Junta Patriótica de Salvación

Puñalada trapera al pueblo empobrecido de Venezuela

A medida que los días transcurren y van disolviéndose, el revelado se hace más nítido. La foto no deja lugar a dudas. Todo lo que había de solidamente democrático en la sociedad venezolana fue engullido por la práctica tiránica del ejercicio del poder. En el retrato se deja ver que en la confección del entrampamiento implícito en el teatrillo electoral del 28J, aparece en primer plano maduro y detrás de él, en la sombra, haciéndole el coro de voces oscuras, los restantes candidatos de la oposición gringa entonando el himno a la traición: "Puñalada trapera al pueblo empobrecido de Venezuela". Privándosele a este último de sus derechos políticos constitucionales. 

Es impresionante el sinnúmero de señales negativas e irregulares derivadas de actuaciones de las parcelas partidistas que compiten con sus candidatos describiendo un panorama eleccionario confuso y frustrante donde nadie es responsable y no garantiza nada, ni siquiera respeto al elector cuyo único ejercicio de "democracia participativa y protagónica" se reduce a un simple acto de votación presidencial cada 6 años, un acto efímero donde el elector después que vota pierde su derecho a ser beneficiario porque el candidato ganador le confisca la plusvalía o el valor agregado de su voto, es decir, que por los elementos caracterizadores de las elecciones del 28J los venezolanos no podrán cambiar su situación de empobrecimiento votando por el gobierno o por los candidatos "opositores" participantes porque todos como clase política son parte de la crisis y representan otros intereses distintos a los del pueblo.

Éstas elecciones del 28J, no solo son una farsa, también están contaminadas por el virus de la desconfianza electoral, el arribismo político, la corrupción y otros delitos en primer lugar de los organismos que han conducido el proceso AN y el CNE con un arbitraje totalmente parcializado con el candidato del gobierno Nicolás Maduro como garantía de su reelección a contra pelo de la voluntad del pueblo, en segundo lugar el fanatismo revanchista de la oposición arrastrados por el odio y la venganza que al igual que el gobierno madurista tampoco propone nada como salida creíble a la profunda crisis más allá del quítate tú para ponerme yo con los míos y el país que espere. Esa no es la solución deseada para Venezuela y los venezolanos que piden a un grito en el silencio cambios y transformación de la traumática realidad presente.

Hay aquí, pues, abundante evidencia de grados variables de responsabilidad ético-politica por las devatadoras consecuencias que se derivan de este ataque a la democracia participativa y protagónica, claramente establecida en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. No obstante los niveles de culpabilidad en ese comportamiento de desprecio hacia el Estado de derecho, lo que queda claro es que todos los candidatos, sin excepción, que se sometieron voluntariamente al teatrillo, corren también con la responsabilidad por haberse prestado, conscientemente, para que el madurismo violentara los derechos constitucionales del pueblo venezolano y determinar un peligroso bochinche institucional, exponiendo la convivencia democrática a un estado lamentable de desbarajuste político-jurídico del Estado-nación.

Todo mal comienzo puede terminar peor sí no se revisan y se reparan a tiempo los errores o desaciertos cometidos inicialmente. Es preocupante el alto grado de tortuosa complejidad e irregularidades presentes en la que ha caído la precampaña electoral de un cronograma que concluirá el 28J, (que por cierto, sin debates de interés para el pueblo, carente de contenido programático más allá de las falsas promesas y la demagogia barata de todos los candidatos) del teatrillo electoral planificado para la reelección presidencial, en la que participan el gobierno y la derecha opositora.

Dada la delicada situación de catástrofe social provocada por todos los políticos que se prestaron para diseñar esta farsa del 28J, la Junta Patriótica de Salvación, estima, sin embargo, que todavía queda tiempo para que los actores responsables de estos desastrosos hechos demuestren su disposición a hacer las debidas y justas reparaciones por los daños terribles que están causando a la vida del pueblo venezolano. En tal sentido, no cabe otra demanda pública, sino la de exigirles la suspensión del teatrillo electoral y convocar a un nuevo y verdadero proceso electoral donde se rehabilite el derecho democrático constitucional, para que el pueblo haciendo uso de su plena libertad, pueda participar con sus genuinos candidatos, en unas elecciones limpias, libres y democráticas para decidir la Venezuela que necesitamos.

No obstante, mientras siga activado este entrampamiento contra el pueblo venezolano, la Junta Patriótica de Salvación continuará llamando a la ABSTENCIÓN, como la actitud politica más correcta para conseguir superar este desastre y seguir acusando al madurismo, a la oposición gringa y a fedecámaras como los únicos responsables de esta agresión a la democracia popular. Por tanto, para nosotros es un sinsentido que los empobrecidos voten por quienes son la causa y tienen la culpa de su empobrecimiento. Y, por otro parte, la razón sustantiva es que el sentido del ser humano es vivir con la dignidad de un ser humano, y ninguno de los candidatos que participan en el teatrillo electoral del 28J está proponiendo algo que se parezca a ese plan de vida; por el contrario, todos son subsidiarios de la Agenda Global de Davos, es decir, todos quieren llegar a Miraflores para cumplir con el programa de refeudalización del mundo.

Por otro lado, no desmayaremos en la defensa de nuestra Constitución, en la reivindicación de la democracia participativa y protagónica en tanto y en cuanto sea ejercicio de la soberanía del pueblo y su derecho a una vida feliz, de heroísmos y de actos sencillos, de altruismo y solidaridad, en el amor social, colectivo, y en la paz que da hacer el bien a la humanidad, un pueblo dedicado al trabajo productivo, creador y placentero, que produce satisfacción porque responde a su propia causa y no a la de los explotadores. Muy claros estamos en que esto no es posible bajo los estándares del capitalismo, menos aún con los actuales ofertantes de sueños frustrados organizados en el maduro-corinismo. Los primeros, subalternos de Biden y gerentes de la Chevron y asociados del anglo-sionismo holandés, y los segundos, criados de los Republicanos y los nazi-sionistas asesinos del pueblo palestino encabezados por Netanyahu. Creemos, entonces, que esa futura vida digna, estoica, inspiradora y de grandes metas y realizaciones del pueblo, solo será posible con hombres y mujeres comprometidos con la causa de su liberación, hombres y mujeres éticos, auténticos, entusiastas, valientes y valerosas, prudentes y temerarios, sin miedo al sacrificio, como decía Che Guevara “de esos que arriesgan el pellejo para demostrar sus verdades”.

Los empobrecidos del chavismo y los empobrecidos de la oposición no tienen candidatos.

Contra el teatrillo electoral del 28J, ¡Abstención!

 

Arnaldo Aguilar Dorta

Rafael "Chemón " Sánchez

Águedo Alcalá Machiz

Francisco Ochoa

 

josefranciscoochoav1@gmail.com

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1058 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter