detuvo ahí. Porque en lugar de expandir el suministro de dinero para recuperar la economía, la Fed realmente lo redujo, alimentando una de la más grande depresiones de la historia

Nuevamente el congresista Louis Faden, un viejo oponente del cartel bancario, comenzó a aplicar un procedimiento de destitución contra el Federal Reserve Borrad, diciendo que la caída y la depresión “fue una ocurrencia cuidadosamente planificada. Los banqueros internacionales buscaron crear un estado de desesperación para así poder ellos surgir como los dueños de todos nosotros”. No es de ninguna manera sorprendente que luego de dos intentos de asesinato, McFaden fuera envenenado en un banquete antes de que pudiera comenzar con los procedimientos de destitución. Y ahora, habiendo reducido la sociedad estadounidense a la miseria, banqueros de la Reserva Federal, decidieron que el patrón oro debía ser eliminado. Para hacer esto necesitaban confiscar el oro remanente en el sistema. Así que con la excusa de ayudar a terminar con la depresión, se produjo la recuperación del oro 1933. Por lo tanto, bajo amenaza de prisión por 10 años, la población de los Estados Unidos fue exhortada a entregar todo el oro que tuviera al tesoro, lo que constituyó un colosal atraco al público, que perdía así la poca riqueza que le quedaba. A finales de 1933, el patrón oro fue abolido Si se observa detenidamente un billetes norteamericano de antes de 1933, verás que dice que es convertible en oro. Si observas un billete de esa misma nación actual, verás que dice que es moneda de curso legal, lo que significa que no está apoyado absolutamente por nada. Es papel sin valor. Por consiguiente, el poder para regular el suministro de dinero, es también el poder de regular su valor; Lo que también es el poder para poner economías y países enteros de rodillas. “Denme el control del suministro de dinero de una nación, y no me importará quienes hagan sus leyes N. J. Rotchchild, fundador del banco del mismo nombre.

Es importante entender claramente que la Reserva Federal es una corporación privada. Es tan Federal como “Federal Express”. Hace sus propias pólizas y funciona virtualmente sin regulación por pate del gobierno de los Estados Unidos. Es un banco privado que presta su dinero al gobierno con interés, completamente consistente con el modelo de Banco Central fraudulento, del que el país buscó escapar cuando declaró su independencia en la guerra revolucionaria de emancipación.

Volviendo a 1913, el acta de reserva federal no fue la única ley inconstitucional que se envió al Congreso. También enviaron el impuesto federal al ingreso. Vale la pena aclarar que la ignorancia del público norteamericano frente al impuesto federal, es un testimonio de cuan torpe e inconsciente es la población de ese país. Primero que todo, el impuesto federal al ingreso es anticonstitucional, porque es un impuesto directo y no igualitario, es decir, regresivo. Según la Constitución, todo impuesto directo debe ser igualitario si se quiere que sea legal. Segundo, el número requerido de estados para ratificar la enmienda y para permitir el impuesto federal al ingreso nunca fue alcanzado. Y esto ha sido citado incluso en la Corte de casos recientes. Tercero, en el presente aproximadamente el 35 por ciento del ingreso promedio de un trabajador, se le quita a través de este impuesto. Eso significa que trabaja cuatro meses del año para cumplir con esta obligación impositiva. ¿Y adivinen a dónde va este dinero? Va para pagar el interés de la moneda producida por el fraudulento banco de la reserva federal; un banco que por mafioso y delincuente no debía existir en absoluto. El dinero que ganas trabajando cuatro meses del año, va directo a los bolsillos de los banqueros internacionales, dueños del banco privado de La Reserva Federal. Y cuarto, aun con el cuestionamiento del gobierno en relación con la legalidad del impuesto directo, no existe ningún estatuto que le obligue a pagar este impuesto.

“Realmente esperaba que por supuesto hubiera una ley que pudiera señalar en el libro de leyes la obligación de presentar el retorno del impuesto”

-Estuve en un punto donde no pude encontrar el estatuto que claramente penalice a una persona de ser culpable, al menos, no a mí ni a la mayor parte de la gente que conozco, de no haber declarado los ingresos. Así que no tuve más remedio que renunciar a seguir buscando.

-Basada en las investigaciones que realicé el año pasado –declaró otra abogada- y que estoy haciendo en este año 2.000, no he encontrado esa ley ni nada que se le parezca. Le he preguntado al Congreso, a un montón de gente, le he preguntado a ayudante del Comisionado del impuesto sobre la renta, y no pueden contestar, porque si lo hacen, el pueblo norteamericano se va a dar cuenta de que todo este tema es un escandaloso fraude.

No he presentado mi declaración de impuestos desde que renuncié. El impuesto sobre la renta desde que renuncié. El impuesto sobre la renta desigual es nada menos que la esclavización del país.

Ahora, con el control de la economía y el robo perpetuo de la riqueza, es sólo un lado del cubo de Rubik, que los banqueros tienen en sus manos. La próxima herramienta para la ganancia y control es la guerra.

Nota: El aspecto más detestable del capitalismo, si es que un aspecto puede ser más detestable que los otros, es que envilece y pervierte ,las relaciones más sublimes como son las relaciones familiares. En este sentido, enfrenta el hijo contra el padre o la madre, predispone hermano contra hermano. Yo presencié la discusión que un hijo tuvo con su padre por causa de la herencia. Había que ver los insultos que se dijeron, pues el malandro quería que el padre, sin haberse muerto, le entregara “su” herencia. ASO.


alfredoschmilinsky@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3940 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a105149.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO