Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en:

La sección primera del capítulo I de “El Capital” (V)

¿Qué cualidades específicas poseen las mercancías?

Las mercancías se identifican porque ellas, por un lado, poseen esta doble forma; su forma natural y la forma del valor y, por otro lado, encierran una doble significación: la de objetos útiles y, a la par, la de materializaciones de valor.

¿Qué relación existe entre las mercancías y el dinero?

Todo el mundo sabe, aunque no sepa más que eso, que las mercancías poseen una forma común de valor que contrasta de una manera muy ostensible con la abigarrada diversidad de formas naturales que presentan sus valores de uso: esta forma es el dinero. Ahora bien, es menester que consigamos nosotros lo que la economía burguesa no ha intentado siquiera: poner en claro la génesis de la forma dinero, para lo cual tendremos que investigar, remontándonos de esta forma fascinadora hasta sus manifestaciones más sencillas y más humildes, el desarrollo de la expresión del valor que se encierra en la relación de valor de las mercancías. Con ello, veremos, al mismo tiempo, cómo el enigma del dinero se esfuma y cómo la forma simple, concreta o fortuita del valor se transforma en su forma total o desarrollada.

¿Cómo es la forma simple y concreta del valor?

x mercancía A= y mercancía B, es la forma simple del valor donde reside el secreto de todas las formas del valor y, por tanto, es en su análisis donde reside la verdadera dificultad del problema. En ella, la primera mercancía desempeña un papel activo y la segunda en papel pasivo. El valor de la primera mercancía aparece bajo la forma del valor relativo, o lo que es lo mismo, reviste la forma relativa del valor. La segunda mercancía funciona como equivalente, o lo que es lo mismo, reviste forma equivalencial. La forma relativa del valor y la forma equivalencial son dos aspectos de la misma relación, aspectos inseparables que se condicionan mutuamente, pero también y a la par, dos extremos opuestos y antagónicos, los dos polos de la misma expresión del valor; estos dos términos se desdoblan constantemente entre las diversas mercancías relacionadas entre sí por la expresión del valor. Por tanto, una misma mercancía no puede asumir al mismo tiempo ambas formas en la misma expresión de valor.

¿Cómo es la forma total o desarrollada del valor?

z mercancía A= u mercancía B, o = v mercancía C, o = w mercancía D, o x mercancía E, es la forma relativa del valor desarrollada donde se ve cómo este valor no es más que cristalización del trabajo humano indistinto. En efecto, el trabajo creador de valor se representa ahora explícitamente como un trabajo equiparable a todo otro trabajo humano cualquiera que sea la forma natural que revista, ya se materialice, por tanto, en trajes o en trigo, en hierro o en oro, etc. Al mismo tiempo, la serie infinita de sus expresiones indica que al valor de las mercancías le es indiferente la forma específica de valor que pueda revestir. Así se hace evidente que la magnitud del valor de la mercancía no se regula por el cambio, sino que, al revés, éste se halla regulado por la magnitud del valor de la mercancía.


nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1953 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: