Maduro vs Milei: Pleno Empleo Socialista contra Pleno Desempleo Neoliberal

Los marxistas plantean que cada cierto tiempo en el capitalismo, el conjunto de instituciones que le sirven de soporte legal, jurídico, político, pierden su vigencia y no facilitan al capital las tasas de explotación de los pobres ni la acumulación que se necesita para mantener el capitalismo. Por lo tanto cada cierto tiempo surgen, inevitablemente, grandes o pequeños cambios socio-políticos, dependiendo del país y las circunstancias.

En lo internacional el capitalismo se encuentra hoy ante esta situación, con el agravante que no se le ve con nitidez cuál es la salida capitalista, si bien la de cambio de sistema es cada vez más clara. No sabe qué hacer ni sabe que ofrecer a ningún país, excepto guerras, destrucción e irracionalidad. América Latina no se escapa de esta situación y hoy vemos como regímenes cada vez mas de derecha toman el poder mediante grandes campañas mediáticas y de inteligencia social, para luego llevar a sus países al caos y la violencia. La izquierda tampoco tiene claro que ofrecer para romper las políticas destructivas capitalistas, por lo que es necesario que se inicie el proceso de configuración de los elementos de un programa de izquierda que aborde desde el punto de vista socialista los problemas de los países, ya que según la izquierda, el socialismo puede resolverlos. Eso exige investigación, análisis, discusión, participación. 

Vemos así como dos gobiernos uno de izquierda como el de Nicolás Maduro y uno de derecha extremista el de Argentina, con Milei, proyectan soluciones opuestas a los problemas de cada nación. Claro que nosotros siempre planteamos desde Venezuela, que el principal problema y generador de más problemas son los Estados Unidos. Así mientras la izquierda debe plantear el pleno empleo como base estructural de la economía, la derecha también toma el empleo, pero con la política de pleno desempleo, ya que ello permite la explotación sin límite de su población y enriquecer más a los ricos.

Para un país como Venezuela que se encuentra en recesión, producto de los ataques de los Estados Unidos, las guarimbas, corrupción interna y falta de políticas más acertadas, el pleno empleo es uno de los puntales de creación de una nueva economía bajo el socialismo, pues beneficia en primer lugar a toda la población, incrementa el consumo, impulsa la demanda y estimula la actividad económica del país. Es la base de la planificación socialista. Se incrementan los ingresos nacionales pues tiene un impacto en los impuestos directos e indirectos. 

Por otra parte, al alcanzarse el pleno empleo y obtener la población mayores ingresos se incrementa la actividad bancaria, el ahorro, se impulsa la inversión, tanto pública como privada, contribuyendo a fortalecer el sistema financiero.

Desde el punto de vista social, esta es una política socialista clave pues el desempleo es la causa fundamental de la pobreza y todos los males y tragedias que ella conlleva. 

Sin embargo, la política de pleno empleo de la izquierda presenta dificultades pues si se implementa de forma demagógica puede generar inflación, ya que al haber una alta demanda de empleo los salarios pueden aumentar sin un correspondiente incremento en la productividad.

La derecha oligárquica, empresarial y burguesa se opone a las políticas de pleno empleo socialistas, a las que desacredita constantemente y utilizando teorías neoliberales, plantean la Política de Pleno Desempleo, presentada como “política de flexibilidad laboral“ donde  las empresas  toman decisiones sobre su fuerza laboral, reducen las nóminas, ajustan a la baja los salarios, sin trabas legales. Normativas laborales que son el resultado de largas luchas laborales y sociales.  Dado el hostigamiento masivo por los medios de comunicación y redes, esa derecha convence a mayorías trabajadoras, para que vayan contra sus propios intereses y los apoyen, como ha sido el caso de Milei en la Argentina.

Esta Política de Pleno Desempleo neoliberal conlleva altos niveles de desigualdad e inestabilidad económica, incremento de la precariedad laboral, exclusión y la vulnerabilidad de los trabajadores. Además, al haber una alta tasa de desempleo, la demanda es afectada negativamente, lo que provoca una desaceleración y recesión económica. Los países quedan completamente en las manos de Estados Unidos.

La Política de Pleno Empleo de la izquierda es más efectiva para impulsar el progreso de los países y provocar un auge de la economía, ya que estimula la demanda y reduce los costos asociados al desempleo, pero por alguna razón ha estado fuera de sus programas políticos, aunque el primer beneficiado es el pueblo trabajador, sus votantes. Por otro lado, la política de pleno desempleo neoliberal favorece a los empresarios ya que genera flexibilidad en el mercado laboral, pero incrementando la desigualdad, abusos e inestabilidad económica.  

Izquierda contra derecha, pueblo contra ricos, ese es el significado político de la política económica.

Nicolás es pueblo trabajador en campaña electoral ¡!

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 596 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: