El “Voto Castigo” (II): ¿A quién castigar?...

"Cuando el diablo se mezcla en los asuntos humanos para arruinar una existencia o trastornar un gobierno, es muy extraño que no se halle inmediatamente a su alcance algún miserable al que no hay más que soplarle una palabra al oído para que se ponga seguidamente a la tarea"

ALEJANDRO DUMAS

Cuando entré a nuestro Café, ya Anacleto había iniciado la acostumbrada charla de nuestros encuentros. En ese preciso instante comentaba: "Camaritas… estoy casi seguro que todos aquí vimos la película «Por quién doblan las campanas» y leído la novela de Hamingway, o por lo menos habrán oído hablar de ella. Pero no sé si todos conocen el origen de esa expresión. Es de un poema del más importante poeta inglés John Donne, titulado «Meditación XVII», en el que reflexiona (sic) «… la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti». Esto se refiere a la conexión entre todos los seres humanos y como la muerte de uno, yo diría «la suerte de uno», debiera afectar a todos. Bueno, como él dice «Ningún hombre es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la tierra», por lo tanto todas sus acciones nos afectan de una u otra manera. Y traigo esto a colación porque hemos estado conversando sobre distintos temas como: voto castigo, traición a la patria, terrorismo interno, guerras de todo tipo, desde mediática a económica, etc.; temas que giraron en torno a la INHABILITACION, sanción aplicada por diferentes actos en contra de la soberanía, la paz, la seguridad y el bienestar de nuestra patria, entre otras cosas, que creó un sinfín de diatribas y especulaciones que no cesan. La «traición a la patria» es un delito que implica actuar contra el propio país o gobierno de manera perjudicial y generalmente implica acciones deliberadas que perjudican la seguridad, la soberanía y/o los intereses nacionales; éstas pueden incluir espionaje, rebelión, conspiración con enemigos extranjeros, o solicitudes con intención maliciosa a gobiernos extranjeros para que nos invadan, so pretexto de la «existencia de una dictadura criminal», que en realidad no existe. En fin, actos que socavan la seguridad, la integridad o los intereses del Estado. Aunque ya sabemos que la inhabilitación a la Sayona es una sanción administrativa que le impide participar en la elección de cargos públicos y/o ejercerlos, la gente se pregunta. ¿Por qué esa apátrida fémina no está presa a pesar de todas las pruebas existentes de su traición a la patria?, ¿la van a dejar ir como al pelanalgas autoproclamado?, ¿van a permitir que intente nuevamente incendiar al país, creando caos y violencia?, ¿se le va a permitir acabar con la paz que tanto nos costó lograr?, ¿no existen suficientes videos, escritos y audios en los que se ufana de las peticiones que ha hecho a gobiernos y organismos internacionales para que derroquen al Presidente que con votos elegimos? Pero es que eso no acaba ahí. Existen innumerables grabaciones en las que ella y su séquito se ufanan de sus «solicitudes de más sanciones y bloqueos porque "sí funcionan"» porque afectan al pueblo y éste se «arrecha». ¿Entonces? Nos asombramos de verla como si no hubiera roto un plato, haciendo campaña por una supuesta «marioneta» en un pendón que, de ganar, le cedería el puesto al poco tiempo. (Jajaja no lo conoce, ni a los «Ramones» que lo rodean). No sé ustedes, pero yo creo que a quién castigará el pueblo, enviándolos al basurero de la historia, es a esos que creen que pueden engañarlo eternamente. Como cantaba Alí, «el pueblo es sabio y valiente», ya sabe a quién sancionar con su voto castigo, porque hay que ser bien pendejo para creer que los mismos que hundieron al país en sanciones, guarimbas y muertes, hoy vengan a rescatarla. Hay que dejarlos que sueñen, que eso es gratis, pero que tengan puras pesadillas. Por eso no debes preguntar por quién doblan las campanas; las campanas doblan por ti".

Las leyes que sancionan a la "traición a la patria" han sido a menudo objeto de críticas por su potencial para ser utilizadas para silenciar la disidencia y restringir las libertades civiles. Pero cuando las pruebas son contundentes y no dejan la menor duda sobre la intención maliciosa de dañar al gobierno o al país no pueden dejar de ser aplicadas. En el país de las maravillas, EEUU, el artículo 37 de su Código Penal define la traición a la patria y establece la pena de muerte o prisión perpetua. En Perú, el artículo 325 de su Código Penal establece la pena de muerte por traición a la patria en caso de guerra, terrorismo o rebelión; en China, la traición puede castigarse con la pena de muerte; Méjico, Israel y Brasil también contemplan la pena de muerte o cadena perpetua, al igual que el Reino Unido, Canadá, Australia e Irlanda, que abolieron la pena de muerte para el asesinato, pero la mantuvieron para la traición; países como Guinea, Sierra Leona, Burkina Faso, Guinea Ecuatorial y Zambia, en el continente africano, retienen la pena de muerte para la traición.

Dinamarca y Noruega reinstauraron la pena de muerte para permitir la ejecución de traidores durante la II Guerra Mundial. Sí, son pocos los países que la castigan con la pena de muerte. La "traición a la patria" es sancionada penalmente en todos los países del orbe en la mayoría de los casos con cadena perpetua. Sólo hay que buscar en los códigos penales de Alemania, Francia, España, Holanda, Chile, Colombia, entre otros, para darse cuenta. En Venezuela, el Código Procesal Penal fija en su articulado, Título I, Capítulo I De la traición a la patria y otros delitos contra ésta, penas que van de 20 a 30 años de prisión. Lamentablemente los y las traidoras a la patria caminan libremente por sus calles, para luego escapar, por si acaso, al exterior donde se declaran "perseguidos políticos". Lo PIOL (como diría Carlos del Villar) es que algunas "y que democracias" les brindan protección. Bueno, si España ni siquiera entrega al asesino de Orlando Figueras, quemado vivo frente a una multitud, ¿qué esperar si se solicita a uno de los tantos requete traidores a la patria que allá protegen? Con amigos así….

La Sayona puede ser considerada un ejemplo de quién merece castigo, pues sus acciones contra la patria, su tranquilidad, seguridad y autonomía, están ampliamente registradas por los organismos estatales, así como por organizaciones internacionales como la OEA, en cuya Sesión Extraordinaria en Panamá firmó actas de lo allí solicitado y acordado. ¿Y los gobiernos a los que ha solicitado sanciones, bloqueos y hasta invasiones para el país? ¿Y la aplicación del TIAR? ¿Piensan que la 'libertad de expresión' que reclaman aquí, la misma que parece irrelevante para ella frente al genocidio en Palestina o la crisis entre Rusia y Ucrania, le servirá de escudo contra la violación de nuestras leyes por sus incitaciones a la rebelión? Y no me vengan con el cuento del 350, porque en Venezuela lo que ha existido es un libertinaje con los valores, principios y garantías democráticos. Como decía Antonio Machado: "¿Tu Verdad? No, la Verdad y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela". Por cierto, las redes tratan de silenciar a Nico para invisibilizarlo y poder montar sus mentiras.

A los que quieren engañar al mundo no les gustamos, porque somos esas personas que buscan, que miran en una dirección no marcada por ellos. La traición a la patria es un delito que implica actuar contra el propio país de manera perjudicial. Aunque las definiciones legales pueden variar según el país, algunos elementos comunes incluyen actos hostiles, intención maliciosa y apoyo a enemigos. El neofascismo ha intentado elevar a la Sayona como "la gran líder" venezolana mediante su presencia mediática a nivel nacional e internacional, en redes sociales, medios impresos y televisión, utilizando falsedades, medias verdades y montajes. Pero hay que ser bien pendejos para creer que los mismos que hundieron en sanciones, guarimbas y muertes a Venezuela hoy vengan a rescatarla. Siempre les recuerdo que no se puede tapar el sol con un dedo: estamos apenas saliendo de la difícil situación inducida que nos aqueja, pero a paso seguro. Que no te hablen de cambio y libertad quienes vienen a quitarte tus derechos. Y si dudas por quién doblan las campanas, te diré que doblan por ti.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 794 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp2003

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: