Un Análisis Marxista

Frente Francisco de Miranda

La juventud siempre ha jugado un papel importante en los distintos procesos revolucionarios en América Latina y en el resto del mundo. En palabras de un gran dirigente alemán “la juventud es la llama de la revolución proletaria”.

Producto de la acumulación de contradicciones se vino gestando un proceso por años, que posteriormente vino a estallar dando lugar a la Revolución Bolivariana. Particularmente el movimiento de los jóvenes y estudiantes no ha contado con una dirección capaz de canalizar toda su fuerza.

La historia de las organizaciones juveniles han estado muy afectadas por el sectarismo, políticas pequeño burguesas y oportunismo. Lo que ha llevado a cometer muchos errores dividiendo las luchas. La juventud ha votado sucesivamente de forma masiva a favor de la revolución en los diferentes procesos electorales. Aunque las cuestión no se plantea de manera electoralista. En diferente etapas las elecciones pueden ser un instrumento para agudizar la lucha de clases, o bien para medir la temperatura en la sociedad.

Pero más allá de esto hay una necesidad real, y es que los jóvenes necesitan una organización revolucionaria que los unifique para defender sus intereses. Durante la revolución ha faltado este órgano como punto de referencia. Partiendo de esta realidad el presidente Hugo Chávez cree necesario fundar una organización para darle la unidad que necesitan, lo cual es correcto. Con trabajo político ideológico, comunales, unido a las misiones sociales, en fin a través del trabajo social. El frente ha jugado un importante papel en la misión identidad, Madres del Barrio, casas de alimentación, etc. Nace precisamente para responder a las demandas de los jóvenes, y que estos tuvieran un papel mas organizado en su accionar. Desde un principio se agrupó y sigue agrupando a lo mejor de la juventud. Estos camaradas son un ejemplo de compromiso con la revolución, ha sido la base del frente compuesto por los luchadores sociales quienes con esfuerzo colectivo lo han levantado. En aras de que pueda contribuir al buen desarrollo de la revolución.

En la medida en que la dirección no permitía ningún espacio para la sana crítica empezó a crear contradicciones. Fue desarrollando un elemento peligroso para toda organización, y es la falta de control de las bases sobre sus dirigentes. En busca de un referente ideológico se toma como punto de referencia a la Revolución Cubana. Que también inevitablemente nace con sus contradicciones, y que estás siguen existiendo. Independientemente de estas ella sigue siendo un ejemplo para las masas de trabajadores, campesinos, jóvenes y pobres de América Latina. Estamos contra el imperialismo y sus mafias cubano americanos de atentar contra la voluntad del pueblo de Cuba, este ultimo de no subordinarse ante los grandes poderes de grupos financieros. Y en contra por el otro lado de esas tendencias procapitalistas en el seno del gobierno y Partido Comunista cubano. La defendemos de esa misma ala de burócratas procapitalista a la que Fidel Castro hacia referencia en una de las reuniones con los estudiantes. Esto merece un análisis aparte, aunque podemos resumirlo en una cosa que si debe quedar claro, defendemos la revolución de los trabajadores y el pueblo cubano de sus enemigos externos e internos.

Todo el trabajo descansa principalmente sobre los hombros de los luchadores en una mecánica de activismo constante. Y justamente por la falta de control desde abajo unido al activismo sin cesar, ha constituido un elemento el cual ha permitido a que una capa de burócratas se enquiste poco a poco en la dirección de la misma usurpándola a nombre de la revolución.

Jóvenes honestos se han encontrado con la contradicción que cuando quieren hacer una critica no se les permite, acusándoles de ir en contra de la dirección y por lo tanto contra el proceso en el Chávez esta al frente. El hecho de que quienes están arriba no quieran recibir ningún tipo de críticas constituye un elemento muy peligroso. Lo que ha llevado al joven a encontrarse con la contradicción que hay, cuando el presidente habla de que los jóvenes que poseen un pensamiento fresco y libre de prejuicios son capaz de aportar mucho, a que no pueden hacer uso libre de sus opiniones sobre el frente, es decir de como debería mejorarse su estructura, funcionamiento y el trabajo. Situación que conducido a que no pocos jóvenes ¡miles! dejen la organización. No para pasar al bando de la contrarrevolución, sino para encontrar una mejor herramienta con la cual trabajar sin ser constantemente vigilado con una lupa.

Cualquier plataforma con sus mejores intenciones que nazca desde arriba tiende a repetir los mismos viejos vicios del sistema operante en la sociedad. Esto es exactamente los que ha sucedido con el FFM.


¿Se debe abandonar el Frente Francisco de Miranda?

“¡El Frente Francisco de Miranda no sirve!” exclaman algunos y además dicen “¡hay que dejarlo, y construir otra cosa mejor!”. Muchos se hacen una pregunta ¿debemos dejar el FFM? La respuesta es ¡no! Al contrario se debe seguir dentro para defender nuestras ideas. Aun existe en él numerosos jóvenes que siguen haciendo el trabajo, y buscando ideas y programas. Ideas y programas que solo puede ofrecer el marxismo.

En ocasiones vemos que para muchos luchar contra la burocracia y el reformismo es denunciándola, a veces usando nombres. No basta con denunciar, es casi una ley que frecuentemente surge el efecto contrario. En vez de afectar al funcionario burócrata, termina afectando al mismo denunciante, esto se puede observar repetidas veces. Incluso camaradas de luchan teniendo la razón terminan hasta en la cárcel. Y el remedio termina siendo peor que la enfermedad. Justamente el problema esta en el método, este que se aplica esta mas que demostrado que lo único que hace es llevar siempre directo a la derrota. Ejemplos hay muchísimos y lo saben mas que nadie quienes se enfrentan con ella en el día a día. Entonces hay los que preguntan ¿nos quedamos de brazos cruzados y que hagan lo quieran? La respuesta de nuevo es ¡no!

La única forma que existe de enfrentarse contra el reformismo es bajo las ideas, programas, métodos y tradiciones del marxismo. Incluso podemos tener las ideas y programas correctos pero si no tenemos el método adecuado, esas mismas ideas y programa puede verse fácilmente distorsionada, lo cual le hace el camino más fácil a quienes solo viven de la revolución para atacar a la vanguardia. Además no solo es el método sino también la situación de la lucha de clases de un determinado momento histórico concreto. Y ahora somos más fuertes que ellos.






¡Lo que es evidente para la vanguardia no lo es para el resto de las masas!

Esta frase se puede considerar como una ley. Lo que en muchas ocasiones la vanguardia ve, solo lo sabe ella misma y no lo sabe el resto del movimiento. El Frente Francisco de Miranda a pesar de todas sus contradicciones, ante los ojos de la mayoría del pueblo sigue siendo revolucionaria. El frente no ha tenido su prueba de fuego que confirme su degeneración. No habido un hecho clarividente que haga llevar a las masas a la conclusión de dicha organización es una bancarrota.

Las masas actúan y piensan como los obreros. En el sentido de que usan una herramienta de trabajo y la reparan cada vez que no funciona adecuadamente. Y lo hace muy a menudo, hasta que llega el instante en que esta se rompe, entonces si llega a la conclusión de que no sirve y la tira a la basura. De la misma forma pasa con el movimiento de masas, en este caso la de los jóvenes. Para muchos todavía es un instrumento que sirve, he intentaran darle la vida mas prolongada posible. Harán todo lo que puedan, con todo lo que tengan a su alcance para al final hacer del FFM su herramienta.

En el movimiento de masas, ellas dejan o rompen con sus viejas direcciones cuando ven que esta ya esta degenerada. Y esto solo pasa a través de grande acontecimientos que ponen a cada organización o partido al desnudo. Igualmente sucede con el FFM.

Más sin embargo como explicaba Trotsky, una dirección puede mantenerse en el poder incluso cuando ya ha demostrado su degeneración si todavía a los ojos de las masas no aparece con claridad una dirección alternativa que se haya mostrado capaz de sustituirla. Nosotros debemos construir esa alternativa marxista.

En dado caso si la dirección expulsa o intenta expulsar a cualquier luchador por defender estas ideas y programas (que no son más que para profundizar el frente convirtiéndola en lo que todos quieren, es decir, en su herramienta revolucionaria), la tarea es hacer una campaña bien contra la expulsión o por entrar de nuevo. Explicar esto a las bases.


¿Que hacer? ¡¡¡Tenacidad, tenacidad, tenacidad!!!

Ahora surge otra pregunta ¿que debemos hacer?

Lo que debemos hacer primero que nada es formar una corriente marxista dentro del FFM, que agrupe a los mejor de la juventud. Agruparla bajo las banderas del marxismo. Lanzar nuestras ideas, nuestro programa de manera indisoluble a nuestros métodos y tradiciones. Al contrario de denunciarla (la burocracia), debemos obligar a esos mismos funcionarios a ir hacia adelante. Y si se resisten entonces que se lo expliquen al conjunto de la organización, ante las asambleas donde los marxistas somos fuertes. Tenemos que arrastrarlos hacia nuestro terreno. Tal y como funciona la guerra.

La burocracia reformista nunca se autoliquidará, ni dará las armas necesarias para que otros la derriben conscientemente. Precisamente porque lo sabemos es por el cual lo tomamos como punto de partida. No se trata de alardear ni de lanzar mil insultos ¡aunque ganas no faltan! Hay que forzarlos a que apliquen una política revolucionaria para lo cual están en esas posiciones. Lejos de no dejarlos participar en las asambleas de bases, es todo lo contrario son los primeros que nos interesa que estén presentes. Porque solo en las asambleas podemos plantear nuestras propuestas para mejorar en todos los aspectos el FFM, nuestras ideas y programas revolucionarios para avanzar. Ellos que expliquen las suyas. En el mejor de los casos tal será la presión de nuestras propuestas en el seno de la base ¡ideas que sin duda conectan! Que se verán obligados a ir mas lejos de lo que pensaban en un principio. En caso contrario deben explicar al movimiento porque no están de acuerdo y cuales son sus planteamientos. Solo así podemos derribarlos y ponernos al frente.

Los marxistas somos mas fuertes en el debate junto a las bases, allí es donde nos interesa llevarlos para derrotarlos. Es la única forma de desplazar a los reformistas y ganarnos el derecho a ser reconocidos como la dirección. ¡Ese es el método marxista!

Un buen ejemplo (entre otros), es el caso reciente que les prohíben en algunas regiones a los luchadores sociales participar en los Consejos Comunales. La tarea no es ir de frente contra esta medida (simplemente denunciándola) ¡aunque ciertamente es contrarrevolucionaria! No obstante el paso debe ser explicar que los jóvenes hijos de las familias de trabajadores y campesinas, somos partes de las fuerzas vivas de la sociedad. Por ende debemos estar a la vanguardia de la revolución socialista como en repetidos discursos lo ha afirmado el presidente.

Estos son creados (los consejos) para profundizar la revolución, y como en su discurso en la Asamblea Nacional dijo que estos están direccionados en aras de destruir el viejo estado IV republicano, es decir “El Estado Burgués Capitalista” en las palabras de Chávez. Estamos hablando de la transformación de la sociedad en líneas socialistas. En este sentido nosotros debemos ocupar el papel que nos corresponde y responder positivamente a la confianza que el presidente tiene en los jóvenes y estudiantes.

Decirles a los funcionarios que de no estar el FFM en los consejos, seria un grave error que afectaría a los intereses revolucionarios. ¡Debemos estar a la cabeza de los Consejos Comunales! Para luchar contra las tendencias que puedan sabotear el rumbo de dichos organismos. Gritarle a viva voz ¡¡¡ayúdanos a luchar contra quienes quieran sabotear!!!¡¡¡Las comunidades y los sectores populares nos necesitan!!!¡¡¡Tenemos que estar junto a ellos como Chávez lo ha dicho!!!

Hacer una campaña nacional ¡llegar hasta el ultimo luchador social! en esta línea, organizando asambleas y recogiendo firmas. Ganaríamos mucho terreno y prácticamente obligaríamos a los funcionarios a tener que aceptar la voluntad de los jóvenes. Los llevaríamos a nuestro campo. Si ellos no quieren que entremos a los Consejos Comunales bajo los anteriores terminemos, entonces que los expliquen a las bases. Más que denunciar se trata de trasladar la batalla a las condiciones que queremos, y ponerles toneladas de presión para socavarla. Solo así lograremos poco a poco ganar el oído de la mayoría del conjunto de la organización, para aplastar a la burocracia.

Requisito indispensable es creer en firmemente en lo que defendemos, y lo mas importante la confianza en el movimiento. Confiar en la voluntad de los jóvenes y estudiantes para derrotar a la contrarrevolución. Al principio puede que seamos pocos pero es inevitable que la lucha entre reforma o revolución se agudice. En la medida que tengamos las ideas, programas, métodos y tradiciones correctas en el momento correcto, podemos ganar mucha influencia en el movimiento. Sobre todo a medida que esta lucha se agudice mayor será la posibilidad de que nuestra autoridad política crezca, y poder ponernos al frente. Ganarnos el derecho a ser reconocidos como la dirección política, y no proclamarnos como tal.



¿Que defendemos?

1- Como jóvenes marxistas defendemos los intereses de los hijos de los trabajadores y campesinos al nivel mundial.

2- El sistema capitalista es un orden social ya agotado, y caduco. Su etapa de florecimiento es cosa de la historia. Hoy solo puede ofrecer hambre, miseria, opresión, guerra y barbarie. Una minoría que posee en sus manos las principales palancas de la economía, las usa para enriquecerse a costa de la explotación los obreros y campesinos. Oprimiendo con ellos a sus familias. Esto tiene especial efecto entre la juventud, que normalmente no tiene acceso a la educación, salud y a servicios básicos. Cada día el capitalismo a lanza a la pauperización a muchísimos jóvenes en el mundo. Generando lacras como el ocio que conduce a la delincuencia, drogadicción, etc. por ende luchamos por la transformación socialista de la sociedad en todos los países del mundo.

3- La única clase social que por el papel que ocupa en la producción puede generar tanto una estructura organizativa estable, capaz de agrupar en torno a ella a las demás capas oprimidas de la sociedad para derribar al Estado Burgués. No solo el aparato de los capitalistas sino una nueva ideología ¡es la clase obrera! Es una clase en todos los países y junto ella derrocaremos al capitalismo.

4- La educación representa igualmente una rama del estado, por lo tanto otro medio de dominación y de alineación de la burguesía. Por ello queremos cambiar el tipo de educación invidualista y egoísta del capitalismo. Sustituirla por una que este al servicio del progreso de la sociedad.

5- Para ellos es necesario llevar a cabo medidas en las universidades que sirvan para ponerla en control desde las asambleas de trabajadores, estudiantes y docentes.

6- Que estas instancias (asambleas) sean el máximo órgano de poder, que desde ahí se elija o revoque en todo momento a todos los cargos de dirección tales como el rector, jefes de programas y de curso, etc. En el marco del poder desde las bases.

7- Rendición periódica de cuentas antes quienes los eligieron.

8- Discusión democráticamente a través de todos los factores del presupuesto, como y cuanto de utiliza.

9- Al mismo tiempo hablar y aprobar de que tipo de educación queremos.

10- Supervisar las becas de cuanto debe ser, y quienes realmente las necesitan.

11- La dotación de los materiales necesarios.

12- El número de profesores por estudiantes y que tipo de perfil deben poseer.

13- La mejora de las infraestructuras.

14- Contra la explotación de los capitalistas de nuestros jóvenes defendemos la creación de sindicatos revolucionarios en las cadenas de tiendas y establecimientos de comida rápida tales como McDonalds, Wendy’s, etc.

15- Participación de los jóvenes en todo aquello que haga avanzar la revolución, y construir el socialismo de los trabajadores, campesinos, jóvenes y sectores populares.

¡Viva la juventud revolucionaria!

¡Viva la lucha por el socialismo!

¡Obreros y Estudiantes, Unidos y Adelante!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

el_mute@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9749 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter